El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C

Las acciones de los bancos trepan hasta 22% en 2017

09-03-2017
Compartir

La decisión de bajar encajes a los bancos para liberar hasta $ 30.000 millones, con el objetivo de que eso vaya al crédito, algo que no está sucediendo, potencia la rentabilidad de los papeles bancarios en la Bolsa. Si bien la idea de Federico Sturzenegger & Cía. era otro, por ahora las entidades están volcando esa mayor liquidez a pases y Lebac, con lo cual obtienen una ganancia ya que pagan renta. Marginalmente, si la demanda de crédito crece, podrán ofrecer esos pesos para préstamos (con lo cual también ganan). En resumen, de la forma que sea, las entidades ganarán más y por ende crecerá su rentabilidad, lo que las transforma más interesantes para el inversor.

Así las cosas, en la city porteña dicen que la medida de Reconquista 266 potencia a los papeles bancarios. La rentabilidad de los bancos fue del 3,7% durante 2016. La cifra supuso una caída de 0,8 punto porcentual respecto del año anterior. Menos volumen y recesión explicaron el resultado. Ahora, en diciembre del año pasado ese margen creció al 3,3% en diciembre, compensando en parte el 2,8% de los últimos tres meses del año.

¿Qué papeles ven con buenos ojos en la city? Entre las acciones más atractivas, dice Mills Capital Group, papeles como Grupo Financiero Galicia (GGAL) ganan 19,56% en lo que va del año, Banco Macro (BMA) está aún por encima con una suba del 22% dentro del año y Supervielle (SUPV) acompaña con un avance del 15,85% en el mismo período.

En los últimos días, incluso, Moody's Latin America afirmó las calificaciones y evaluaciones de 15 bancos y compañías financieras nacionales de Argentina. Sin embargo, cambió la perspectiva de todas las calificaciones es escala global (GSR por sus siglas en inglés) a positiva desde estable, a la par de que hizo con el soberano. “Las modificaciones reflejan los fundamentos crediticios relativamente sólidos de las instituciones financieras argentinas, cuyas calificaciones, sin embargo, siguen estando limitadas por su fuerte interrelación con el gobierno soberano de Argentina”, advirtió la agencia.

De todas maneras, la buena performance de los papeles bancarios viene a cuento de que el sistema financiero, a pesar de todo, sigue siendo de lo más rentable en la Argentina. De hecho, el sector bancario cerró su balance 2016 con una ganancia de $ 74.560 millones, un resultado 24,4% mayor al obtenido en 2015, pero que resultó rezagado frente a la inflación del 40% acumulada en el período.

Así surge del “Informe sobre Bancos” que publicó a mediados de febrero el BCRA con información a diciembre. En ese paper, la autoridad monetaria destacó que la tasa de indexación de las ganancias “fue la menor de los últimos 8 años”, período en el que las utilidades de la banca crecieron a un promedio cercano al 42%, “con picos porcentuales de aumento del 66%, 58% y 50% en 2009, 2014 y 2013, respectivamente”, subrayó.

El desafío para el sector es seguir creciendo y generando negocios con una inflación que se acomodará a la baja. Sturzenegger quiere que las entidades ganen dinero prestando (o sea intermediando) y no gracias a la inflación, como vinieron haciendo en los últimos años de la mano del esquema kirchnerista. La caída de la tasa de interés, para aprovechar el escenario de “desinflación” le pone nuevos desafíos a los bancos que deberán ganar por volumen y no apostar a los bonos del BCRA para ser rentables en términos reales.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés