El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

Se lanzan nuevos fondos comunes inmobiliarios

Los que participen del blanqueo, por medio de esta alternativa, tendrán la oportunidad de exteriorizar fondos a tasa cero, pero deberán mantener la inversión en el fondo cerrado durante cinco años.

25-08-2016
Compartir

El régimen de sinceramiento fiscal ofrece, a aquellos que quieran adherirse, la posibilidad de no pagar el “impuesto especial” a aquellos que suscriben cuotapartes de un fondo común de inversión destinado a desarrollos en economía real, entre otros, inmobiliarios y energéticos.

Como lo anticipara El Economista, Allaria Ledesma Fondos, junto a la desarrolladora Casas Arg, lanzó un fondo común de inversión cerrado destinado a proyectos de vivienda para el segmento residencial de clase media. Además, las empresas contarán con el asesoramiento del Estudio Lisicki, Litvin & Asociados en materia tributaria.

El proyecto ya fue presentado a la Comisión Nacional de Valores (CNV) y se encuentra a la espera de aprobación. Por ahora, el producto no puede ser ofertado públicamente.

Los detalles

El Fondo Allaria Residencial Casas Arg tiene como objetivo invertir en viviendas residenciales entre entre U$S 100.000 y 200.000 para el segmento de clase media y pretende ser de distribución masiva.

“Vemos que hay una gran oportunidad porque hay demanda. Hay mucha gente que quiere tener una casa y no puede. Todas las estadísticas indican que tres millones y medio de hogares, es decir, 25% de la población, tiene problemas habitacionales”, explica Sebastián Sommer, CEO de Casas Arg.

El proyecto se apoya en el crecimiento en la oferta de créditos hipotecarios tanto de bancos públicos como privados. “Se crea un nuevo mercado que, en nuestras estimaciones, es de un millón de personas con capacidad de compra. Es un mercado enorme y es al cual le vamos a ofrecer este producto”, añade Sommer.

Rentabilidad

Desde Allaria estiman, como mínimo, una rentabilidad anual del 6%, similar a la que hoy ofrece cualquier bono en dólares en el mercado.

“Adicionalmente a la tasa de rentabilidad proyectada, a los blanqueadores se les agrega el 10% o el 15% del impuesto especial”, subraya Sommer y agrega que el fondo “tiene una atractiva relación riesgo-retorno porque hay un activo detrás que es un ladrillo”.

El fondo está habilitado para pagar dividendos aún en los primeros cinco años cuando haya ganancias liquidas y realizables, siempre y cuando éstos no superen el capital exteriorizado. Estiman que se comenzarán a distribuir rendimientos a partir del segundo año

Más allá del blanqueo

Juan Francisco Politi, vicepresidente del board de Allaria Ledesma, explica que Argentina cambio de estándar. “Si alguien quiere traer el dinero, pagar el 10% de multa y recuperarla rápido con una tasa de un bono, ya no es más del 10% como era en los últimos años sino del 5%”. Y agrega: “Definitivamente las inversiones van a ir por el camino de la economía real, que es donde hay más rentabilidad”.

La industria de fondos hoy maneja unos $300.000 millones (unos US$ 20.000 millones), apenas un 3-3,5% del PIB, según Néstor De Cesare, presidente de Allaria Fondos, que advierte que se trata de “una cifra realmente insignificante para los estándares internacionales”.

Sin embargo, Politi añade, optimista, que “la ley de blanqueo genera un reinicio del negocio de fondos para reorientar a nuestros clientes a buscar rentabilidad en la economía real bajo una estructura fiscalmente eficiente”.

“Hay que tener en cuenta que todos los activos que se exterioricen a partir de este régimen van a empezar a pagar impuestos. Hoy en día esos activos en cabeza de personas físicas no pagan ganancias únicamente si están alojados en títulos públicos o fondos comunes de inversión abiertos. Entonces es importante una planificación fiscal adecuada”, explicó César Litvin, CEO del Eestudio Lisicki, Litvin & Asociados.

“Hay una promesa de las autoridades de equiparar el tratamiento de los fondos comunes cerrados con los abiertos que tienen una exención impositiva”, subraya el especialista para abogar a favor del producto.

Reglamentación

Los paricipantes del blanqueo, a través de esta alternativa, tendrán la oportunidad de exteriorizar fondos a tasa cero pero deberán mantener la inversión en el fondo cerrado por cinco años. Sin embargo, los inversores podrán obtener dividendos siempre y cuando el capital original se mantenga dentro del proyecto. Además, el inversor tiene la posibilidad de cambiar de fondo.

El fondo va a tener oferta pública y cotización. “Pero, para salir de un fondo y trasladarte al siguiente, es necesario encontrar quien te compre la cuota-parte del fondo y quien te venda la cuota- parte del segundo fondo”, advierte Politi.

La CNV establece que para la exteriorización a través de fondos comunes de inversión cerrados, las cuota-partes no podrán ser inferiores a U$S 250.000 ni superiores a U$S 10 millones.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés