El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

Los capitales buscan refugio y los títulos argentinos se debilitan

Día a día va ganando espacio la posibilidad de que Gran Bretaña deje la Unión Europea frente a lo cual los capitales buscan refugio. Mientras tanto el petróleo opera en baja pero los granos se sostienen. En Argentina los bonos con CER están de fiesta, mientras que los otros bajan.

15-06-2016
Compartir

por Luis Varela

Se va acercando el referéndum británico ?el próximo jueves 23 los ingleses decidirán si siguen o abandonan la Unión Europea? y, como los pulgares van apuntando hacia abajo, la inminente decisión del Brexit va generando cada vez más alboroto.

El estruendo siguió castigando a todos los activos de riesgo y los capitales se fueron corriendo a zonas supuestamente más seguras. Las Bolsas, todas sin excepción, terminaron otra rueda en baja, con descensos del 1 al 3% en todas las latitudes. Con más negocios, el MerVal porteño achicó otro 1%.

Con esto se dan siete semanas con los índices bursátiles en baja, y con una pérdida de valor que en promedio ronda el 6%. Para los números acostumbrados de Argentina la diferencia puede no parecer mucho, pero en un mundo con tasa de interés cero, esa caída significa el derrumbe de años de rendimiento.

No hay que olvidar que muchos capitales del mundo están buscando algún tipo de renta con gran vacación. De ahí que el Banco Supervielle haya llegado hace poco tiempo con sus acciones a la bolsa de Nueva York, y que otra firma argentina, la desarrolladora inmobiliaria TGLT, también esté pidiendo pista en Manhattan.

Pero el tema de estos días es el Brexit y el gran temor a un cimbronazo mundial de los mercados.

La decisión inglesa puede debilitar a la Unión Europea y, en consecuencia, ayer se vio otro fenómeno que puede subir a los titulares de los diarios en las próximas semanas.

El movimiento de capitales buscando refugio también alteró el valor de las monedas. Ayer se fortaleció el dólar y bajando de modo consistente el euro, el yuan, el real, el mexicano y sobre todo la libra esterlina. La libra está en su peor valoración en nueve años y hay que ver qué sucede con el euro, ya que el Banco Central Europeo se comprometió ayer públicamente a respaldar la moneda en caso que los ingleses se vayan.

Por si todo eso fuera poco, hubo reuniones ayer en torno a la Reserva Federal, en la que se ratificó que este mes no habrá suba de tasas, pero en diez días se darán pistas sobre el momento en el que lo harán.

Frente a todo esto, las commodities evolucionaron con precios mixtos. El petróleo perdió otro medio dólar, hasta US$ 48,40 por barril. Las onzas de oro y plata se mantuvieron firmes. Y hubo tendencia mixta en metales básicos y granos: sube el aluminio, se sostienen el cobre y el estaño, pero baja el zinc; el maíz volvió a ganar en Chicago, la soja se mantiene en US$ 430 dólares y el trigo retrocedió.

Muy lejos de la firmeza internacional del dólar, en Argentina se están viviendo cosas muy diferentes. Hoy Jorge Todesca dará a conocer el primer índice inflacionario del gobierno de Macri.

A contramano del optimismo oficial, los economistas corrigen al alza los pronósticos de inflación: las proyecciones realizadas en junio por FocusEconomics entre unos 30 bancos y analistas locales e internacionales, prevén una mayor suba de precios para todo 2016 respecto a la estimada el mes pasado. Venían calculando una tasa anual del 34% y ahora ven un consenso del 35,6% anual.

En base a esa estimación, ayer volvieron a ser estrellas los bonos que evolucionan por el CER, mostrando subas que en algunos casos llegaron al 4%, cuando el promedio de los bonos argentinos viene bajando desde el martes de la semana pasada, con un índice de riesgo país que ya subió 50 puntos en los últimos siete días, de 490 a 540 puntos básicos.

El mercado cambiario local siguió muy abastecido de dólares, pero atención: los precios de los granos en Rosario no están tan firmes, y las liquidaciones de divisas de los exportadores se están frenando. Con eso, el dólar oficial bajó a $ 14,07 pesos, su valor más bajo desde enero, pero el blue siguió en $ 14,41, firme. El mayorista está en baja, a $ 13,77 y el contado con liqui algo más firme a 13,92.

Debe decirse que el Banco Central y los bancos oficiales están realizando fuertes intervenciones para frenar la baja del dólar. Ayer compraron unos US$ 140 millones y participaron activamente en el mercado de pesos, haciendo que la tasa del call money se calentaron otra vez hasta las zona del 36% anual.

Frente a un cúmulo de señales recesivas, y no tanto por la baja de la inflación, el titular del BCRA, Federico Sturzenegger se siguió rindiendo ayer ante los pedidos del Poder Ejecutivo: volvió a bajar otra vez las tasas de las Lebac. El interés de las Lebac a 35 días descendió por quinta vez consecutiva y se ubicó en 32,25%. Así se ubica en valores similares a los registrados en febrero, cuando el dólar mostró su último respingo hasta la zona de los 16 pesos.

En línea con la baja de las Lebac, los bancos ya pagan menos del 30% por los depósitos que superan el millón de pesos. La tasa de referencia para ese segmento de ahorristas, la Badlar, rompió ese piso luego de haberse ubicado un punto por encima en los meses anteriores.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés