El Economista - 70 años
Versión digital

vie 15 Oct

BUE 18°C

Versión digital

vie 15 Oct

BUE 18°C

En la city dicen que el dólar tiene un piso en $ 14,45

07-03-2017
Compartir

En el mercado financiero saben que el dólar tiene una innegable tendencia a la baja. Ayer la divisa cerró con una leve recuperación para llegar a $15,48 para la punta vendedora. Pero, entre los especialistas en cambios de la city, detectan que el “piso” del dólar mayorista está en $14,45 y que cada vez que suele testear esos valores, aparece el tan ansiado repunte.

“El dólar va para abajo pero parece costarle seguir cayendo mucho más de $14,45. Parece que a esos precios la oferta de divisas afloja y aparecen más compradores que lo hacen frenar”, explicaban desde una mesa de dinero bancario. “Ese nivel debería ser el nuevo piso del dólar”, arriesgan.

Algunos atribuyen el rebote del dólar a que se conocieron datos de una nueva caída en los ingresos de exportadores de cereales y oleaginosas. Según la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), entidades que representan un tercio de las exportaciones argentinas, la semana pasada vendieron US$ 199 millones contra los US$ 222,53 millones de la semana anterior.

Algunos en el mercado dicen que los exportadores, a estos precios, aflojan sus ventas. Sería algo lógico ya que el atraso cambiario los perjudica. Por eso es que se descarta que la temporada de venta fuerte de divisas, que comienza a fines de marzo y principios de abril, sea mucho más tenue. Más aún porque ahora no tienen que liquidar en un plazo específico. Se especula con que habrá liquidación pero sólo para mantener “el negocio” pero los que tengan espaldas, esperarán a que el dólar suba más. Lo que tienen que vender por la cosecha se calcula en US$ 26.000 millones este año, unos US$ 2.000 millones más que el año pasado. “Pasamos de la época kirchnerista donde te amenazaban con abrirte los silobolsas porque no había un dólar partido al medio, a ahora donde el Gobierno festeja porque

los chacareros ya avisaron que no liquidaran tanto y se esfuma el efecto estacional”, resumía un operador cambiario. “Para el Gobierno, que no hay lluvia de dólares comerciales es buena noticia porque si ingresaran tantos dólares el tipo de cambio se iría al subsuelo”, graficaba.

Por eso es que el Gobierno no tiene apuro en repatriar los US$ 6.000 millones del REPO a los bancos extranjeros que se pautó en enero y nunca llegaron. Esa operación financiera podría nunca concretarse. Ya durante el primer bimestre del año ingresaron más de US$ 12.500 millones por emisiones de deuda soberana, corporativa y provincial, que aplastaron al dólar.

A eso se suma que siguen viniendo los inversores del exterior con dólares a hacer la bicicleta financiera. Entran billetes verdes para posicionarse en activos en pesos que pagan 22% como las Lebac o bonos como los Botes o Bontes del Gobierno y así se ganan una fortuna en moneda dura (al estar regalado el dólar en la Argentina). Todos los caminos llevan a profundizar el atraso cambiario, algo innegable en el mundo de los economistas y los banqueros, y sólo ninguneado por el BCRA.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés