El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 23°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 23°C

El BCE lanza compras de bonos corporativos

La medida tendría un efecto sólo marginal para impulsar la economía de la zona euro que se mantiene estancada.

09-06-2016
Compartir

El Banco Central Europeo lanzó ayer por primera vez sus compras de bonos corporativos, la última iniciativa del presidente del organismo, Mario Draghi, para impulsar a la debilitada economía de la zona euro por medio de un estímulo focalizado de las condiciones crediticias.

El BCE no dio detalles inmediatamente sobre cuáles bonos compró en el mercado secundario, o en qué cantidades. El plan forma parte del programa de adquisiciones de activos de todo tipo que lleva adelante la entidad, por un total de 80.000 millones de euros al mes hasta marzo de 2017.

Los analistas esperan que la medida, que busca reforzar la transmisión de las inyecciones de liquidez en el sistema financiero a la economía real, sólo aporte marginalmente al programa del BCE para acelerar la inflación y la expansión económica.

Esto se debe a que las compras se concentrarían en valores de empresas grandes con alta calificación de inversión, que por un lado ya tienen acceso al crédito, y aparte usarían los fondos principalmente para refinanciar otras deudas en lugar de destinarlos a nuevos proyectos con impacto en la actividad y el empleo.

Las compras de bonos son un camino intermedio que eligió recorrer Draghi entre las presiones para que tome medidas de alivio monetario más audaces ?incluso alguna forma de “dinero del helicóptero”? y los pedidos de Alemania para que tenga una postura más estricta, con tasas mayores que eleven la rentabilidad de los bancos.

Los conservadores de Alemania, liderados por el ministro de Finanzas Wolfgang Schaeuble, salieron a hacer declaraciones públicas fuertes este año, cuando trascendió que algunos miembros del BCE pretendían flexibilizar aún más la postura monetaria ante la falta de resultados del enfoque actual.

El miércoles, en un evento en Berlín, François Villeroy de Galhau, gobernador del Banco de Francia e integrante del BCE, buscó calmar los ánimos. “La expresión de tales críticas refleja, como mínimo, la necesidad de explicar mejor nuestras decisiones de política monetaria”, sostuvo.

“Sin embargo, quiero afirmar que nuestras recientes decisiones de política monetaria están en línea con los principios de estabilidad que encarna tan bien la cultura alemana”, agregó.

De todos modos, dentro del propio organismo están surgiendo dudas sobre la efectividad de su programa de alivio, aún con las compras de bonos corporativos. Así lo dio a entender ayer el gobernador del banco central eslovaco y tambien miembro del BCE, Josef Makuch.

Actualmente, el organismo prevé que la inflación, que ahora apenas se ubica por encima del cero, se acelere a 1,3% en 2017 y 1,6% en 2018, cuando todavía estaría debajo de su meta cercana al 2%.

“Es difícil estimar el horizonte exactamente (en que se alcanzará el objetivo), quizá alrededor de 2020, ciertamente será más allá del horizonte de predicción, lo que significa después de 2018”, sostuvo Makuch.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés