El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C

Bonos flojos y Bolsa selectiva, en un mercado que opera poco

14-03-2017
Compartir

por Luis Varela

Con divisiones dentro de su propio equipo de Gobierno, Mauricio Macri reunió a su mesa chica, la más cercana, y lanzó una frase tajante: “quien no esté convencido, que renuncie”.

El tema es ciertamente complejo para el mercado local y para las inversiones de los argentinos. Sucede que Sturzenegger sigue priorizando la lucha contra la inflación, mantiene tasas de interés altas y su política de baja de encajes para que se multiplique el crédito no está funcionando: buena parte del dinero que le liberó el BCRA a los bancos no fue para préstamos a las pymes, sino que se mantuvo dentro del Central, colocado en pases a siete días, y ahora haciendo crecer el déficit cuasifiscal elevadísimo que va cargando Reconquista 266 sobre sus espaldas.

Junto con eso, la etapa final del blanqueo (faltan 17 días para que la exteriorización de capitales finalice) mantiene al dólar aplastado en Argentina: el billete verde tiene el mismo precio que tenía hace doce meses (ayer cerró con una suba de un centavo en el oficial, hasta $ 15,81 y de cuatro centavos en el blue, hasta $ 16,08), al tiempo que la inflación en ese período araña el 34% anual.

Para peor, conocida la inflación de febrero (2,5% según el Indec), los gremios acaban de confirmar que subirán el piso de reclamo en las paritarias.

Con esa situación en la política y la economía, el mercado local tuvo una rueda de negocios con muy poco volumen operado tanto en bonos como en acciones. En la Bolsa, de hecho, fue en monto negociado el segundo peor lunes de lo que va de este año (apenas $ 237 millones). Pero el resultado en los títulos fue dispar: los bonos siguieron débiles, por lo que su tasa a 10 años volvió a colocarse en el 7% anual, en zona de alto riesgo, y las acciones pudieron recuperar 1,5%, con un clima ultraselectivo.

Detrás de todas esta puja interna que busca dirimir quién se hace cargo de pagar el ajuste, los mercados del mundo tuvieron un lunes stand by, a la espera de lo que vaya a resolver hoy y mañana la Reserva Federal en cuanto a la suba de la tasa de interés. Hasta el cierre de esta edición la idea del 98% de los operadores es que la tasa por un día, overnight, pasará este miércoles del 0,75 al 1% anual, en la tercera subida en casi nueve años. Y, para peor, ayer empezó a divulgarse que es posible que después de este incremento no haya dos subas mas, sino tres, desde ahora hasta fin de año.

Con esa expectativa, tras la dura caída del 3 al 10% anotada durante los primeros diez días de marzo, las commodities tuvieron ayer una rueda expectante, pero sin tanto cambio en las cotizaciones. El petróleo volvió a anotar una baja mínima, cerró a US$ 48,40 por barril. Las onzas de oro y plata terminaron sin variantes. Hubo subas del 1% al 1,8% para cinc, cobre, plomo y cobre; y el aluminio terminó sin cambios. Y se registró un cierre mixto para los granos en Chicago: el maíz cayó 1,2%, el trigo bajó 0,8% y la soja subió 0,1%.

Frente a eso, después de las bajas de las últimas ruedas, los inversores se animaron a tomar posiciones en los papeles que retrocedieron demasiado, por lo que hubo algunos incrementos de precio significativos, que deberán ratificarse mañana, luego de que la titular de la Fed, Janet Yellen, confirme o no la suba de los intereses.

A la espera de Yellen, todas y cada una de las Bolsas europeas terminaron en verdes leves. La Bolsa de San Pablo mejoró 1,3%, México finalizó empatada y la Bolsa de Nueva York cerró mixta, con el Dow apenas abajo y el resto de los índices con mejoras mínimas. En la Bolsa porteña los cuatro papeles más negociados fueron YPF y Galicia, cada una con el 9% de todos los negocios, Petrobras Brasil reunió el 8% de las operaciones y Pampa Energía el 7%.

Con esa estructura, hubo un salto del 56% para Continental Urbana, del 13% para Camuzzi y TGLT, del 9% para Dycasa y una suba del 4% al 8% para Cuyana, Oeste, TGN, Costanera, Agrometal, TGS y Repsol. Del otro lado, hubo una baja del 2% al 4% para Quickfood, Petrolera del Conosur, Semino, IRSA, Garovaglio, Morixe, Fiplasto y Ledesma. Entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York casi todo fue para arriba: con subas del 1% al 5% para YPF, Edenor, Galicia, Telecom, TGS, Ternium, IRSA, Petrobras Argentina, Macro y Tenaris.

La debilidad exhibida por los bonos argentinos, que bailan en un techo desde hace ocho meses, vuelve a colocar la tasa a vencimiento entre los países con costos más altos del mundo. Y hay que estar muy atentos porque con el final del blanqueo la estructura de negocios de los títulos públicos va a cambiar drásticamente. Ayer el 73% de lo operado en bonos se transó en tres papeles: AA17 61%, AY24 7% y A2E7 5%, y debe tenerse en cuenta que el bono AA17 se está operando mucho ahora por el blanqueo y que, además, tiene vencimiento final dentro de un mes. Con ese escenario, ayer hubo subas del 1% al 3% para los bonos BDC18, AM20, PAY0, NF18, BDEDD y DIA0D, y una baja del 1 al 2% para CO26D, TO21, AN18D, BDED, PARYD y AA21.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés