El Economista - 70 años
Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

Sube el rendimiento de los bonos con ajuste CER

Para los inversiores, todo parecería indicar que los niveles actuales son un buen punto de entrada

26-06-2017
Compartir

Por Matías Daghero Autor de “Con los $ que tengo, ¿qué hago?”

En medio del ruido generado por noticias, como la emisión del bono a cien años, la licitación de Lebac en la cual el BCRA no pudo renovar por el total y el voto no positivo del MSCI para ascender a Argentina a país emergente, el mercado de renta fija argentino continúa brindando oportunidades para los inversores que se tomen el tiempo de buscarlas.

Luego de que en abril la inflación mensual se situara bastante por encima de los objetivos del BCRA, Federico Sturzenegger debió meter un volantazo en su proceso de disminución de las tasas de interés y elevarlas nuevamente. Pero esa decisión no sólo afectó a los rendimientos de las Lebac, sino que a todo el mercado de renta fija. Y es allí cuando pueden aparecer oportunidades.

Si miramos la evolución del rendimiento de los bonos con ajuste CER (aquellos que pagan la tasa de inflación mensual que publica el Indec más unos puntos de tasa), se puede notar como hasta el mes de marzo se dio una fuerte compresión en los spreads. Esto resultaba coherente con el proceso de baja de tasas del BCRA.

Es que en la comparación de la curva CER con la de la curva en pesos a tasa fija queda evidenciada la inflación que espera el mercado (al despejar ambos rendimientos).

Sin embargo, luego de esta fuerte caída en los spreads, en abril nuevamente los rendimientos de los bonos con ajuste CER se han ido para arriba. Esto se ve claramente en el gráfico a continuación donde se presenta la evolución de 3 de los instrumentos más líquidos con ajuste CER: el Boncer 2021 (TC21), el Discount en Pesos (DICP) y el Par en Pesos (PARP).

Por la relación inversa entre el precio de los bonos y sus rendimientos, es que esto ha tenido como contrapartida una corrección en los precios de estos bonos, generando puntos de entrada más atractivos.

Pero no sólo se ha dado este fenómeno de aumento de tasas, sino que no ha sido igual para todos los bonos de la curva CER. El impacto ha sido mucho mayor en la parte corta de la curva, llevando a que la curva se encuentre mucho más aplanada, con rendimientos que oscilan entre el 4% y el 5,2%, para todas las duration de los bonos.

¿Oportunidad de compra?

Luego de ver el escenario los inversores pueden preguntarse si es momento de ingresar a estos bonos o se espera que la tendencia de aumento de spread de tasa continúe, haciendo caer los precios.

Si bien los mercados tienen su factor de incertidumbre y muchas veces lo que parece barato puede estarlo aún más (algo que los inversores de Petrobras de la segunda mitad de 2014 saben muy bien), todo parecería indicar que los niveles actuales son un buen punto de entrada.

Es que, con las elecciones a la vuelta de la esquina, se espera que Sturzenegger comience a bajar la tasa de las Lebac en las próximas licitaciones para no “marchitar” los brotes verdes. Incluso hay quienes se animan a afirmar que intentará que la curva de Lebac vuelva a tener pendiente positiva antes de fin de año, esto es, que las Lebac de corto plazo rindan menos que las de largo plazo, algo que no sucede desde 2015 y que es lo más sano para que una economía crezca.

Dentro de ese escenario, y con una inflación que se encuentre un escalón más abajo que en el último trimestre (aún sin llegar a los niveles de 17% buscado por el BCRA), es de esperar que los rendimientos de los bonos CER vuelvan a un nivel menor, generando oportunidades de ganancias de capital para quienes ingresen en este momento.

Entre los riesgos, encontramos el rebrote inflacionario que no permita al BCRA la baja en las tasas como así también el uso del IPC Nacional en lugar del IPC de Buenos Aires (ya que el impacto de las subas de tarifas es mucho menor en el interior donde los subsidios al consumo de energía han sido mucho menores por lo que los ajustes de precios son más bajos).

Con todo esto en mente, un inversor de más largo plazo y que posea un capital para la entrega de la compra de una propiedad podría hasta incluso llegar a mirar que el rendimiento que ofrecen hoy estos bonos es superior a la tasa de los créditos UVA, pudiendo esperar la caída de la inflación guarecido en estos instrumentos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés