El BCRA definirá las tasas quincenalmente

26-01-2017
Compartir

El presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, anunció ayer que la tasa de interés de referencia se dará a conocer cada 15 días a partir de marzo, en lugar de hacerlo semanalmente como hasta ahora.

“Fue muy válido fijar la tasa de interés de referencia una vez por semana (en un contexto de alta inflación y durante la transición de un gobierno a otro), pero a partir de marzo vamos a tomar las decisiones sobre la tasa cada 15 días”, dijo al iniciar su Informe de Política Monetaria.

“Uno tiene que visualizar un proceso de inflación y poner la tasa en función de ese proceso. En todos los países del mundo las decisiones (de tasa) se toman entre ocho y 12 veces por año y acá estamos tomándola una vez por semana, algo que fue muy lógico pero que debe ir a una transición a tasas más espaciadas”, aseguró.

Por su parte, Julio Piekarz, ex gerente general del BCRA, dijo a El Economista que “Argentina es una economía muy volátil en un proceso lento de estabilización fiscal y monetaria, entonces se justificaba tener definiciones de tasa más frecuentes. Pero en la medida en que la inflación va lentamente bajando y hay menos volatilidad nominal, es razonable que se espacien un poco los anuncios de tasas”.

En cuanto a las Letras del Banco Central, Struzenegger confirmó que la de la semana habrá la última licitación cada siete días y que después serán mensuales.

Cambio de paradigma

Los mercados miraron con buenos ojos en su momento la decisión del Central de empezar a usar desde este año como referencia la tasa de pases y no la de las Lebacs. Entre otras cosas, los analistas aseguraron que esto le permitirá a la entidad monitorear más de cerca las variables monetarias y le dará más previsibilidad al sistema financiero.

A través de las operaciones en el “corredor de pases” (con tasas activas y pasivas en cada punta), los bancos y el BCRA se venden títulos o bonos para recomprar luego una cantidad determinada a un precio fijado de antemano en una fecha determinada. Si el Central vende, el pase es pasivo, y si compra es activo, mientras que la diferencia entre el precio de venta y el de recompra en una operación marca las tasas. Desde este año, la entidad manifestó que su intención es tomar como referencia la tasa situada en el centro de este “corredor” -entre las bandas marcadas por las tasas activas y pasivas- y sacar del centro de la escena a las Lebac.

El principal beneficio de cambiar las tasas de las Lebacs a la de pases, aseguró recientemente Sturzenegger, es que una tasa a un plazo más corto como ésta última (que es a siete días, contra 35 la de menor duración de las Lebac) le permitirá al BCRA un monitoreo más constante del mercado. Según dijo, poner el ojo en los pases le dará al Central “mejores referencias diarias sobre las expectativas del mercado”.

Por otra parte, otro efecto benéfico del nuevo sistema es que le permitirá al BCRA “limpiar” el gran stock de Lebacs que tiene acumulado. Hasta el propio Sturzenegger reconoció que esto debe corregirse: “(El cambio) permitirá pasar de 36 series de Lebac en circulación a 9, lo que facilitará su negociación en mercados secundarios”. Si bien la entidad no dejará de emitir las Letras más largas, el plan será que empiece a incrementarse el volumen del mercado de “pases”.

El mercado venía mirando con preocupación el enorme crecimiento que tuvo el stock de Lebac durante el año pasado, mientras el Central se esforzaba por absorber pesos para controlar la inflación. De hecho, Sturzenegger tuvo que admitir recientemente que el BCRA debió emitir $ 125.000 millones adicionales en Letras para absorber el exceso de liquidez que había generado una compra de dólares para reservas por US$ 7.300 millones.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés