El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

Dólar y tasas en baja, con acciones y bonos sin fuerza

18-11-2016
Compartir

por Luis Varela

A pesar de estar registrándose dentro de Estados Unidos la tasa de inversión más baja de los últimos setenta años, buenos datos de la economía norteamericana volvieron a convencer a los operadores de que diciembre se viene, sí o sí, con suba de tasas en la Reserva Federal.

Ayer se conoció que las solicitudes de subsidios por desempleo en EE.UU. cayeron a un mínimo de 43 años y que los inicios de construcción de casas subieron a un máximo en nueve años en octubre (emergiendo de la crisis de las hipotecas de 2007). Y, detrás de esas dos novedades, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, salió a decir que ese organismo podría subir las tasas de interés en EE.UU. “relativamente pronto”.

La reafirmación le dio más brío a la aspiradora de capitales en que se convirtió Estados Unidos desde el triunfo de Donald Trump y, en consecuencia, el dólar volvió a subir contra todas y cada una de las monedas del mundo, salvo por supuesto contra el peso argentino, que sigue volando, gracias a la llegada de capitales que se están amontonando por el blanqueo.

En su relación con el euro, el dólar subió ayer a su mayor valor de un año (1,06 dólares por euro desde los 1,15 dólares tocados en mayo). Y contra el yuan el billete verde llegó a su mayor valor en ocho años: a principios de 2014 la paridad era de 6,05 yuanes por dólar y ayer cerró a 6,90 yuanes por billete verde.

De igual modo, en Japón, donde se pagaban 100 yenes por dólar en agosto, ahora se pagan 110. En México el billete trepó hasta 20,32 mexicanos, el valor más alto de la historia. También subía en Chile, hasta 676 pesos. E incluso se dio vuelta en Brasil, donde volvió a subir, alcanzando un valor de 3,42 reales por dólar, una cotización que no se veía desde que Dilma Rousseff estaba todavía en el poder.

En Argentina, en cambio, después del respingo que anotó entre el viernes y el lunes pasado, el billete verde estuvo para abajo el martes, el miércoles y ayer, producto de un fuerte ingreso de divisas a los bancos, con muchos contribuyentes apurados para completar los números del blanqueo de dólares del colchón (este trámite vence el lunes próximo), que según algunos financistas podría superar incluso la estimación de US$ 8.000 millones de dólares (veremos).

Lo concreto es que esta tercera baja ubicó al dólar tres centavos por debajo del cierre del miércoles, con el mayorista en $ 15,51, el oficial a $ 15,70 y el blue terminando sin cambios a $ 15,80. Debe decirse que estos valores son muy similares a los vigentes a fines de febrero o marzo últimos. Y desde ese momento la inflación interna tuvo una variación acumulada del 33%, por lo que el país está sufriendo una alta inflación en dólares, factor que complica notablemente la productividad y el comercio exterior.

Con ese marco cambiario, las operaciones con tasas de interés también van orientadas a la baja, con los bancos pagando por los plazos fijos tasas que van del 17,8 al 18,8% anual. Y se enfrió incluso el call money, que operó entre 23% y 25% anual, con las entidades actuando con mucha mayor comodidad que las tasas del 30% anual que manejaron al principio de esta semana.

El mercado de bonos, también muy atado al blanqueo, operó un muy alto volumen de negocios y muy leve incremento en los precios, tras varias ruedas a la baja. El 80% de lo operado en bonos se transó en 7 títulos: AA17 29%, DICA 17%, AY24 16%, AA26 6%, DICY 4%, AF17 4% y I14D6 4%. Hubo una suba del 1 al 2,3% para los bonos PAP0, TS18, BPMD, TO23, TM18, I30N6, CEDI, TVPA y PMO18. Y una baja del 0,5 al 2,7% para los bonos PBM24, PUM21, CO17, DICA, BPLDD, BD2C9, BPLD, PARP y AA21.

Con las acciones no está pasando lo mismo. El volumen operado mejoró algo pero sigue siendo reducido: hubo negocios con papeles privados por $ 363 millones. El 80% de lo operado en acciones se transó en diez papeles: Petrobras Brasil 46% de los negocios (notable), YPF 6%, Pampa Energía 5%, Cresud 5%, Tenaris 3%, Consultatio 3%, Aluar 3%, Galicia 3%, Transener 3% y Francés 2%. Con ese reparto, en los precios hubo subas del 2% al 6,7% para Costanera, Longvie, Grimoldi, Dycasa, Consultatio, Esmeralda, Transener, Agrometal, Andes, Garovaglio, Semino, Domec y Grupo Oeste. Y bajas del 2% al 10% para TGLT (fuerte caída en este papel), Rosenbusch, Petrobras Argentina, YPF, Casado, Molinos, Petrobras Brasil y Caputo. Entre los ADR argentinos en Nueva York se vieron subas del 1% al 3,6% para Nortel, Cresud, TGS, Macro, Francés, IRSA y Pampa Energía; y una baja del 2% al 2,3% para YPF, Petrobras Argentina y Ternium.

El mundo de negocios sigue con dudas porque el cuadro oficial sigue siendo el mismo. No hay muestras de baja en el rojo fiscal y el Ejecutivo sigue empecinado en tomar deuda para tapar todos los agujeros. Ayer se anunció la emisión de una nueva Letra por US$ 1.000 millones, un instrumento que vencerá el 6 de marzo de 2017 y ofrecerá una tasa nominal anual de 3%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés