Bitcoin: el reino de la libertad

Una burbuja financiera se forma cuando, debido a expectativas de mercado, el precio de un activo financiero crece muy por encima del valor que arrojarían sus fundamentals: ese es el caso de uno del bitcoin

05-12-2017
Compartir

Por Nicolás Salvatore Economista

Una burbuja financiera se forma cuando, debido a expectativas de mercado, el precio de un activo financiero  crece muy por encima del valor que arrojarían sus fundamentals, es decir, las razones micro y macroeconómicas del mundo real (actuales y esperadas) que ameritarían tal alza en el precio. Si esos fundamentals fueran sólidos, no estaríamos ante una burbuja, sino ante un cambio de tendencia estructural del precio, debido a una revolución tecnológica.  ¿Cuál de los dos casos es el bitcoin? A mi entender, sin ningún lugar a dudas, el primero.

Argumento 1. Una revolución tecnológica cinco veces más potente que Microsoft, Apple, Google, Amazon y Facebook, juntos 

Una buena forma de abordar el tema es compararlo con anteriores revoluciones tecnológicas y/o burbujas.  Principios de los años noventa,  nacimiento de las empresas punto.com. Si bien se trató obviamente de una revolución tecnológica, su inicio estuvo acompañado de una fenomenal burbuja, luego de la cual sobrevivieron las principales compañías que hoy conocemos, que tenían sólidos fundamentals, y quebraron toneladas de empresas tecnológicas menores cuyo fundamental no sostenía ni por asomo su valor accionario. Éstas eran compradas por los inversores porque creían estar adelantándose a “una nueva Microsoft”, ayudados por otros inversores puramente especulativos que, aún creyendo estar en una burbuja, seguían comprando, e inflando así su precio, sólo esperando el momento de salir a tiempo, en un verdadero “comportamiento de manada” de expectativas “puras”.

Durante todo el tiempo que duró dicha burbuja, es decir, desde sus comienzos tempranos y tibios hasta su pico máximo anterior al derrumbe, el precio de las acciones tecnológicas creció en promedio 1.000%. El bitcoin lleva acumulada un alza desde 2013 hasta hoy mayor al 5.000%, es decir, 5 veces superior a la burbuja que condujo a una crisis capitalista.

Para asumir que el bitcoin no está desarrollando una burbuja tendríamos que suponer que la creación de una moneda electrónica es una revolución tecnológica que aumentará cinco veces más la productividad mundial,  los fundamentals,  que Microsofot, Google, Apple, Facebook  y Amazon, juntos.  Un poco mucho, ¿no?

  

Argumento 2. La opinión de la academia

Notables economistas académicos (de esos que saben) creen estar presenciando, casi sin dudar,  una burbuja financiera. Según el premio Nobel de Economía J. Stiglitz, uno de los economistas más destacados de la historia en diversos campos de la ciencia, reconocido mundialmente por haber sido uno de los cofundadores del paradigma de información asimétrica, el financiamiento de una firma (Teorema de Modigliani-Miller) o el de una nueva arquitectura financiera internacional, el bitcoin es una maniobra especulativa de expectativas “puras”, es decir, sin “fundamental” a la vista. Stiglitz no niega el carácter innovador de una moneda electrónica, desde ya, sino que afirma enfáticamente que tal innovación no es un “fundamental” que justifique, ni remotamente,  los actuales precios de mercado del bitcoin. En finanzas, las cuestiones de grado, importan. Es más, lo son todo. En palabras del CEO del Credit Suisse, T. Thian: “La única razón para comprar bitcoin es hacer dinero, que es la verdadera definición de especulación y burbuja financiera”.  Japón, al legalizar el bitcoin recientemente, no niega estar en presencia de una burbuja sino que adopta “institucionalmente” la nueva tecnología por considerarla relevante para las transacciones electrónicas: son dos cosas totalmente diferentes.

Argumento 3. El capitalismo: del libre mercado al monopolio

El bitcoin es usualmente defendido por fans del libre mercado como un estandarte. Por ejemplo, los autodenominados liberales libertarios (en Argentina, J. Milei o D. Giacomini entre otros). Y desarrollan el mismo argumento falaz del mercado competitivo: más del 80% de la producción mundial se desarrolla en mercados monopólicos u oligopólicos, que no determinan precios y cantidades a través de la competencia mercantil en el reino de la libertad, sino mediante estrategias de competencia oligopólica que nada tienen que ver con Adam Smith; el mercado competitivo es en el capitalismo una excepción que confirma la regla (por ejemplo, en Argentina, casos como el mercado de telas del barrio de Once, el mercado inmobiliario, el mercado de hacienda o el mercado central).

El bitcoin genera la misma ilusión óptica. Contrariamente al mito liberal por el cual el bitcoin vino a democratizar el mundo al liberarnos de las garras del Estado, el mercado del bitcoin muestra un nivel de concentración fenomenal. Más del 95% de los bitcoins pertenecen a tan sólo el 4% de los inversores en bitcoins. Tremendo. Por lo tanto, se necesitan pocos inversores, en relación al total, que se pongan de acuerdo para inflar el precio y generar, luego, un comportamiento de manada que los siga y ayude a crear la burbuja. Seguramente, serán los que sabrán salir a tiempo, mientras los liberales libertarios tratarán de buscar en Adam Smith la razón de su súbita pobreza. En estas burbujas, tal cosa puede suceder en 24 horas. Más aún, cuando se trata de una moneda que no tiene un prestamista de última instancia que lo defienda de una corrida, llamado usualmente “Estado” o “Banco Central”. Dado que las diferentes Bolsas del mundo tienen diferentes usos horarios, sugiero a los amigos liberales libertarios del mundo “comprados” en bitcoin, dormir despiertos.

  

Argumento 4. El reino de la libertad (impositiva)

En pos de la libertad, el bitcoin está por fuera de cualquier  “estatismo institucional”. Eso no sólo incluye a los bancos centrales, sino también a las tasas impositivas. El bitcoin es tax free, a la Reagan. Un orgasmo liberal libertario. Casualmente, la mayor explosión de la actual burbuja del bitcoin se da cuando el mundo entero decidió terminar con los paraísos fiscales. Algunos inversores decidieron blanquear su dinero, y otros decidieron mudarse de paraíso fiscal. Aún quedan algunos. El bitcoin es hoy una de los mayores refugios de guita negra del mundo. No parecería ser que tal cosa sea un “fundamental” tecnológico.

Argumento 5. Si tiene melena de león, corre como un león, y ruge como un león, entonces, muy probablemente, sea un león

Las burbujas financieras son fenómenos ampliamente estudiados. Se parecen bastante entre sí, además. Sugiero, para profundizar sobre el tema, los trabajos del marxista keynesiano H. P Minsky, entre otros tantos.  Por razones de espacio, me limitaré a dos gráficos. El primero es un esquema teórico desarrollado por el PhD J. P. Rodrigue para caracterizar un burbuja financiera a lo largo el tiempo, con sus diferentes etapas, prolijamente intituladas. No hace falta comentarlo, el gráfico 1 habla por sí solo. Asimismo, el gráfico 2 muestra el desarrollo del bitcoin a través del tiempo. La forma de burbuja del bitcoin, más que sorprender, asusta. Sigue todo el patrón de una burbuja financiera. Si lo que parece un león es un león, los inversores en bitcoins y los liberales libertarios estarían, según la caracterización de J.P. Rodrigue, en la etapa de “negación”. Más para el diván que para la academia.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés