El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

El BCRA festeja la desinflación, pero los precios se aceleran

07-02-2017
Compartir

El jueves se publica el IPC GBA del Indec y ahí se tendrá el dato oficial definitivo para la inflación de enero. Además, el viernes saldrá el IPC CABA. Mientras tanto, las especulaciones respecto a la nueva aceleración inflacionaria que se estaría por dar a conocer (diciembre dio 1,2%) se van alimentando de la mano de las publicaciones de los diferentes institutos y consultoras.

Para el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITEGA) y para Economía & Regiones (E&R), en enero los precios subieron en promedio 1,6%. Para Elypsis el incremento es de 1,7%. Para el Estudio Bein, 1,8%. El consenso de Bloomberg prevé una de 1,7%.

Enero caliente

El Indice de Relevamiento de Precios (IRM) de ITEGA dio 1,6%. Estos incrementos se justifican principalmente por unos precios estacionales, como los de esparcimiento, que subieron 3,8% y por unos regulados, transporte y comunicaciones, que se alzan 2,1% de la mano de la suba en los combustibles. Y la cosa no pinta mejor para los próximos meses: “La inflación continúa mostrando reticencia a perforar el piso de 1,5% mensual. La suba de tarifas de energía eléctrica, además de otras autorizadas, como en medicina prepaga, pondrán un piso alto a la inflación del mes de febrero”. E&R, que también vio una inflación de 1,6% en enero, sostiene que los aumentos esta vez se explican por los capítulos de vivienda, que incrementaron 5,6%, por alimentos y bebidas al 1,1% (esto implica una desaceleración con fuerte componente estacional respecto a diciembre) y por combustibles, que subieron 7,7%. De esa forma esos rubros agregaron 0,75 puntos, 0,4 puntos y 0,3 puntos al IPC de E&R, respectivamente.

Lo peor está adelante

Un reciente informe de Portfolio Personal señala que el consenso de Bloomberg prevé una variación del IPC GBA de 1,7% para enero, y eso implicaría una fuerte aceleración respecto al 1,2% de diciembre. Y resalta un detalle importante: “Este dato no se verá influido por los aumentos de tarifas anunciadas la semana pasada, que correrán sí para el cálculo de febrero”. Y ese punto es clave, ya que al menos durante los primeros cinco meses del año, tras las celebraciones que protagonizó el BCRA de cara a la desinflación, la inflación promete volver a convertirse en un problema: no permitiría perforar el piso de 1,5% mensual y menos aún llegar al 1,3% promedio que es necesario para cumplir con la mentada meta del BCRA de 12-17% en 2017.

La segunda ronda

“Se espera, según el REM de enero, una inflación del 1,7% (según el promedio de los encuestados, la mediana da 1,8%) en febrero, por arriba del 1,5% que se esperaba en diciembre. Luego, entre marzo y julio, las alzas esperadas se mantienen entre 1,5-1,6%. Incluso no descartamos que ya analizado el impacto en la suba de tarifas con mayor profundidad en las últimas horas, estos números sean revisados al alza en el muy corto plazo”, expresa Portfolio Personal.

La consultora ACM considera que por el cambio de ponderación del Indec, que le da menos importancia relativa a las tarifas, en enero-marzo tal vez la aceleración no sea tan pronunciada pero que, por los efectos de segunda ronda, cabe esperar que desde entonces hasta mayo los IPC GBA tengan un lastre de entre 0,2 y 0,3 puntos mensuales.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés