El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 28°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 28°C

Vuelven las cauciones en dólares: ¿Convienen?

Estos instrumentos salieron del mercado en 2001, en el marco de la pesificación de los depósitos.

14-06-2016
Compartir

por Dolores Ugarte

El contexto financiero de Argentina está convulsionado. Entre Lebac, Letes, plazos fijos, bonos y demás activos que ganan atractivo ante la nueva dinámica local, los inversores están a las expectativas de las novedades de inversión para volcarse sobre ellas.

Esta vez le tocó el turno a las cauciones bursátiles en dólares, que luego de quince años de ausencia en la escena argentina resurgen con el propósito de canalizar dólares que circulan en el sistema, según el Gobierno.

Sin embargo, para Santiago Llull, vicepresidente de la firma de inversión Futuro Bursátil, estas cauciones no son tan atractivas en vista de que ofrecen una tasa de interés que ya existe en el mercado e, incluso, es superada por la de otros instrumentos.

El “plazo fijo de la Bolsa”

Para entrar en materia, recordemos que las cauciones son una especie de préstamo de dinero acordado por dos partes en el mercado de valores. La primera de ellas, juega el rol de colocador al invertir su capital y, la segunda, se presenta como el tomador al utilizar los fondos para financiarse.

Esta última deja como garantía activos como acciones, bonos o cualquier otro instrumento. Los mismos normalmente se toman a 70% de su valor y se colocan en el Merval. Al término del período de vencimiento acordado (que puede ser de 7 hasta 120 días) el colocador se queda con el préstamo original más los intereses generados mientras el tomador entrega los recursos y recupera sus activos.

Ahora bien, hasta la fecha los inversores han podido optar por cauciones en pesos sin complicaciones. Sin embargo, en 2001 estos instrumentos denominados en dólares fueron suspendidos en el marco de la pesificación de los depósitos que tuvo lugar para entonces.

Ayer, los mismos entraron en circulación en el mercado nuevamente y antes de que los ahorristas se vuelquen sobre ellos por ser “la novedad”, conviene analizar las implicaciones.

Estas nuevas cauciones rinden entre 3 y 4% anual, a un plazo de 7 días mayormente. A pesar de que se trata de una alternativa para colocar dólares en el corto plazo y acarrea menos riesgo que los plazos fijos en momentos de crisis, Llull explicó que “una tasa de 4% colocadora no es atractiva, aunque sí lo es para apalancarse”. Además, dice, “hay que descontar las comisiones que implica la operación de esta tasa”

Hay que tener en cuenta que en el mercado circulan las Letras del Tesoro o Letes que ya ofrecen un rendimiento similar, aunque difieren en el plazo (90 días).

Bajo los nuevos parámetros, las cauciones en dólares permiten colocar como garantía el 90% del valor de los títulos Bonar X, Bonar 16, Bonar 18, Bonar 20, Bonar 24, Discount y Par ley argentina, Lebac y Nobac en dólares y aunque el plazo en su mayoría corresponde a 7 días, puede ser renovado

De acuerdo con el economista jefe de Inversor Global, Diego Martínez Burzaco, “las cauciones en dólares comenzaron a cotizar ayer y las operaciones registradas se realizaron a una semana de plazo únicamente, con una tasa promedio de 3,05% anual por US$ 315 en varias operaciones”.

El especialista explicó que “esa tasa implica un nivel inferior al de las Letes pero el plazo es mucho más bajo. Estamos hablando de 8 días contra los 90 o 167 días de las Letes”.

En esa línea, según Martínez es muy prematuro establecer una postura con respecto al atractivo de estas cauciones, por lo que hay que dejar que el mercado se arme un poco.

Mientras la plaza local se esclarece, Llull recomienda optar por este mismo instrumento pero en pesos. “Son una excelente oportunidad ya ofrecen una tasa de 32%, similar a las lebacs, pero en plazos menores que permiten salir rápidamente de la inversión si el tipo de cambio se corrige” explicó el experto.

Las cauciones bursátiles en pesos se presentan como oportunidades de inversión más viables que los plazos fijos convencionales. Un dato de interés que les suma seguridad es que además de ser muy flexible, es el único instrumento que nunca cayó en default en la historia de la Argentina.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés