El Economista - 70 años
Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

Ricardo Darré será el nuevo CEO de YPF

Hasta su designación, se desempeñaba como managing director de E&P de Total en Estados Unidos.

07-06-2016
Compartir

Luego de una búsqueda internacional de cerca de dos meses, YPF tiene nuevo CEO. Ricardo Darré, ingeniero y hasta ahora managing director de Exploración y Producción (E&P) de Total en Estados Unidos, fue elegido para reemplazar a Miguel Galuccio como gerente general de la petrolera más grande del país.

“Siento orgullo y una gran emoción por haber sido seleccionado para contribuir al desarrollo de YPF. La compañía tiene muy buenas áreas geológicas y una sólida base industrial que es altamente competitiva en todas las etapas del proceso, desde el pozo hasta nuestros clientes. Pero sobre todo, la fortaleza de YPF está basada en su equipo de profesionales argentinos que está entre los mejores del mundo”, destacó Darré en un comunicado de la petrolera enviado ayer a la prensa.

Así, YPF termina con su proceso de cambio de las principales autoridades al frente de la compañía luego de los recambios en el directorio y la salida en abril de Galuccio, quien concentraba los cargos de Presidente y CEO desde 2012, tras la nacionalización de la empresa. Que el ingeniero entrerriano reuniera ambas responsabilidades era precisamente una de las mayores críticas que le hacían al tanto el actual ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, como distintos hombres del sector que hoy integran el directorio de YPF.

¿Quién es Darré?

Ingeniero egresado de ITBA y ex empleado de Schlumberger en sus inicios, Darré hizo carrera en Total desde 1987 pasando por distintos países del mundo hasta su designación en YPF en el cargo de CEO de E&P de Total en Estados Unidos, donde tenía a su cargo las inversiones en la producción de shale gas y petróleo así como la operación en las aguas ultra profundas del Golfo de México. El perfil que buscaba el Gobierno para el nuevo gerente general de la compañía era el de un técnico conocedor del sector que se complementara con la figura del flamante presidente de la empresa, Miguel Angel Gutiérrez, quien viene del sector bancario. La idea es que el ex JP Morgan y Telefónica se encargue principalmente de las relaciones institucionales de la compañía con otras empresas, con el Gobierno Nacional y las provincias, y de las finanzas de la firma, mientras que Darré centralizará la parte productiva de la compañía.

“Con la incorporación de Ricardo Darré reafirmamos el compromiso con una gestión absolutamente profesional de YPF que potencie el desarrollo de nuestra producción y nuestro posicionamiento estratégico en el mercado con foco en la productividad, la innovación y la tecnología. Esto es esencial para maximizar nuestras inversiones y el rol protagónico de la empresa en la búsqueda del autoabastecimiento energético del país”, señaló Gutiérrez en el comunicado de la compañía.

 El perfil técnico de Darré fue una de las razones por las que se logró meter en la terna de preseleccionados elaborada por la consultora suiza Egon Zhender (cuya filial local está conducida por Marcelo Grimaldi), a la que se le instruyó la búsqueda del nuevo CEO en abril.

A esa preselección habían llegado -además de Darré-, Germán Cura, presidente de Tenaris en Estados Unidos desde 2006, y Daniel González, CFO de la compañía y quien está actuando como CEO interino hasta la designación del gerente general definitivo.

Hacia una YPF corporativa

Según entiende la conducción de la petrolera, el rol de la compañía fue cambiante en las últimas décadas: de la YPF estatal pasó a la privada bajo administración de José Estenssoro, a la gestionada por Repsol más tarde, para luego pasar al experimento de “argentinización” intentado por el kirchnerismo en 2007 con la incorporación del Grupo Eskenazi, Pampa Holding y Oil M&S a la petrolera.

En 2012, finalmente, llegaría la nacionalización de YPF, que implicó la intervención de la petrolera y su puesta bajo la órbita del Estado. Desde ese lugar, Galuccio, CEO desde entonces hasta abril de este año, se manejó virtualmente como secretario de Energía y digitó la política energética del Gobierno Nacional.

Ahora, la intención de la nueva conducción de la petrolera ?y del Gobierno Nacional? es la de ir hacia una “YPF corporativa”, que sea una empresa más del mercado y que se maneje con independencia del Gobierno.

En lo productivo, en tanto, buscarán no anclarse en el perfil estrictamente vinculado a los hidrocarburos no convencionales que le quería imprimir Galuccio a la petrolera sino “tener un portfolio de inversiones diversificado”, según una de sus autoridades jerárquicas. Esto implica apostar no solo al shale gas y oil sino también a las energías renovables, el tight gas y otras fuentes energéticas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés