El Economista - 70 años
Versión digital

lun 06 Feb

BUE 31°C
Versión digital

lun 06 Feb

BUE 31°C

El BCRA baja encajes y libera pesos al sistema

03-03-2017
Compartir

Tal como lo había adelantado el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, hace unas semanas, el BCRA decidió rebajar en 2% los encajes bancarios y revertir así parcialmente el aumento del 4% que había dispuesto el año pasado.

Según estimaciones de varios analistas, esto liberará unos $ 30.000 millones al sistema financiero. Según lo dispuesto, el encaje para cajas de ahorro y cuentas corrientes pasó de 22% a 20% y para los plazos fijos bajaron de la siguiente manera: de 16% a 14% a 30 días, de 12% a 10% a 60 días, de 7% a 5% a 90 días, 1% a hasta 180 días y más de eso en 0%.

Esta medida ya había sido anticipada la semana pasada por Sturzenegger, cuando habló en un evento organizado por el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF). En ese sentido, señaló entonces: “El nivel de tasas de plazos fijos de los últimos meses se ha ubicado un tanto bajo para nuestro gusto y vale la pena recordar que el BCRA impone una suerte de impuesto a los bancos a través de los encajes. Quizás va llegando el momento de transitar un camino de reducción paulatina en el valor de estos encajes para permitir una mayor tasa de depósitos y consolidar el crecimiento del sector financiero”.

Objetivos

En esa línea, uno de los objetivos del BCRA con la medida es mejorar la tasa que los bancos pagan por los depósitos a plazo fijo a sus clientes. Según la entidad, "la reducción de encajes puede mejorar las tasas que las instituciones pagan por los depósitos a plazo", ya que en la práctica el encaje "actúa como un impuesto a los depósitos bancarios". Esto va en consonancia con el "eje central" del Central de "fomentar un sistema financiero más profundo", cuya clave para conseguirlo "es que el ahorro en los bancos se vuelva más atractivo".

La medida del Central se enmarca en la fuerte baja de tasas que vienen teniendo las colocaciones en pesos. Según un informe de Mills Capital Group, en febrero el promedio de tasas de los plazos fijos cayó al 16,8%, cuatro puntos debajo de la inflación esperada del 20,8% y muy abajo de los rendimientos de más del 22% que ofrecen las Lebac y los bonos en pesos.

Así, la tasa promedio que pagan los bancos por depósitos a plazo fijo menores a $ 100.000, cayó casi un punto durante el año, del 17,5% en diciembre al 16,8% en febrero. En este sentido, con expectativas de inflación en cerca del 20,4% para este año según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA, es claro que los ahorristas no tienen tasas reales positivas. A los mayoristas les va un poco mejor, pero tampoco alcanzan a ganarle a la inflación: la tasa Badlar en bancos privados rondaba hace unas semanas el 20,1%.

Eric Ritondale, economista jefe de Econviews, aseguró a El Economista que un efecto de la baja de encajes es que "debería bajar tasa de los prestamos, sobre todo al consumo, que no bajaron tanto como el segmento corporativo". Pero dijo que será un efecto "indirecto y ni siquiera inmediato" el traslado de la medida a la tasa de los plazos fijos.

Por otra parte, el BCRA dijo que tomó la medida porque, luego de dejar de ser depositario de los billetes de los bancos, "un efecto colateral es que, al no poder descargar automáticamente en el Central sus excedentes de billetes, el sistema bancario debe mantener un mayor nivel de efectivo en sus tesoros". Así, "en la práctica, esto implica un aumento en la proporción de dinero inmovilizado que la reducción de encajes viene a contrarrestar".

Respecto al efecto sobre los agregados monetarios, el Central aseguró que "a pesar de que la medida produzca una baja en la base monetaria, se espera que no afecte la cantidad de dinero, que se determina endógenamente según los niveles de actividad y tasa de interés".

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés