El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

Inversores vs. inversoras: ¿quién lo hace mejor?

¿Existe alguna relación entre el género del inversor y la estrategia de negocios que se debe seguir? Varios estudios científicos así lo demuestran.

21-07-2016
Compartir

por Dolores Ugarte

Existe alguna relación entre el género y la estrategia de negocios que se debe seguir? Aparentemente, sí. Según las últimas investigaciones, los inversores, más allá de su perfil de tolerancia al riesgo, tienden a actuar de manera diferente dependiendo de si son hombres o mujeres.

En esta línea, sin duda alguna las oportunidades en la escena financiera están presentes y la estrategia para dar con ellas puede variar en función del sexo. ¿Cuál será más efectiva, qué deberán tener en cuenta los inversores, y las inversoras?

Impulsividad versus tranquilidad

Según un artículo escrito por la cofundadora y CEO de la firma de inversiones Ellevest, Sallie Krawcheck, los inversores tienden a sucumbir ante el pánico con mucha más facilidad que las mujeres. En consecuencia, en algunas oportunidades éstos toman decisiones de negocios erróneas.

Para combatir esta tendencia, la especialista sugirió a los traders hombres mantenerse al margen, controlar sus nervios y dejar que el mercado siga su curso.

En relación a ello recordó la crisis financiera de 2008, momento en el que este grupo abandonó masivamente las posiciones en renta variable en un timing incorrecto, perdiendo mucho dinero en el proceso y sin posibilidades de incurrir en buenas jugadas una vez que las acciones repuntaron.

El caso de las inversoras es totalmente distinto puesto que la tranquilidad es el lema de su cartera.

Aunque esto parezca positivo, la realidad es que los extremos nunca son beneficiosos. Comparativamente con los hombres, el portafolio de aquéllas podría carecer de posiciones debido a su pasividad. En vista de que el momento es propicio para salir a la cacería de oportunidades subvaluadas, este comportamiento debe cambiar.

Es por ello que, con una perspectiva de largo plazo como la que ya manejan muchas y con bajos niveles de preocupación, el género femenino puede rebalancear su cartera y potenciar sus ganancias.

Como se puede observar, el reto es diferente para cada grupo de inversores. Sin embargo, no se trata de una regla exacta y existen algunos que difieren de la misma. Pero, en términos generales, estas son las tendencias presentes, según Krawcheck.

Las mujeres se animan menos

Además de que las inversoras suelen ser más calmas a la hora de invertir, la realidad es que son pocas las que se adentran en ese campo. Esto está relacionado con varios factores. Uno de ellos, es la menor disponibilidad de dinero.

A pesar de que en todos los campos laborales hay presencia de mujeres, desde posiciones de gerencia general hasta las técnicas y las junior, aún es una realidad que sus salarios no son iguales a los de los hombres.

Hay una brecha que, en el caso de Estados Unidos, llega a alrededor del 20%. En Argentina, entre los trabajadores promedio, las mujeres ganan 36% menos que los hombres.

Aunque parezca solo una cifra, esto ya pone en evidencia la desventaja económica en la que se encuentran y tiene un efecto dominó en cuanto a la libre disponibilidad de sus ahorros.

Varios estudios de comportamiento frente a las finanzas demuestran que por esta razón, a pesar de su destreza natural para las finanzas, las mujeres tienden a tener menos confianza al momento de invertir.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés