El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Siguen tomando deuda y el dólar mayorista se despierta

08-03-2017
Compartir

por Luis Varela

Los mercados mundiales mostraron ayer una música similar a la registrada desde el arranque de marzo: a la espera de la reunión de la Reserva Federal de EE.UU., que se realizará el martes y miércoles próximos, la tasa larga de los bonos estadounidenses siguió subiendo (ayer llegó al 2,52% anual), el dólar continuó firme, los commodities se debilitaron otro poco y las Bolsas vuelven a mostrar índices en rojo, tasa una extensa suba de varios años.

Con algunos datos políticos que llaman la atención (como el restablecimiento del servicio militar en Suecia y la vuelta del control de entrada y salida de ciudadanos de la Unión Europea), el billete verde se siguió encareciendo contra el euro, la libra, el franco suizo y el yen, aunque estuvo un poco más tranquilo en los mercados latinoamericanos.

En Argentina, en cambio, con varias señales enviadas desde el Banco Central, el dólar se montó ahora sobre la línea alcista: el tipo de cambio oficial subió 7 centavos (hasta $ 15,81), el blue bajó uno ($ 16,09) y el mayorista saltó 12 centavos (hasta $ 15,62, cada vez más lejos de los $ 15,40 negociados a fines de febrero).

La perspectiva de suba de la tasa de la Fed y el dólar firme debilitaron a las materias primas. Hay marcada discusión en la OPEP sobre la continuidad o no de la restricción de la oferta a partir de julio, y el barrio de crudo se acerca cada vez más a los US$ 53. Hubo fuertes bajas en los metales. El oro achicó 0,8%, la onza de plata descendió 1,4% y la tonelada de cobre se derritió 2,3%.

Pero para mal de Argentina y de todo el Cono Sur, donde peor se vieron los precios fueron en frente agropecuario. En Chicago la soja y el trigo bajaron 1,2%, el maíz achicó 0,9% y hubo bajas más importantes en otros productos como el azúcar, que declinó 2,6%.

Todos estos precios cayeron muy mal en los países productores de commodities, e hicieron un importante estruendo en Brasil, donde se confirmó que la economía atravesó la recesión más profunda en décadas (se contrajo 7,2% en dos años) y, con denuncias por corrupción contra el presidente Temer por el caso Odebrecht, el Gobierno anunció que vuelve a tomar deuda: sale a colocar bonos por US$ 1.000 millones.

En Argentina el tema de la colocación de deuda ya asombra. El Ministerio de Finanzas confirmó hace unos días que en el primer bimestre hubo colocaciones por US$ 25.000 millones de dólares y ahora se acaba de anunciar que salen a ampliar la colocación de Letras del Tesoro por otros US$ 1.570 millones.

Y el caso de la colocación de deuda no es la única preocupación: debido a que la economía sigue empantanada, con pocos brotes verdes pero sin despegar, el Gobierno empieza a fogonear las cosas para que la elección de octubre encuentre al país más en marcha: de ese modo, ayer se anunció un plan para darles préstamos por $ 5.000 millones a tasa subsidiada, a costos de entre el 11 y el 15,5% anual en pesos, a las pymes.

Y el presidente Macri en persona designó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio para que maneje todos los planes de vivienda, una estructura que mueve $ 50.000 millones.

Esta ola de préstamos subsidiados se da en un momento en el que el índice Congreso confirmó ayer que febrero tuvo una inflación mensual del 2,1%, que anualizada daría 34,2% anual, justo en un día en el que la CGT hizo una marcha multitudinaria, con todos los gremios discutiendo entre sí y con los maestros extendiendo un día más el paro contra los alumnos porque el Gobierno sigue sin aflojar. La presión sobre los precios preocupa y el BCRA resolvió mantener inalterada su tasa de política monetaria en 24,75% anual. Es tan grande la colocación de deuda y la distribución de préstamos que serán licuados por la suba de precios que ayer los bonos argentinos subieron apenas un día después de que la agencia Moody's mejoró la perspectiva (no la nota todavía) de los bonos argentinos. Ayer los títulos públicos subieron otro 0,2% y en los extremos hubo subas del 1% al 8% para los bonos RNG21, I17Y7, CO17, TM18, TVY0 y AA26; y bajas del 1% al 3% para los bonos BDC18, CO26D y PMD18.

Con la debilidad de los commodities y la perspectiva de suba en la tasa de la FED, las Bolsas siguen sintiendo la salida de los inversores más cautelosos. La Bolsa de Nueva York anotó un descenso de hasta el 0,25%, mientras que las Bolsas de San Pablo y México achicaron 0,9%.

En la Bolsa de Buenos Aires el balance fue apenas positivo: el índice Merval de papeles líderes subió 0,26%, con un volumen de operaciones nuevamente bajo: $ 321 millones. En los extremos hubo saltos del 13,7% en Garovaglio, del 10% en Morixe, del 7% en Andes y Boldt y del 2 al 5% para Semino, Grimoldi, TGS, Ausol y Petrobras Brasil. Con bajas del 2% al 4,7% para Camuzzi, Ledesma, Indupa, Aluar, Polledo, Capex, Introductora, IRSA y Telecom. Entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York hubo subas del 1% en TGS; y bajas del 1% al 2,5% para Ternium, Edenor, Telecom y Globant.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés