El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 18°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 18°C

La futura baja de tasas sería más suave

Según un informe de Economía & Regiones, bajarán de forma más lenta en el segundo semestre porque la caída de la inflación no se consolida.

25-07-2016
Compartir

Las tasas de interés del Banco Central caerán de forma “más suave” en el segundo semestre, dado que la desaceleración de la inflación no se consolida, según un informe de la consultora Economía & Regiones.

Luego de que el BCRA volviera a dejar la semana pasada sin cambios su tasa de interés de referencia en 30,25% anual, advirtió que “esta segunda pausa en el sendero descendente de la tasa obedece a que el Central actúa de forma precavida, esperando señales más concretas de una mayor desaceleración de la inflación”, afirmó.

“En los últimos tres meses la tasa mensual de inflación se fue desacelerando. No obstante, hay que subrayar que todavía no hay un descenso claro y consolidado de la inflación”, planteó la consultora, y agregó que “la baja de la inflación no será un proceso rápido”.

A futuro, las perspectivas no son más positivas. “Es esperable que la baja de la tasa mensual de inflación sea más suave para esta segunda mitad del año. Ya sin el impacto de tarifas sobre el IPC, ahora la inflación deberá bajar casi exclusivamente porque también lo hace la inflación núcleo. Y esta inflación núcleo es más difícil de bajar que la primera (que incluye aumentos one shoot de tarifas). En otras palabras, será muy difícil repetir el abrupto descenso de la tasa mensual de inflación que se registró en tan corto tiempo (últimos tres meses); donde ya explicamos que pasó de 6,7/6,5% (abril) a 3,1/2,9% (junio) mensual, para el IPC CABA y Congreso respectivamente”, evaluó el informe.

¿Porque la inflación no baja más rápido? Según la consultora, “los retardos de la política monetaria son el primer y principal obstáculo”. “La política monetaria impacta sobre precios con un rezago de 12 a 18 meses, y como Vanoli fue acelerando paulatinamente el ritmo de emisión durante de todo 2015 hasta dejar una emisión creciendo al 47% anual, este año tendrá un piso alto de inflación por culpa de la gestión kirchnerista”, advierte. Segundo, está el problema de las expectativas inflacionarias que “se mantienen elevadas y en consecuencia la inflación tarda más en bajar”. Y finalmente, “en este mismo sentido juegan las Lebacs y su tasa de interés, que generan expectativas de déficit cuasi fiscal, emisión e inflación y terminan atentando contra un descenso más rápido de la inflación”.

En esa línea, y dado que “el Banco Central mueve las tasas en función de la inflación esperada”, la consultora “proyecta que la tasa de referencia baje en forma más suave en comparación a lo registrado en los últimos dos meses”. De hecho, el relevamiento de expectativas de mercado (REM) que el Banco Central que conduce Federico Sturzenegger volvió a sacar recientemente muestra que las expectativas están alineadas en función de un descenso más suave de la tasa mensual de inflación y de interés para lo que resta del año. Mientras que la tasa de interés de referencia bajó 775 puntos básicos en solo dos meses, de 38% abril a 30,25% en junio, el mercado espera en promedio que la tasa baje solo 490 puntos básicos más en un periodo más largo de seis meses (de 30,25% a fin de junio a 25,35% a fin de diciembre).

Esta expectativa del mercado fue convalidada la semana pasada por Sturzenegger, quien dijo que “la baja de las tasas va a ser más cautelosa en el segundo semestre dado los pisos que hemos observado”. A su vez, añadió que la BCRA fijará tasas en línea con lo que esperan los privados de cuatro o cinco puntos por encima de la inflación.

“En cuanto a la decisión de tasa versus dólar, seguimos manteniendo la perspectiva de que mayores bajas en la tasas no deberían materializarse en una suba importante del dólar, porque en las próximas semanas podrían empezar a ingresar divisas por el blanqueo de capitales. Es decir, de corto plazo el tipo de cambio real presentaría tendencia ligeramente apreciadora con un dólar perdiendo poder adquisitivo en el mercado doméstico”, observa la consultora.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés