El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Bajas en materias primas ante próxima suba de tasas de la Fed

13-03-2017
Compartir

por Luis Varela

El exceso de oferta de petróleo y granos, la necesidad de freno en el crecimiento de la economía china y la inminente suba de tasas de interés en EE.UU. provocaron una fuerte caída en las materias primas.

Además, el viernes se conoció que en EE.UU. se crearon en febrero nada menos que 235.000 empleos, superando los 190.000 que esperaban economistas. Y con eso, la posibilidad de que la Reserva Federal suba las tasas esta semana es de 98%.

Desde 2008, tras la caída por las hipotecas subprime y la quiebra de Lehman Brothers, hubo dos subas en la tasa a un día de la Fed: una fue en diciembre de 2015, al pasar de 0,25 a 0,5% anual, y la segunda ocurrió en diciembre de 2016, cuando la subió de 0,25 a 0,75%. Y esta semana, de no haber sorpresas, la subiría de 0,75 a 1% anual, y amenaza con hacer dos subas más hasta fin de año, desde el 1% hasta un hipotético 1,5% anual.

Con alforjas y barriles llenos, con China pidiendo menos productos y con la sola amenaza de la Fed la caída sufrida por las commodities fue importante. El barril de petróleo cayó 10%, de US$ 54 a US$ 48,50. El oro perdió 3,3%. La onza de plata quedó 7% abajo. El níquel se desplomó 7,3% y hubo bajas del 2,6% en cobre y aluminio. Y, malo para Argentina, los granos achicaron nada menos que 4%.

Y el tema no se complica únicamente por el precio concreto de las materias primas, sino también por alteraciones cambiarias.

El súper dólar, que había empezado a mostrar señales de debilidad a fines de febrero, volvió a empinarse en el primer tercio de marzo. La semana pasada el billete verde subió 1,1% contra la libra esterlina (que es la moneda que más cae este año por el inminente Brexit en tres semanas), aumentó 1% en Chile (complicado por las trabas que va poniéndole Trump al comercio exterior de EE.UU.), se incrementó 0,7% en Brasil y Japón, y también subió 0,3% contra el franco suizo. La única moneda que se apreció contra el dólar fue el euro (el dólar bajó 0,5%) por movimientos del BCE en el manejo de compra de bonos.

En Argentina el dólar subió 0,4%, menos que en Brasil y Chile, por la fuerte entrada de capitales vía blanqueo, toma de deuda oficial y por fondos golondrina. Así, el tipo de cambio oficial terminó el viernes a $ 15,80 y el blue a $ 16,04, con el BCRA intentando sostenerlo sin intervenir en términos literales. La intervención indirecta está haciendo que las reservas se ubiquen en US$ 51.494 millones, muy cerca del récord de enero de 2011.

Con este cuadro de precios de commodities y de tipos de cambio, los inversores del mundo están abandonando los bonos que rinden menos o que son más riesgosos y están desensillando de posiciones cumbre en muchos papeles bursátiles. Con esto, los bonos argentinos están dubitativos en una cumbre, más altos que en julio pasado, pero sin alejarse demasiado.

Lejos de Buenos Aires, el mundo también tiene su propia ebullición. Está el Brexit en tres semanas, el 23 de abril se vota en Francia (Marie Le Pen ya no está primera en la intención e voto) y Trump sigue tomando decisiones proteccionistas. Frente a eso, las Bolsas del mundo se encontraron con un tope: la suba interminable se frenó, aunque por ahora los valores bursátiles no hay sido estocados por la amenaza de suba de tasas de la Fed. El viernes asado Wall Street incluso terminó algo para arriba por la gran creación de empleo, pero veremos qué pasa a partir del miércoles.

La semana pasada la Bolsa de Madrid, que venía muy atrasada, fue la mejor de todas con una suba del 2,1%, Chile mejoró 1,3% y Tokio estuvo 0,7% arriba. El resto estuvo todo para abajo. Wall Street cedió 0,4%, Frankfurt 0,5%, México 0,7%, Buenos Aires bajó 1,9% y la Bolsa de San Pablo, con Brasil sufriendo la peor recesión en décadas, se cayó 3,2%.

En todas partes es lo mismo. Con precios que están en valores históricos récord, los compradores se retiraron: la Bolsa de Buenos Aires acaba de tener el menor volumen diario de todo este año: apenas $ 315 millones.. Con este achique de volumen, el índice Merval ya cae 5,9% desde su máximo del 21 de febrero.

Por si eso fuera poco, se termina el primer jubileo: el blanqueo termina dentro de tres semanas y a partir del 1° de abril todo cambia.

Sólo por citar un dato, debe decirse que más de la mitad de lo operado en bonos se hace en un solo papel, el bono AA17, por efectos de la exteriorización de capitales. Cuando eso termine, muchos sectores se quedarán sin demanda adicional, los inmuebles, por ejemplo, enfrentarán una dura prueba. Por eso el Gobierno, preocupado, salió con un plan de créditos hipotecarios a 30 años ajustables por inflación.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés