El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

Las Bolsas siguen batiendo records en todas partes

Alimentadas por una liquidez casi infinita, algunas empresas con buenos balances registran niveles de demanda que les suben los precios hasta niveles impensados.

21-07-2016
Compartir

por Luis Varela

A excepción de EE.UU., casi todos los bloques económicos del mundo están sufriendo signos de menor crecimiento económico y en algunas zonas incluso empieza a verse una persistente sombra recesiva y, sin embargo, el formidable abastecimiento de moneda que realizan los Bancos Centrales siguen consolidando precios bursátiles que mueven al asombro.

Mientras el petróleo sigue boyando en la zona de los US$ 45, achicando 14% en las últimas seis semanas, y con la soja en US$ 377, con una baja de casi 13% en lo que va de julio, la llegada de buenos balances en algunas compañías cotizantes eleva a los índices de varias Bolsas hasta alturas impensadas, con récords por ejemplo en la Bolsa de Nueva York y valores sin igual en la bolsa de Buenos Aires, entre otras.

Ayer mismo Wall Street terminó al alza, con dos nuevos records en el Dow Jones de Industriales y el selectivo S&P 500, en una jornada de ganancias impulsadas fundamentalmente por el sector tecnológico. Los avances estuvieron ligados a la llegada de balances trimestrales, con destacados de Microsoft, y también hubo buenos números de Morgan Stanley. En general se ven ganancias menores que las del año pasado, pero muy superiores a lo que se esperaba.

En la Bolsa de Buenos Aires también se registró otro día con precios firmes, de menor a mayor. El día empezó con debilidad debido a todos los sectores económicos que tienen problemas, con bajas en las ventas y empleados suspendidos, pero con el correr de las horas fueron apareciendo compradores que empezaron apagar precios cada vez más altos. De ese modo, hubo otra vez siete empresas destacadas con subas notables. Entre las que se destacaron fueron Polledo, que ganó 19,8%, Dycasa, que avanzó 12,5%, Petrolera del Conosur 10,5% y un poco mas abajo estuvieron Siderar, Irsa y Grimoldi, todas con subas de entre 5 y 6,5%.

Con esas subas de precios, el índice MerVal terminó con un incremento del 0,63%, que lo volvió a acercan al récord histórico anotado a media rueda del martes, aunque el cierre en dólares del principal indicador de la Bolsa porteña alcanzó un valor hasta ahora no registrado de 1.037 dólares, por lo que la Bolsa de Buenos Aires sube en lo que va de este año 36,46% medida en pesos y 27,24% medida en dólares, una variación superada por pocos recintos, entre ellos el de la Bolsa de Perú que sube 48% en lo que va de este año.

Ya lo dijimos varias veces en esta columna: el caso más resonante de la Bolsa de Buenos Aires es lo que ocurre con el precio de Petrolera del Conosur, un papel que en la última rueda de junio valía 1,34 pesos y que ayer cerró a 11,6 con una suba del 765% en apenas tres semanas de julio. Esta compañía, fundada en 1999, tiene su sede en Buenos Aires. Hasta 2011, PDVSA controlaba el 53% de la empresa argentina, correspondiendo el resto a Ancap, pero en ese año la firma venezolana se quedó con el 47% que estaba en manos de la petrolera uruguaya. Al sumar el 100% del paquete accionario, el grupo venezolano anticipó un fuerte plan de inversiones junto con la estatal Enarsa que casi no se llevó a cabo. En la actualidad, la petrolera posee 45 estaciones de servicio distribuidas en Capital Federal y las provincias de Buenos Aires, Córdoba, y Santa Fe, bajo las marcas Pdvsur y Sol. Y lo particular del caso es que tiene patrimonio neto negativo, por lo que debería estar quebrada, pero el rumor de los últimos días es que está en conversaciones con Shell que se quedaría con todo el negocio.

Con este detalle se pretende advertir que estas subas inusitadas en determinados papeles crecen hasta el cielo en pocas ruedas y después dejan con el pincel colgado a muchos compradores incautos. Sin ir más lejos, ayer a nivel internacional se conoció que Yahoo registró una gran pérdida semestral en pleno proceso de la venta de su negocio central. Mientras que Nintendo, que había subido 120% por la salida al mercado de su juego Pokemon Go, ayer se desplomó casi 13%, con muchos de los que compraron en los últimos días intentando vender, y con la posición de venta colgada para mañana.

En ese contexto, siempre buscando cliente que llenen las alcancías, en el mercado local se está repitiendo que Argentina será sacada a partir de enero próximo del grupo denominado países de frontera, para pasar al grupo de mercados emergentes. Si eso ocurre, los papeles argentinos serían pasibles de ser comprados por muchos fondos de pensión e inversión mundiales que buscan ganancias con desesperación, en un mundo que sufre tasas de interés cercanas a cero.

Sin embargo, todo es muy dinámico. Ayer hubo una reunión cumbre entre la flamante Primera Ministra de Inglaterra y la Canciller de Alemania, y la conversación entre Teresa May y Angela Merkel terminó con una situación bastante tensa en la que Alemania le dice a Londres que le corresponde a los ingleses definir como seguirá la relación con la Unión Europea.

O sea, tenemos un mundo alimentado a inflador, con emisión de moneda por doquier, y con la posibilidad bastante cierta que Estados Unidos llegue a fin de año con chances de que la Reserva Federal vuelva a tocar la tasa de interés para arriba.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés