Los dólares “ahorro” y “soja” sostienen la venta de autos

La plaza automotriz local empieza a mostrar incipientes señales de recuperación.

06-05-2016
Compartir

 Por Luis Varela

Después de ir barranca abajo durante dos temporadas, con un año 2013 que marcó el récord de todos los tiempos y un año 2015 ciertamente malo, con la menor venta desde 2009, la plaza automotriz argentina está mostrando un principio de mejora, incipiente, que deberá convalidarse en los próximos meses.

Hasta los negocios que se realizaron en marzo muy pocos analistas esperaban un buen resultado para el 2016, pero por lo visto en las últimas semanas la tendencia vendedora es claramente menos mala que lo esperado. Según la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (ACARA), en abril se patentaron 59.550 vehículos, 13,8% más que en abril del año pasado.

Con la colocación de abril, se logró un primer cuatrimestre con una venta de 221.591 unidades, 4,9% más que en enero?abril de 2015, un número que pocos soñaban, pero que sigue estando mucha distancia de los máximos logrados en 2013, cuando se vendía nada menos que 50% más que en este momento.

Este golpe de oxígeno sorprendió incluso a los gerentes de las principales compañías automotrices, ya que el componente principal de esta mejora en las ventas vino atado a cuatro elementos, algunos de los cuales son completamente ajenos al mundo automotor, a saber:

La circunstancia que gatilló esta mejora en las colocaciones sí tuvo que ver con el planeta del auto y está centralizada en una guerra de rebajas, con promociones que en algunos casos tienen descuentos de hasta 40.000 pesos.

Otro factor principalísimo que elevó las ventas tuvo que ver con los dólares baratos comprados a $ 9,50 por un sector de la población en los últimos meses del kirchnerismo.

Por otra parte, con un Gobierno que sigue emitiendo para cubrir un déficit fiscal pavoroso, los inversores toman nota de que la inflación actual rueda a un elevado ritmo del 38% anual y, conocedores de la Historia Argentina, saben que más temprano que tarde las listas de los autos nuevos se terminarán encontrando con nuevas subas de precios.

También hubo una sorpresa en cuando al lugar de compra y patentamiento de las unidades nuevas, con muchas adquisiciones realizadas en la zona sojera, con compras de camionetas especializadas para el trabajo agropecuario.

Las ventas por región

Justamente, pensando en la ola de dólares que llega a través de la soja, el lugar del patentamiento de los autos nuevos también está entregando un origen completamente llamativo. Usualmente, la mitad (el 50%) de los autos nuevos vendidos en Argentina eran colocados en la Capital Federal (el 18% del total) o en la provincia de Buenos Aires (el 32%del total). Pero en lo que va de este año, por los dólares de la soja y el fuerte ajuste que le está aplicando el Gobierno de Macri a los habitantes de Capital y Gran Buenos Aires, en lo que va de este año la venta en la ciudad de Buenos Aires se achicó hasta el 3,8% del total y la de la provincia de Buenos Aires descendió hasta el 28,6%.

De ese modo, detrás de los brotes de soja, y con predilección de los autos que asisten al campo, detrás de la participación vendedora de Buenos Aires se colocaron la provincia de Santa Fe con el 8,8% de las ventas totales, Córdoba con el 8,5%, Chaco con el 7,9%, Tucumán con e 5% y Salta con el 4,2%, todas con más ventas que la Ciudad de Buenos Aires.

El brote agropecuario también se hace palpable al ver el registro de cuáles son los modelos más vendidos. Después de varias temporadas con el Volkswagen Gol fabricado en Brasil colocado como el auto más vendido de Argentina (un auto destinado a las capas medias y bajas), los primeros cuatro meses de este año entregan un podio diferente. En la venta de enero?abril de 2016 los tres autos más vendidos son armados en Argentina. Los dos primeros del ranking son destinados a los compradores con menos recursos, el Chevrolet Classic (se vendieron 11.119 unidades en enero?abril), segundo entró el Fiat Palio (con 10.797 vehículos vendidos en el primer cuatrimestre) y tercero entró la camioneta Toyota Hilux (con 10.177 unidades en los primeros cuatro meses del año).

Lo más llamativo es cuál fue el modelo más vendido del mes. Se trata de la pick? up Hilux, un vehículo que parte de los $ 410.000 hasta $ 780.000 que desplazó a los tradicionales líderes del mercado que son los económicos Volkswagen Gol y Chevrolet Classic. Pero además, la versión más demandada fue la más equipada, la 4x4 SRX con caja automática, la más cara, y le sigue el modelo con caja manual que cuesta unos $ 730.000.

Según Dante Álvarez, titular de ACARA ?la entidad que difundió el informe?, el crecimiento general de las operaciones se dio por las fuertes bonificaciones que se realizaron precisamente en esos modelos de bajos precios. Pero en esta política, obviamente, no entra la pick? up de Toyota.

La explicación de este cambio puede encontrarse en el sector agropecuario. Las mejores perspectivas para el campo por la baja de las retenciones y la devaluación están generando una mayor demanda de este tipo de vehículos.

En abril se patentaron 3.134 Hilux, mientras que el segundo modelo más demandado fue el Chevrolet Classic, con 2.728 operaciones. En todo abril, los registros llegaron a 59.550 unidades y permitieron cerrar otro mes en alza, el tercero consecutivo. Un dato que va a contramano de todas las proyecciones que se realizaron a fines de 2015 cuando la fuerte devaluación hacía suponer una demanda en baja.

Buena parte de las nuevas tendencias observadas también se explican al ver el origen de los pagos. Sobre el 100% de los autos vendidos, el 56,4% se pagó al contado y apenas el 43,6% se hizo con algún tipo de financiación, al tiempo que en 2015 la relación entre contado y financiado fue muy pareja, cerca de 50 y 50%.

El futuro según Adefa

Ahora bien, conocido lo que pasó hasta ahora, empecemos a ver los datos que pueden indicar lo que puede estar por venir. La Asociación de Fabricantes indicó que el reparto de unidades a concesionarias (una cifra que tiene que ver con las ventas que se esperan para el corto plazo) indica que las terminales están encendiendo los motores, en respuesta a la buena venta que se anotó en abril.

En marzo las fábricas e importadores ya habían entregado 15% más unidades que en marzo del año pasado, pero abril contra abril la mejora fue muy superior, del 30,5%. El mes pasado se entregaron en la red 60.513 vehículos, frente a los 46.363 de abril de 2015. De ese modo, en los primeros 4 meses de este año las terminales entregaron a los concesionarios 223.735 vehículos, 26,2% más que en los primeros cuatro meses de 2015.

Según Adefa, en abril se produjeron 44.447 vehículos, 4,7% menos que en abril de 2015 y el peor nivel de fabricación desde 2009 a esta parte. Y en enero? abril de este año se armaron 142.615 unidades, 16,2% por debajo de los primeros cuatro meses del año pasado.

Y, por su parte, la exportación mejoró de manera ostensible, pero no tanto como para entrar en terreno positivo. En abril se mandaron al exterior 20.704 vehículos, 2,5% menos que en abril del año pasado, y este número es muy halagüeño ya que en los meses anteriores las caídas de un mes determinado contra un mes similar superaba un dramático 40%.

De todas formas, para entender la crisis del sector debe decirse que en enero?abril de este año se exportaron 55.962 unidades, 31,4% por debajo de los vehículos exportados en enero?abril del año pasado y a años luz de los resultados obtenidos en 2013 y 2014, con exportaciones de 131.296 y 106.827 vehículos en los primeros cuatro meses de cada año.

Mal que nos pese, la exportación local sigue siendo completamente dependiente de Brasil. Del total exportado el 81,4% se destinó al mercado brasileño, el 4,5% a Europa, el 1,9% a Paraguay, el 1,8% a África, el 1,7% a Oceanía, el 1,3% a Colombia, otro tanto a Uruguay y el 1,2% a Chile.

Detrás del número exportado de unidades enteras, debe decirse, desgraciadamente, que la exportación de autopartes está en su peor nivel desde 2004.

Según el informe de la Asociación de Fabricas Argentinas de Componentes (AFAC), el comercio exterior de partes registró un déficit en 2015 de u$s 6331 millones, 5% inferior al marcado el año anterior. “El mayor déficit fue con Brasil ya que equivale al 30,11%”, indicó el trabajo de AFAC. Según se anunció hasta ahora, el Gobierno Nacional limitará el ingreso de autopartes para repuestos, con el objetivo de proteger a las autopartistas cuyo mercado es el de la reposición. La decisión fue adoptada a pedido de empresarios del sector, quienes aclararon que no se afectará a los procesos de fabricación de las terminales locales sino que “alcanza a los importadores y distribuidores de repuestos”, según confirmaron fuentes oficiales. Del total de las autopartes que importa Argentina, el 65% se destina a la producción de vehículos y el resto va para el mercado de reposición.

En paralelo con eso, el ministro Cabrera negocia un acuerdo automotor con Colombia para paliar la crisis que está sufriendo Brasil. La idea es firmar un acuerdo que contemple el intercambio de autos con arancel cero durante ocho años, en una réplica del convenio que pactó Brasil con ese país. El objetivo es diversificar mercados de exportación, ante la abrupta caída de las ventas al principal socio del Mercosur, que en marzo se derrumbaron casi 38% interanual.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés