Dólar a la baja, bonos firmes y acciones con nuevo récord

23-01-2017
Compartir

por Luis Varela

La tercera semana del año fue dominada por dos elementos muy destacados: por un lado, Argentina se aseguró el financiamiento para lo que resta de este año y, por el otro, Donald Trump llegó a la Casa Blanca: todos esperaban un hecho disruptivo; su discurso fue disonante y proteccionista, pero los mercados lo sintieron bastante poco.

El resultado de esas dos circunstancias derivó en un mercado con el dólar a la baja (tanto afuera como adentro), bonos argentinos sostenidos después de una gran zona de debilidad y Bolsas del mundo mixtas, con los mercados desarrollados apenas en baja y las Bolsas latinoamericanas en alza, y dentro de eso, con el índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires logrando un récord absoluto, aunque sin un volumen lo suficientemente importante como para cantar victoria.

Debajo de esa reacción del mercado, el titular del Banco Central sigue haciendo un trabajo interesante con el dinero. Desactiva las Letras del Banco Central una herramienta que se había convertido en algo demasiado popular. El stock total de dinero tomado en Lebac era en octubre 37% más alto que el dinero en circulación. Ahora bajó la tasa de las Lebac a 23,5% anual las letras cortas y 22% anual las letras largas (entre 1,5 y 3 puntos menos que la inflación esperada por Di Tella) y ahora el stock de Lebac está “sólo” 5% por encima del circulante.

Contrariamente a lo que habían pronosticado los expertos, el dinero que sale de las Lebac no se está yendo hacia el dólar, sino al nuevo instrumento ideado por el BCRA: los pases a siete días, una herramienta a la que sólo recurren, al menos por ahora, los inversores más expertos. Por pases, el BCRA sigue pagando 24,75% anual (igual menos que la inflación esperada), pero siete puntos por encima de la estafa de los plazos fijos, que pagan entre 17 y 18%, o sea siete u ocho puntos menos que la inflación.

Con todo esto, Argentina empieza a tener un BCRA que se va dedicando cada vez más a una tarea más parecida a la de los bancos centrales del mundo: la negociación del dinero a días vista, sin meterse tanto en el largo plazo. Con esto se desactiva una bomba que se ceñía sobre el dólar, justo en el momento en el que Donald Trump llega a Washington y, sorpresivamente, casi como eje principal de su discurso, dijo que el dólar está caro contra otras monedas.

En realidad, en el mundo el dólar dejó de subir desde mediados de diciembre. A nivel local, el billete verde también se desinfló: el oficial terminó a $ 16,19 y el blue achicó hasta $ 16,86. En lo que va de este año el dólar prácticamente no se mueve y en los últimos doce meses (con una inflación CABA que dio 41,3%) el tipo de cambio oficial subió apenas 16%.

Y en línea con la debilidad del dólar en Argentina, el billete verde también se derrumbó en el exterior en las últimas cinco semanas: bajó de 3,45 a 3,16 reales en Brasil, de 117,9 a 114,6 yenes en Japon, de 680 a 656 pesos en Chile, de 0,96 a 0,93 euros en Europa e incluso de 0,82 a 0,81 libras en Gran Bretaña. Sólo se mantiene firme en México, pero en las últimas horas cedió de 22 a 21,60 pesos.

Con el dólar más débil, las materias primas recibieron la entronación de Trump con tendencia mixta. El petróleo estuvo muy oscilante, en torno a los US$ 53. Las onzas de oro y plata volvieron a la zona de máximos de sesenta días. Los metales básicos dieron una señal diferente: el aluminio logró máximos de 21 meses, pero el níquel y el estaño cayeron fuerte, casi 4% ni bien empezó a retumbar el primer discurso del nuevo Presidente norteameriano. Y la soja, por problemas climáticos argentinos, está en máximos de seis meses.

Frente a todo este mosaico, como el debut de Trump no fue tan amenazante como se esperaba, las Bolsas del mundo siguieron sonriendo. Es más, el viernes Trump logró algo no visto en medio siglo: por primera vez en más de cincuenta años, Wall Street recibió con subas a un nuevo presidente. En el balance semanal, con todo, solo las Bolsas latinoamericanas estuvieron para arriba: San Pablo subió 1,4%, Buenos Aires ganó 0,8%, Chile 0,5% y México 0,3%. La Bolsa de Frankfurt estuvo neutra (0%), Wall Street bajó 0,3%, Tokio declinó 0,8% y Madrid fue la peor de todas con un descenso del 1,4%.

En promedios, las Bolsas del mundo ya no son un jolgorio. En lo que va del año la Bolsa argentina sube 13% y está en un récord en pesos (por primera vez arriba de 19.000 puntos) y a menos de 1% de su récord histórico en dólares (1.186 puntos), San Pablo sube 7%, Chile 2,5%; Frankfurt, México y Nueva york avanzan 1,5%, y Madrid y Tokio están en positivo pero más cerca de 0%.

Pero, atención: la potente suba acumulada por la Bolsa de Buenos Aires se está concretando con menos volumen negociado y operado en muy pocos papeles. En promedio, en la primera semana de enero se transaron $ 411 millones por rueda, en la segunda $ 529 millones y en la tercera apenas $ 341 millones.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés