Dólar en baja: preparan medidas para frenar la caída

Con una fuerte entrada de dólares, el contado con liqui perforó el piso de $14. El equipo económico quiere que las multinacionales giren dividendos y prepara medidas para enfrentar la abundancia de dólares. Mientras tanto, las acciones y los bonos siguen perdiendo terreno.

24-05-2016
Compartir

Con tasas de interés, bonos y acciones en baja, todos colocados en un tobogán que ya cumple un mes (desde que se firmó el acuerdo con los buitres), el principal tema de la apertura de los mercados de esta semana fue, otra vez, la preocupación por la baja del dólar.

Ayer entró una fuerte cantidad de divisas, fundamentalmente por el cobro de la cosecha, pero también por capitales golondrina que vienen a aprovechar el negocio financiero que permite un dólar estancado con tasas de interés que no se consiguen en ninguna otra parte.

 Un informe de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) indicó que la semana pasada ingresaron vía la agro exportación nada menos que 821 millones de dólares, 22% más que en la semana anterior, y ayer la tendencia se habría incrementado.

Con eso, el dólar mayorista achicó hasta un precio de 14,02 pesos, con los bancos oficiales comprando billetes verdes, y con el Banco Central incrementando reservas en US$ 237 millones. Pero el flujo de divisas que entra a través de la compra venta de bonos fue todavía mayor, llevando al contado con liquidación a un precio de $13,97, su menor valor desde mediados de enero.

La baja del dólar está preocupando a los funcionarios del equipo económico, porque están empezando a comprender que al menos hasta mayo no se ha iniciado un proceso consolidado de descenso en la inflación en pesos, y con la baja del dólar, Argentina está sufriendo una inflación en dólares aún mayor, que estaría en el 43% anual, dejando completamente fuera de juego a las industrias que viven de la exportación.

La preocupación llega a tal punto que ayer mismo varios miembros cercanos a Prat-Gay se reunieron con empresas multinacionales de primera línea para pedir algo impensado en Argentina: “Por favor, giren dividendos, la cantidad de dólares que está entrando nos está complicando seriamente”.

Esta cuestión estructural empieza a mostrar hilachas que habían desaparecido. Ayer, por ejemplo, el dólar oficial bajó 5 centavos, hasta $14,31, pero el dólar blue se mantuvo sin cambios, en $14,67, por lo que la brecha cambiaria ?que había desaparecido? está otra vez creciendo, por ahora hasta el 3%.

A su vez, Federico Sturzenegger deberá resolver hoy si vuelve a bajar la tasa de las Lebac (ya las redujo de 38 a 37 y a 36,75% anual), pero tiene un ojo colocado en la herencia que le dejó su antecesor Alejandro Vanoli.

Entre fines de mayo y el cierre de junio vence el 25% de las operaciones de futuro con el dólar que se realizaron en los últimos meses del kirchnerismo. El BCRA todavía tiene adentro contratos por 4.000 millones de dólares que debe pagar. Una vez que sean cerrados, Sturzenegger tendrá las manos libres para actuar de manera más decidida sobre el tipo de cambio.

La preocupación llega a tal punto que ayer mismo varios miembros cercanos a Prat-Gay se reunieron con empresas multinacionales de primera línea para pedir algo impensado en Argentina: “Por favor, giren dividendos, la cantidad de dólares que está entrando nos está complicando seriamente”.

En el mercado se pensaba hasta hace dos meses que el dólar de fin de año iba a cotizar a $18. Hace tres semanas esa posición fue rotando, hasta un valor del orden de los $17. Y ayer un economista de la talla de Miguel Kiguel salió a estimar que el dólar de diciembre puede terminar entre 15,50 y 16 pesos, con la tasa de las Lebac en el 25% anual y los plazos fijos en la zona del 21%.

Por supuesto, todo está supeditado a las reglas del juego. Se sabe, el BCRA prepara junto a la CNV medidas para incentivar a los inversores en el mercado local, pero el verdadero centro de atención tiene que ver con las barreras que está pidiendo Macri para los capitales golondrina.

De hecho, el Presidente le pidió al equipo económico que suba los encajes (que fije una inmovilización del 30%) para el dinero que viene de afuera para encarecer las inversiones especulativas, y que ese dinero tenga la obligación de quedarse al menos un año en el país.

 Una decisión similar fue tomada por el exministro Roberto Lavagna en tiempos de Néstor Kirchner como presidente, también en momentos en que los capitales pugnaban por obtener beneficios rápidos en la Argentina.

Por otra parte, el Ejecutivo dispuso ampliar en 1.143 millones de dólares la emisión del Bonar 2020 para cancelar deudas del Estado.

Con ese marco, los bonos argentinos enfrentaron otra jornada con precios hacia abajo. Con menos volumen de negocios, se registró una suba del 0,5 al 0,7% para los bonos A2S6, BDED, BPLDD y AA46C, pero una baja del 1 al 4,3% para los bonos DIY0, BDC18, BDC19, CO17, PMO18, BDC20, BPLD, BADER y BPLE.

La Bolsa de Buenos Aires tampoco tuvo buenas noticias. Con un mercado externo en general tranquilo (petróleo y Bolsas casi no se movieron afuera), el índice MerVal de papeles líderes fue otra vez el peor de todos, con una baja del 1,44%. Con una fuerte entrada de dólares, el contado con liqui perforó el piso de $14. El equipo económico quiere que las multinacionales giren dividendos y prepara medidas para enfrentar la abundancia de dólares. Mientras tanto, las acciones y los bonos siguen perdiendo terreno.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés