Brasil apunta contra un rojo de US$ 45.000 M

El nuevo Gobierno quiere que el Congreso actualice rápidamente la pauta presupuestaria para este año.

19-05-2016
Compartir

El déficit fiscal primario de Brasil ya supera los 160.000 millones de reales (U$S 45.000 millones), muy superior a los 96.000 millones de reales que figuran en el Presupuesto para este año, y el Gobierno del presidente interino Michel Temer podría aplicar un recorte del gasto de 30.000 millones de reales como primera medida para equilibrar las cuentas.

El dato del déficit fue revelado ayer por el presidente del Senado, el oficialista Renan Calheiros, mientras que la mención del posible ajuste corrió por cuenta del ministro de Hacienda, Henrique Meirelles. Se trata de los primeros números que ofrece la administración, en su iniciativa por responder a la inquietud sobre la situación de las finanzas públicas.

 El Gobierno necesita que el Congreso apruebe rápido una nueva meta fiscal porque, de otro modo, debería implementar reducciones de gastos en junio. Meirelles dijo que los 30.000 millones eran “una hipótesis que estamos contemplando”, no un anuncio concreto. Calheiros dijo: “Vamos a convocar a una sesión del Congreso para el martes a la mañana. Si fuera necesario, vamos a llevar esta sesión hasta el final de la semana para concluir la votación en relación a la reducción de la meta”.

El senador también buscó calmar los temores de que este movimiento para aclarar la situación fiscal pueda ser la primera víctima de la lentitud y las divisiones en el Congreso, al asegurar que “tenemos mecanismos, en función de la urgencia, para llevar este tema directamente al plenario (de los legisladores)”.

Si bien los inversores saben que el cambio en la política económica será gradual, también quieren ver acción en el frente fiscal, cuyo deterioro durante la gestión de la suspendida Dilma Rousseff empujó a la economía brasileña al pozo donde se encuentra.

Los mercados de Brasil volvieron a resentirse levemente ayer, con una desmejora del tipo de cambio a 3,55 reales por dólar y un descenso de casi medio punto porcentual en la Bolsa de São Paulo. La caída del real fue atribuida en parte a la acción del Banco Central, que vendió swaps reversos para debilitar a la moneda.

La estimación del déficit de 160.000 millones de reales incluiría las pérdidas del holding energético estatal Eletrobras. Meirelles dijo que un grupo de trabajo estudiará una capitalización de la empresa, cuyas acciones fueron suspendidas de cotización en Nueva York luego de que Eletrobras no entregó sus resultados en el plazo previsto.

El cálculo del rojo fiscal también daría cuenta de la renegociación de las deudas de algunos de los estados brasileños. Como contrapartida, el gobierno federal les exigirá “medidas duras”, afirmó el ministro de Hacienda.

Además, Meirelles oficializó la idea de establecer una edad mínima para la jubilación, al decir que será un “factor importante” en la reforma del sistema de seguridad social que el gobierno enviará en treinta días al Congreso

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés