Por inflación y para crecer, el Gobierno mueve el tablero

25-01-2017
Compartir

por Luis Varela

Con importantes signos de intranquilidad por la sucesión de indicadores en contra que van mostrando distintos organismos con prestigio irrefutable, el Gobierno sigue realizando cambios el joystick financiero, procurando encontrar el camino del crecimiento y frenar un proceso inflacionario que se resiste más de lo esperado.

Ayer, después de que el FMI indicara que la economía argentina crecerá menos de lo esperado en 2017 (2,2% anual contra 2,8% del cálculo anterior), la Universidad Di Tella confirmó que el índice de confianza del consumidor sigue sin levantar cabeza, luego de ratificar que la inflación esperada para todo el año trepó nuevamente al 25% anual.

Frente a estas luces amarillas, el Gobierno buscó instalar ayer un clima de camino positivo, afirmando que la Argentina logró terminar el año 2016 con un superávit comercial de 2.128 millones de dólares. Lo informó un día después de que Donald Trump suspendiera por sesenta días el ingreso de limones argentinos a EE.UU., con la chance de que otras áreas industriales clave también tengan algún tipo de veto.

Pero detrás de ese anuncio se veía la verdad. Por una inflación firme, el BCRA mantuvo inalterada en el 24,75% anual la tasa de los pases a siete días, que empiezan a tomar protagonismo en los negocios de la city, y para impulsar el consumo siguió achicando la tasa de las Lebac: colocó para las letras más cortas una tasa del 23,2% anual y para las largas un interés del 21,75%.

Conocida la firmeza de los precios internos, además de mantener la tasa de los pases, el Gobierno metió la cuchara en un área que los votantes del PRO jamás hubieran imaginado: está obligando a un sinceramiento en los pagos con tarjeta para que los precios contado cedan frente a los precios financiados.

Representantes del Ejecutivo indicaron que vigilarán el proceso de los pagos con dinero plástico, por lo que en los pagos al contado los precios deberían ceder entre 15 y 20%.

La pelea por los precios no se disputa únicamente en Argentina. El mundo entero está en ebullición por este tema. Por eso, mientras el flamante Presidente de EE.UU. firma decreto tras decreto para defender la economía interna estadounidense, varios países contrincantes comercialmente con Washington están realizando diferentes acuerdos para contrarrestar toda la movida de Trump.

Una de las decisiones que está por enfrentar el Presidente viene justamente de la propia estructura norteamericana. La Reserva Federal se reunirá el martes y miércoles próximo: en el mercado se divulgó que Janet Yellen su sus doce colaboradores definirán en los próximos días la primera suba de tasas del año y, a contramano de ese rumor, se vio una baja generalizada en los bonos de todas partes.

Entre los bonos que más cedieron se destacaron los argentinos, cuyos precios contado han regresado a los valores de julio del año pasado. Ayer, el 70% de lo operado en bonos se transó en cinco títulos: el AA17 se llevó el 30% de la negociación total, el AY24 el 16%, el AM18 el 11%, el DICA el 8% y el AA26 el 5%. En los extremos, hubo subas del 1% al 1,5% para los bonos PAAO, PMD18 y L2DA7, mientras que se anotaron bajas del 1% al 3,2% para los bonos BP21, TVPP, PARAD y PARY.

El ambiente cambiario mundial estuvo algo más tranquilo, con el dólar recuperando algo, casi nada, luego de casi un mes hacia la baja contra casi todas las monedas. En Buenos Aires el dólar cerró casi sin cambios, en $ 16,24 el tipo de cambio oficial y $ 16,87 la cotización del blue.

En el negocio bursátil hubo subas en los mercados externos, con mejoras del 0,5 al 0,9% para los índices de la Bolsa de Nueva York, una suba de apenas 0,14% en San Pablo y una mejora del 2,19% en la Bolsa de México. En Buenos Aires, después de la suba espectacular de las últimas jornadas, hubo una pequeña toma de ganancias: con más volumen ($ 495 millones) el índice Merval cedió 0,53%.

El resultado fue hiperselectivo, con subas del 2% al 3,9% para Banco Patagonia, Juramento, Quickfood, Gas Natural, YPF, Casado, Patagonia y San Miguel. Y bajas del 2% al 5,5% para Cuyana, Indupa, Agrometal, Hipotecario, Grimoldi, Siderar, Molinos, Aluar, Dycasa y Petrolera Pampa. En Nueva York, los ADR argentinos anotaron subas del 1% al 4% para YPF, IRSA Inv. y Ternium; y una baja del 2,4% para Galicia.

Intentando retirar buena parte de la inundación de pesos que se realizó en la primera quincena de enero por los pagos de aguinaldos, el ministro de Finanzas Luis Caputo decidió reabrir la emisión de bonos en pesos por un equivalente a unos US$ 783 millones. El llamado se hará hoy o mañana y los títulos serán ajustados por inflación Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), con vencimiento en julio de 2021 por hasta $ 12.500 millones. Los títulos devengarán “intereses sobre saldos ajustados a partir de la fecha de emisión, a la tasa del 2,5% anual, los que serán pagaderos por semestre vencido los días 22 de enero y 22 de julio de cada año hasta el vencimiento”, detalló el comunicado.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés