El Economista - 70 años
Versión digital

dom 24 Oct

BUE 20°C

Versión digital

dom 24 Oct

BUE 20°C

Hoy se pone en marcha la coronación de Hillary

Michelle y Barack Obama, Bill Clinton, Joe Biden, Bernie Sanders y Michael Bloomberg serán oradores en la Convención Demócrata que comienza hoy en Filadelfia.

25-07-2016
Compartir

Hoy empieza la Convención Demócrata en Filadelfia que nominará formalmente a Hillary Clinton. Los demócratas no necesitarán esforzarse demasiado para realizar una convención más efectiva que los republicanos.

Podrán mostrar un parido más unido y con todos los pesos pesado compartiendo el escenario en respaldo de la candidata. Hoy hablará la plagiada Michelle Obama y también Bernie Sanders que no repetirá la insólita jugada de Ted Cruz que no apoyó a Donlad Trump en su discurso en Cleveland. El respaldo de Sanders es importante porque ganó casi la mitad de las primarias y Hillary necesita que sus votantes la apoyen. También hablará la senadora Elizabeth Warren, que junto con Sanders expresa los puntos de vista más progresistas del partido y tiene ascendencia sobre un segmento del electorado que no muestra mucho entusiasmo con Hillary.

La estrella del día martes será Bill Clinton y el miércoles hablarán ante la Convención, Barack Obama y Joe Biden. Luego será el turno del compañero de fórmula Time Kaine. Y la gran sorpresa de ese día sería la participación de Michael Bloomberg, el ex alcalde de Nueva York y referente del mundo de los negocios que está dispuesto a hacer un apoyo explícito a la candidata demócrata. Hillary tiene, sin lugar a dudas, un dream team detrásde ella, aun cuando varios fueron sus rivales en otras instancias. Luego de la sucesión de estrellas políticas que hablarán en los días previos, el desafío de Hillary será afirmar su propio perfil en su discurso de aceptación de la candidatura que pronunciará el jueves. Trump atacó a Obama y a los Clinton por igual con lo cual hay un adversario común que mantendrá unido al partido en esta etapa.

Otro punto clave en el mensaje de Hillary será determinar el tono exacto para describir la situación del país. Los republicanos pintaron un panorama dramático del país, mostrándolo débil e inseguro. Si fuera así, con ironía podría decirse que el muro en la frontera que quiere construir Trump sería para evitar que los estadounidenses huyan hacia México. Sin lugar duda, hay sectores sociales que tienen una visión crítica del país pero la sensación de que Estados Unidos está en una situación grave no es la mayoritaria. Y es lógico que así sea por cuanto es el país que más crece y el que menos desempleo tiene entre los desarrollados. Pero Hillary también deberá hacerse cargo de las expectativas de cambio que tienen muchos sectores sin por ello caer en un discurso que pueda ser considerado como crítico de la administración actual.

Hillary llega a la Convención con una mayor intención de voto que Donald Trump según todas las encuestas y están dadas todas las condiciones para que esa diferencia se amplíe luego de estos cuatro días.

El escenario electoral es ampliamente favorable a los demócratas y sólo un cisne negro del tamaño de un elefante puede hacerles perder la elección. El partido está más unido en esta etapa y cuenta con dos activos muy importantes como Obama y Clinton. La demografía también les juega a favor porque sigue creciendo el peso electoral de las minorías que los apoyan. Los antecedentes también están de su lado dado que han obtenido más votos que los republicanos en cinco de las últimas seis elecciones presidenciales. Y aquellos estados en los cuales los demócratas ganaron ininterrumpidamente desde 1992 reúnen 242 electores sobre los 270 que son necesarios para acceder a la Casa Blanca. Los republicanos, mientras tanto, ganaron siempre desde año en estados que aportan 113 electores.

A todo esto se agrega que los republicanos eligieron un candidato que no les permitirá mejorar su desempeño electoral entre aquellos sectores que le fueron reacios en las últimas elecciones. Sólo el 44% de las mujeres, el 27% de los latinos y menos del 10% de los afroamericanos votaron por Mitt Romney en 2008 y Trump no está en condiciones de mejorar esos porcentajes sin lo cual no puede ganar en noviembre.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés