El FMI advierte sobre el impacto de la corrupción

El organismo pidió aumentar la transparencia de los gobiernos y reducir las regulaciones excesivas.

12-05-2016
Compartir

La corrupción le cuesta a la economía global entre U$S1,5 billones y 2 billones por año, una suma equivalente al 2% del PIB mundial, de acuerdo con una estimación de un informe que divulgó ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI). El Fondo detalló las distintas maneras en las que la corrupción dificulta la expansión económica, como su impacto en la recaudación fiscal, y propuso estrategias para reducirla, entre ellas las medidas para aumentar la transparencia.

“Pese a que los costos económicos directos de la corrupción son bien conocidos, los costos indirectos podrían ser aún más sustanciales y debilitantes, llevando a un crecimiento bajo y una mayor desigualdad de los ingresos”, dijo la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en comentarios citados en la presentación del reporte en la web del organismo. “La corrupción socava la confianza en el gobierno y erosiona los estándares éticos de los ciudadanos”, agregó.

El reporte se conoce en momentos en que continúan las repercusiones de los “Panama Papers”. Este caso, según el Fondo, “subraya cómo los vehículos corporativos opacos pueden ser usados para esconder las ganancias de la conducta ilícita, incluyendo la evasión impositiva, la corrupción y la evasión de las sanciones”. El documento no se centró exhaustivamente en algún país en particular, aunque sí hizo una breve alusión a Brasil.

“La evidencia de corrupción en Petrobras contribuyó a una serie de rebajas de crédito por parte de las tres grandes firmas calificadoras internacionales desde diciembre de 2015”, dijo el FMI. En otra parte, se refirió indirectamente al escándalo de corrupción del “Lava Jato”, que “ilustra cómo las investigaciones sobre el desvío de fondos públicos puede desestabilizar al sistema político”.

Aparte de reducir la recaudación fiscal, el FMI dijo que “al inflar los costos del proceso de compras públicas, la corrupción erosiona la cantidad y la calidad del gasto público”. También “crea un sesgo inflacionario” en los países que deben apoyarse más en el financiamiento del banco central debido a la baja de los ingresos públicos. Y además, la corrupción puede aumentar el costo del acceso a los mercados financieros.

El organismo ?con sede en Washington? recomendó que los países adopten estándares internacionales para la transparencia fiscal y financiera. También dijo que “debe existir una amenaza creíble de enjuiciamiento”. Además, según el reporte, “la regulación excesiva crea rentas que se asignan a discreción de los funcionarios públicos y debe ser eliminada”.

El caso más reciente en el que el Fondo puso en práctica su enfoque anticorrupción fue en su programa con Ucrania. En febrero de este año, Lagarde lanzó una severa advertencia, diciendo al gobierno en Kiev que corría riesgo de sufrir una suspensión de su rescate de US$ 17.500 millones si no emprendía reformas para mejorar las prácticas de gobierno, tras la renuncia intempestiva del ministro de Economía.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés