Los descubrimientos petroleros caen a mínimos históricos

25-05-2016
Compartir

Los descubrimientos petroleros durante 2015 alcanzaron su menor nivel en sesenta y  tres años, según un informe de Morgan Stanley a partir de datos de la consultora Rystad Energy citado por las agencias de noticias internacionales Bloomberg y Reuters. La caída, explican los analistas, se origina en una menor inversión por parte de las petroleras como consecuencia del desplome de los precios del barril de crudo a  nivel internacional, y en un futuro a largo plazo, podría generar una situación de escasez, precisamente la opuesta a la actual.

Los números

A lo largo de 2015, se encontraron fuera de Estados unidos 2.800 M barriles de petróleo fuera de Estados Unidos, el equivalente a un mes de consumo global, según Rystad Energy. En tanto, agregando a Estados Unidos, el volumen de reservas encontradas en el último año asciende a 12.100 M barriles, el equivalente a la  demanda mundial de crudo de cuatro meses, según la consultora con sede en Noruega. De este modo, el año pasado se convirtió en el quinto consecutivo de descenso en la cantidad de reservas halladas, y el de menor volumen de crudo encontrado desde 1952, hace más de seis décadas.

Ni los descubrimientos de la británica UKOG en el sur de Inglaterra, ni los hallazgos en Egipto ni el potencial encontrado de presal en Brasil alcanzaron para levantar un año signado por una caída estrepitosa en materia de precios, que llevó el crudo de los US$ 100 promedio a principios de 2015 a un valor en torno a los US$ 50, la mitad, para  finales del mismo año.

En medio de esta crisis en materia de precios, el primer segmento que se vio golpeado fue el de exploración, explica Rystad. El gasto en exploración en el último año fue de US$ 95.000 M, lo que significa una reducción de 45% respecto a su pico de 2013. Compañías como British Petroleum (BP) y Royal Dutch Shell, ejemplifica el informe, han reducido sus presupuestos y personal mientras que centran sus esfuerzos en  mantener funcionando sus pozos existentes y realizar los pagos a sus accionistas.

En Argentina, la exploración en Vaca Muerta, por caso, se encuentra relativamente frenada en comparación a los años anteriores, y las petroleras acudieron en algunos casos en Chubut y Neuquén a suspensiones o freno de equipos como consecuencia de los menores precios, aún con un barril subsidiado por encima de los valores internacionales.

A futuro

A la larga, advierten los analistas de Morgan Stanley, esta merma en los niveles de exploración podría tener impacto sobre los niveles de producción y oferta en un futuro de largo plazo, ya que tras el descubrimiento, poner un nuevo pozo en pleno  rendimiento puede llevar varios años. “A corto plazo, no hay escasez de petróleo”, explica Morgan Stanley, aunque advierte que “el impacto de estos pobres resultados de exploración tendrá efecto en el largo plazo”. Así, el ritmo de descubrimientos probablemente se mantenga sin cambios hasta 2018, según los analistas del banco de inversión.

“La inversión ha quedado completamente excluida de la exploración convencional, y el  resultado hace prever una falta de oferta en el futuro que será difícil de superar”,  asegura en ese sentido otro análisis de Leta Smith, directora en IHS Energy.

Sin  embargo, los objetivos climáticos globales fijados en la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP21) y el avance de las energías renovables podrían empujar hacia abajo el consumo de petróleo, lo que podría significar que los recursos existentes  podrían ser suficientes como para cumplir con la demanda para las próximas dos décadas, según Morgan Stanley. En la misma línea, la U.S. Energy Information  Administration (EIA), prevé que la brecha entre oferta y demanda seguirá siendo estrecha y que “se requerirán futuras exploraciones pero de manera modesta”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés