Primera baja global desde que ganó Trump el 8 de noviembre

31-01-2017
Compartir

por Luis Varela

Después de doce semanas consecutivas (desde el triunfo de Donald Trump) en las que todas las Bolsas del mundo, casi sin excepción, anotaron subas que fueron del 10% (S&P500 de Nueva York) al 25% (índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires), los mercados bursátiles de todas partes registraron ayer la peor rueda de lo que va de 2017.

Hubo bajas en todas partes. La Bolsa de Atenas cayó 3,5%, Milán3%, San Pablo 2,6%, Buenos Aires 2,3%, Frankfurt 1,1%, Londres 0,9%, Nueva York 0,7% y Tokio 0,5%. No se salvó nadie: los precios de las acciones habían tomado una dimensión tan elevada que los inversores empezaron a dudar y, buscando cualquier excusa, resolvieron tomar ganancias y poner los pies fuera del plato.

En todos los centros de análisis se buscaron explicaciones para el movimiento de venta. Sobre todo porque en casi todas las ruedas los precios fueron de mayor a menor, con los valores más bajos en el momento de cierre y, lo que es peor, con muchas órdenes de venta pendientes de concretarse, por lo que -si no hay sorpresas- en la apertura de los negocios de hoy debería persistir la tendencia a la baja.

Las explicaciones de los analistas tuvieron que ver con los sucesivos decretazos de Trump y sobre todo la marcha de las commodities, esencialmente del crudo. Los países petroleros asociados a la OPEP formalizaron en noviembre pasado que entre enero y junio de este año cerraría los grifos para hacer subir el precio del crudo, pero la producción tipo shale sigue brillando y la oferta de petróleo hace que el barril esté colocado en un sendero descendente: terminó diciembre a US$ 54 y ayer volvió a ceder hasta US$ 52,60.

Con el petróleo sin fuerza y debido fundamentalmente a algunas mejoras climáticas en Sudamérica, los expertos empezaron a entender que las cosechas de granos no vendrán con records pero tendrán alforjas llenas: en consecuencia, el precio de la soja y otros granos tuvieron un muy mal día en la Bolsa de Chicago: la tonelada del yuyito se derrumbó 2,5%, hubo una baja del 1,5% para el trigo y un retroceso del 1,2% para el maíz.

En los metales, en cambio, la tendencia bajista no fue tan homogénea: la onza de oro tuvo una leve suba, la onza de plata no se movió y los metales básicos cerraron mixtos, con suba para el níquel, baja para plomo, estaño y aluminio, y con el cobre quieto.

Esta tendencia a la baja de las materias primas se concretó con un mercado cambiario mundial mixto, con el dólar a la baja en América Latina y Asia, pero con precio más sostenido en Europa, sobre todo en Gran Bretaña, donde la libra sigue debilitándose, a casi dos meses de la concreción del Brexit.

Con ese cuadro externo, Argentina comienza el miércoles un febrero complejo, ya que viene con una mochila muy pesada en cuanto a tarifas de electricidad, gas, peajes, prepagas, etcétera, que terminarán convalidando un mes en el que la inflación puede trepar hasta cerca del 2% mensual, comprometiendo la meta del 17% que sigue buscando el Banco Central a través de su política monetaria, conplazosfijosrindiendo 17% anual, letras del BCRA pagando entre 22% y 23% y pases a siete días entregando una renta de casi 25%.

Con ese marco, tras casi seis meses con precios a la baja, mientras están cediendo los bonos de casi todas partes, los títulos públicos argentinos pudieron resistir. Con buenos datos del blanqueo, el 70% de lo operado en bonos se transó en cuatro títulos: AA17 28%, AY24 20%, DICA 17% y PMN18 6%. Con esa estructura, en los extremos hubo subas del 1% al 5,5% para los bonos TVPY, BDC20, TVPA, TVPE, TVPP, PAA0, PARYD y LTDF7, y bajas del 1% al 3,5% para los bonos TM18, NDG21 y PARP.

El sostén de los bonos fue posible porque una empresa privada (Aeropuertos Argentina 2000) logró conseguir colocar deuda a diez años con una tasa similar a la que está pagando el Estado. Salió a pedir US$ 300 millones, tuvo ofertas por US$ 2.600 y finalmente tomó US$ 400 millones con una tasa del 6,95% anual.

El mercado cambiario local sigue completamente anestesiado, esencialmente por el blanqueo y por los dólares que están entrando vía deuda. El dólar oficial no cambió (cerró a $ 16,22) pero el blue achicó 10 centavos (hasta $ 16,70), por lo que la brecha cambiaria se ubicó por debajo del 3%, en la menor diferencia de lo que va de 2017.

En la Bolsa, con precios récord sin precedente, en pesos y en dólares, que tuvieron muchos papeles el viernes pasado, muchos inversores avezados decidieron desensillar, tomar ganancias, salir, para esperar una depuración.

Con $ 400 millones operados, en la Bolsa porteña se anotaron subas del 1% al 5,2% para Autopista del Sol, Grupo Oeste, Repsol, Patagonia, Edenor y Camuzzi. Y bajas del 3% al 5,5% para Mercado de Valores, Hipotecario, Esmeralda, Cresud, YPF, Petrolera del Conosur, Tenaris, Petrobras Brasil, San Miguel, Colorin, Siderar, Grimoldi, Metrogas y Mirgor. En Nueva York los ADR de Nortel e IRSA Inv. pudieron subir entre 1% y 2,2% mientras que Tenaris, YPF, Ternium, Bunge y Galicia sufrieron bajas del 1% al 4,2%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés