El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Hoy terminan las primarias en EE.UU.

Finalmente Hillary Clinton quedará consagrada como candidata luego de una competencia inédita por su duración y se alista para enfrentar a Donald Trump.

07-06-2016
Compartir

Hoy concluye la prolongada temporada de primarias en Estados Unidos. Se votará en varios estados en distintos puntos de la geografía del país. Desde Nueva Jersey en la costa este hasta California en el oeste. En un hecho inédito hizo falta llegar hasta el último día para definir la candidatura demócrata. Estarán en juego 694 delegados pero el mayor impacto político lo producirá el resultado en California que es el estado más grande del país. Si como dicen las encuestas, gana, aunque por poco margen, Hillary recibirá un necesario impulso final para su candidatura. Pero en caso de triunfar Bernie Sanders, se abrirá un amplio debate sobre como recuperar a Hillary de semejante golpe, porque, de todas maneras, será la candidata pese a las dudas que genera. De todas maneras, Sanders aprovecharía un triunfo en California para intentar convencer a los superdelegados que cambien su posición y lo apoyen ya que habría demostrado ser el mejor candidato.

En este momento Hillary cuenta con 2.360 delegados y en Nueva Jersey, en donde se impondrá cómodamente, se eligen 126, y dados los diferentes husos horarios, antes de que se empiecen a contar los votos en el oeste del país ya habrá alcanzado los 2.383 delegados que son necesarios para obtener la nominación.

Suponiendo que se concrete el escenario que anticipan las encuestas, el 8 de junio comenzará la competencia directa entre Hillary y Donald Trump que en los últimos días ya se cruzaron fuerte. Para Hillary, Trump no tiene los conocimientos necesarios ni el equilibrio emocional requerido para manejar, por ejemplo, “la botonera nuclear”. A su vez, Trump sostiene que Hillary debería estar presa por haber utilizado una cuenta privada de correo electrónico mientras fue secretaria de Estado. Dadas estas primeras declaraciones, no cabe esperar nada bueno de la campaña presidencial que apunta a ser la peor de las últimas décadas porque primarán los ataques personales.

Y ese tipo de confrontación puede impedir que se expresen con claridad las visiones contrapuestas que tienen sobre el país. Hillary expresa como nadie la concepción internacionalista y el compromiso del país con la comunidad internacional. En los últimos años también fue más intensa su defensa de los acuerdos comerciales.

Trump, por el contrario, expresa una visión populista que reniega de la cooperación global y que entiende que los problemas que atraviesa el país son culpa de los de afuera.

Sería interesante y constituiría un aporte para el debate político global que esas concepciones se discutan abiertamente porque no son exclusivas de Estados Unidos dado que el populismo xenófobo también tiene presencia en la política europea.

La secuencia

Hoy virtualmente terminan las primarias (sólo quedarán dos muy pequeñas) y en poco más de un mes se realizarán las convenciones partidarias. La demócrata mostrará a un partido relativamente unido y fuerte sosteniendo a una candidata débil. La republicana será la expresión de un partido fragmentado que tratará de disimularlo para evitar una derrota mayor. En los últimos días, distintas figuras republicanas como el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, empezaron, finalmente a pronunciarse en favor de Trump. Pero lo hacen con muy poco entusiasmo y dejando en claro sus diferencias con varias de sus propuestas. Para los republicanos, que desde hace tiempo esperan poder contar con un candidato que simultáneamente sea conservador y electoralmente competitivo, la candidatura de Trump es una frustración. Pero tampoco pueden dejarlo sin respaldo porque si realiza una mala elección puede arrastrar a los candidatos republicanos al Congreso. De esa manera no sólo estarían otros cuatro años fuera de la Casa Blanca sino que también dejarían de ser mayoría en el Senado aunque conservarían la conducción de la Cámara de Representantes.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés