Títulos argentinos firmes a contramano del mundo

17-01-2017
Compartir

Por Luis Varela

Los mercados de acá, allá y todas partes tuvieron ayer el último lunes anterior a la era Trump con muy pocos negocios, con valores moviéndose en posiciones conservadoras, agazapadas, y con el mercado argentino sorprendiendo otra vez: manteniéndose enarbolado, a contramano de un planeta mucho más cauteloso.

La causa principal de la poca actividad fue el feriado en Estados Unidos, donde se celebró el cumpleaños de Martin Luther King. De esa manera, sin Wal Street como faro, el pulso de los negocios mostró precios a la baja en casi todas las Bolsas del mundo: las acciones chinas cedieron por quinta sesión consecutiva y todas las Bolsas europeas, sin excepción, terminaron en rojo, con bajas leves, y también hubo un achique del 1% en México y Tokio.

Las únicas dos Bolsas que lograron terminar con la cabeza arriba del agua fueron la de Buenos Aires, que ganó 0,6%, y la de San Pablo, que mejoró 0,3%. Lo paradójico de este movimiento es que empiezan a conocerse los estragos que están haciendo las inundaciones en todo el Mercosur y las secuelas que dejaron los incendios en La Pampa: los Gobierno se empiezan a desalentar porque comprueban que, contra todos los pronósticos, esta temporada no se alcanzarán cosechas récord, tal como se preveía.

Justamente, sin Chicago como testigo, la soja logró ganar un nuevo escalón en la Bolsa de Rosario, al terminar a $ 4.440 la tonelada, con una suba de casi 2%, ya muy cerca del récord histórico que logró el yuyito el 27 de junio del año pasado.

La firmeza en la cotización de los granos es lo que está movilizando las Bolsas del Mercosur. Y en Buenos Aires, ayer con muy poco volumen, apenas 199 millones de pesos), el índice Merval de papeles líderes logró un nuevo récord histórico, al arañar los 19.000 puntos por primera vez desde que fue creado.

La petrolera YPF siguió concentrando la mayor cantidad de negocios, con el 12% del total operado, y también hubo muchas operaciones para Pampa Energía, Molinos y Galicia. En el balance de los precios hubo un salto del 12% para Molinos y subas del 2% al 5,9% para Telecom, Ledesma, Carboclor, Domec, IRSA, Colorin, Rosenbusch y Transener. Al tiempo que se registraron bajas del 1% al 4,4% para Petrolera del Conosur, Santander, Garovaglio, TGLT, Casado, Dycasa, Telefónica y San Miguel.

Los bonos argentinos también tuvieron un buen día: en promedio avanzaron 0,3%, con subas del 1% al 4% para los bonos PARAD, CO26D, PMN18, PARA, BPLD y BDED, y bajas del 1 al 2% para los bonos BDC18, CO17, AO20C y TVPY. Todo en un marco de tasas de interés quietas, con los bancos pagando por plazos fijos vía home banking un punto menos que por mostrador: 17 contra 18% anual.

El mercado cambiario siguió sin ninguna novedad en Argentina. El dólar oficial sigue planchado, como ocurre desde hace cinco semanas, con el oficial a $ 16,14 y el blue a $ 16,81. Pero en el mundo se vio un movimiento muy firme para el dólar, que subió contra casi todas las monedas, sobresaliendo el hundimiento de la libra esterlina, que se sigue profundizando, cediendo hasta su menor posición en 32 años, ante el temor a un Brexit duro y un sorpresivo llamado de Londres para que haya elecciones anticipadas en Irlanda del Norte.

Los inversores globales están moviéndose con cautela, a cuatro días de la asunción de Trump. Por eso, el oro fue lo que mas se destacó ayer, al superar los US$ 1.200 por onza. Los movimientos de capital reflejan una gran prudencia, en mayor medida por el debut de Trump como presidente de EE.UU., pero también por la reunión del Banco Central Europeo: los analistas buscan señales sobre la posibilidad de que la entidad considere una reducción adicional de su alivio cuantitativo, luego de la que ya anunció para abril.

La inquietud por Trump es considerable: el Fondo Monetario Internacional (FMI) expresó ayer mismo sus temores por las consecuencias para los países pobres y emergentes de la política del futuro presidente de Estados Unidos. El organismo vaticina un crecimiento estable para países como Estados Unidos y Alemania y deja sin cambios también las proyecciones a nivel global en su nuevo informe sobre las perspectivas económicas, pero corrige a la baja las cifras para México, Brasil y la India. En línea con eso, trajo alguna preocupación en Cambiemos la última afirmación del Fondo, donde se afirmo que hay “menores expectativas” de recuperación a corto plazo para la Argentina.

A nivel local, todas las miradas están concentradas en la salida de la recesión. Por ahora se ve en todo el país un gasto muy controlado de todos los argentinos, a pesar de brotes verdes que van apareciendo, pero sin que logren empujar todavía como para colocar a la economía en otra posición. De hecho, el último balance de 2016 arrojó que por turismo, intereses y utilidades, el rojo externo fue de US$ 15.835 millones, una cuenta que no da para mantener un funcionamiento a futuro. La única salida por ahora es seguir tomando deuda a dos manos, administrar, y ver si los vientos cambian.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés