Un buen momento para invertir en oro

31-05-2016
Compartir

En mayo, el precio del metal registró una baja de 6,7%, que se agudizó en los últimos días, por lo que el momento es ideal para aprovechar el “descuento” e invertir en este.

Una suba interrumpida

Durante los primeros tres meses de 2016, el oro revolucionó al mercado financiero al presentarse como la inversión más atractiva del trimestre. A comienzos del mes de mayo, el precio del metal superó la barrera de los US$ 1.300. Esta racha positiva y sostenida del commodity no se veía desde 2011.

No obstante, luego de alcanzar estos valores, la tendencia comenzó a revertirse y en las últimas semanas tuvo lugar un desplome en las cotizaciones.

La baja se agudizó aún más en los últimos siete días, período para el que el precio del oro perdió 3%. A la fecha, este se ubica alrededor de los US$ 1.200, su valoración más baja desde febrero.

El comportamiento del metal precioso está condicionado por un factor clave: las tasas de interés de referencia que fija la Reserva Federal. En vista de que la presidente de la autoridad monetaria, Janet Yellen, asomó la posibilidad de una suba en las tasas durante los próximos meses (posiblemente en su reunión de junio), el precio internacional del oro retrocedió notablemente.

De hecho, la cotización venía cayendo desde hace unas semanas, debido a que en el mercado se veía venir esta noticia, principalmente porque los indicadores macroeonómicos estadounidenses más valorados por la Fed, como el empleo y la actividad inmobiliaria, muestran una performance positiva.

Tasas y oro

La relación es muy sencilla: implementar una suba de las tasas de interés del Tesoro estadounidense o simplemente poner la idea sobre la mesa, provoca un incremento automático de la demanda de dólares a nivel internacional, o de activos financieros que estén denominados en esta moneda. Esto se debe al potencial de mayores retornos que ofrecen en un contexto de tasas de interés superiores a los vigentes hoy en el mercado.

Dicho esto, teniendo en cuenta que el oro es un refugio o forma de dinero para proteger el patrimonio, no genera rendimientos a los tenedores. En esa línea, muchos inversores abandonan al metal en la búsqueda de los retornos a obtener a partir de los instrumentos en dólares que se vean beneficiados por el alza de tasas.

Ante la migración de posiciones, el precio de la commodity cae.

Aunque la dinámica genera alarma e incertidumbre entre los ahorristas, se debe recordar que el oro es una inversión a largo plazo que sirve para resguardar el capital y mantener intacto su valor, por lo que nunca será una puesta errada. En esa línea, una tendencia bajista en el precio del metal amarillo, como la actual, se traduce en una oportunidad imperdible de comprar con descuento.

Ahora bien, para aquellos que recién se inician en el mercado de la commodity, la mejor opción es posicionarse en oro físico. Para ello, es posible acudir al Banco Ciudad, único organismo del contexto local habilitado para este tipo de operaciones. Hoy el precio del gramo de oro se ubica en $566.

Otra alternativa viable es recurrir al Rofex (mercado de futuros más importante de la Argentina) y optar por un contrato futuro vinculado al metal. A través de este instrumento, es posible adquirir o vender oro a un precio y en una fecha previamente establecidos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés