El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

Fuerte incertidumbre en la economía global por Brexit

Los mercados enfrentan una gran volatilidad entre las bajas bursátiles y la acción de los bancos centrales.

27-06-2016
Compartir

La economía global empieza una semana de fuerte incertidumbre después del terremoto del Brexit, con posibles caídas en los mercados que podrían ser contrarrestadas por medidas de emergencia de los bancos centrales, en un clima financiero convulsionado por las especulaciones sobre el futuro del Reino Unido y la Unión Europea.

En Australia, la libra esterlina abrió hoy con nuevas bajas tras derrumbarse hasta 10% el viernes. Las Bolsas de Asia operaban mixtas en los primeros minutos, con avances en las acciones japonesas y retrocesos en los valores coreanos. El petróleo caía alrededor de 1% y los futuros de Wall Street indicaban tomas de ganancias leves.

Las Bolsas mundiales perdieron 2,08 billones de dólares el viernes luego de la intempestiva decisión británica de abandonar la UE por un margen de 52% a 48%. Fue la mayor pérdida en la historia para los mercados de acciones globales, superando incluso a la que se desató con la quiebra de Lehman Brothers en 2008 y otras crisis financieras.

Jaime Caruana, el gerente general del Banco de Pagos Internacionales (conocido como BIS por sus siglas en inglés), dijo ayer que los principales organismos monetarios actuarían para evitar un desplome financiero por los temores sobre la votación británica. “Con una buena cooperación a nivel global, confío que la incertidumbre podrá contenerse”, sostuvo.

El viernes, la Reserva Federal de Estados Unidos dijo que estaba lista para ofrecer dólares ante cualquier faltante serio de liquidez en el sistema bancario, por medio de sus líneas de “swaps” con los otros bancos centrales. Mensajes similares emitieron el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra y el Banco Popular de China.

Los operadores quieren saber ahora si Londres efectivamente cortará con Bruselas, lo que podría agudizar el desplome de los mercados, o si se abre alguna ventana para deshacer el Brexit. Esto podría dar algún sustento a las plazas financieras sin necesidad de recurrir a los fondos de los bancos centrales, que ya enfrentaban un panorama complejo antes del intempestivo referendo británico.

El cuadro era muy confuso tanto en la política del Reino Unido como en el frente de sus socios europeos. Londres todavía no anunció oficialmente a Bruselas la decisión de dejar la UE, por lo que en la práctica, Gran Bretaña sigue formando parte del bloque. Como el primer ministro David Cameron renunció luego del referendo, el paso formal quedaría para dentro de unos tres meses, cuando esté nombrado su sucesor.

Pero incluso quien tome el puesto de Cameron podría evitar esto y en cambio anticipar las elecciones parlamentarias que están programadas para 2020. Por esto, cobró relevancia la política interna británica, que estaba en una situación fluida, con crecientes rebeliones dentro del laborismo liderado por Jeremy Corbyn y entre los conservadores por igual.

La puesta en vigor del Brexit enfrenta otros obstáculos. Uno de ellos es Escocia, donde la primera ministra Nicola Sturgeon reforzó sus advertencias de que los parlamentarios de su país podrían bloquear el proceso legal del Brexit, o incluso llamar otra vez a un referendo por la independencia para seguir dentro de la UE. Aparte, más de tres millones de británicos habían firmado una petición para pedir la realización de un segundo referendo.

En el continente no había mayor claridad. Mientras que la canciller alemana Angela Merkel pareció dispuesta a esperar que las aguas se aquieten, el presidente francés François Hollande dijo que los británicos deberían ser consecuentes con el referendo y comenzar cuanto antes el “divorcio”. Para lidiar con el Brexit, Europa designó al belga Didier Seeuws, un diplomático de carrera, lo que podría dar aire al enfoque moderado.

“Los eventos del fin de semana nos sugieren una probabilidad de alrededor de un tercio de que habrá un nuevo referendo o una nueva elección (en Reino Unido) en los próximos doce meses, que podrían revertir esta decisión (del Brexit)”, dijo un informe de TD Securities. “Pero de todos modos vemos una chance limitada por ahora de un cambio en los próximos meses que pueda acer que los mercados comiencen a revertir la aversión al riesgo”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés