“Las naftas van a subir en la primera quincena”

04-01-2017
Compartir

Entrevista a Oscar Díaz, Secretario general de CECHA y presidente de CECACH

El precio de las naftas aumentarán 8% en promedio antes de que termine la primera quincena de enero; probablemente, el próximo martes 10 de enero. Así lo confirmó a El Economista el secretario general de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA) y presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles y Afines del Chaco (CECACH), Oscar Díaz, quien destacó que con este aumento se dejará atrás el atraso de los combustibles contra el dólar que se produjo con la devaluación de fines de 2015. Además, anticipó que hasta marzo no habría ningún nuevo incremento.

¿Cuándo se va a dar el próximo aumento en las naftas?

En la primera quincena, el 10 de enero, seguramente, va a haber un aumento de 8% en promedio de los combustibles.

¿Con ese aumento se deja atrás el atraso que se arrastró durante 2016?

Claro. Cuando se produjo el cambio de Gobierno, hubo una devaluación y el petróleo crudo que se comercializaba a un tipo de cambio de $ 9,7, de golpe empezó a comercializarse a $ 15 y eso significó un aumento significativo de costos para las refinerías petroleras, que necesitan el insumo para producir el combustible. Entonces se decidió junto con el Gobierno hacer aumentos en forma paulatina y eso fue lo que se hizo el año pasado hasta mayo. Había un aumento previsto para octubre o noviembre que no se produjo y que es el que se otorga en enero de este año. Hasta ahora lo que se ha hecho es recomponer la diferencia de costos que había a partir del salto del tipo de cambio.

¿El 8% de aumento cumple con el reclamo?

Nosotros no reclamábamos, era un tema de las petroleras. No tenemos un aumento de costos por el incremento del crudo; a las que les sucede esto es a las refinerías. Pero nosotros sí tenemos un impacto porque nuestro margen en cierta forma está ligado al precio en un porcentual de ese valor. Repercute en nuestra economía, pero en realidad el aumento de costos fue para las refinerías.

Con este incremento, ¿hasta cuándo se mantendrán congelados los precios?

A partir de marzo, cuando empiecen las paritarias, va a haber un aumento de costos muy importante, no solo para nosotros sino también para las petroleras, y seguramente algún otro aumento de combustible deberá haber, pero ya relacionado con el proceso inflacionario en sí y no ya por la devaluación, que quedó atrás. Hablo de las paritarias porque la incidencia del costo laboral en esta actividad es determinante. Las estaciones están abiertas las 24 horas del día, los 365 días del año, lo que hace que necesitemos cuatro veces la cantidad de personal que utiliza un comercio común.

¿Hasta marzo no habrá ningún otro aumento?

Eso sería lo más probable, pero no te puedo asegurar que hasta marzo no haya nuevos aumentos porque eso va a depender en definitiva de la política que quiera implementar el Gobierno, que va a buscar, obviamente, el momento oportuno. Quizás le conviene hacer en enero otro pequeño ajuste, o quizás no.

En caso de que se dé la convergencia a precios internacional espropuesta por el Ministerio de Energía y Minería para el barril criollo, ¿pueden bajar los combustibles?

Hablemos de dos formas: una es la baja nominal y otra, la real. Si vos mantenés el precio en el mismo valor nominal, obviamente que el precio en términos reales eso implica una baja. Tenés una inflación de 1,5% o 2% mensual y pasan cinco meses y no aumentó el precio, quiere decir que ese valor esté devaluado por más que nominalmente siga en el mismo nivel. En 2016, el combustible aumentó 30%. Eso va a seguir, el tema es si va a acompañar el nivel inflacionario o no, y yo creo que va a tener un comportamiento negativo en 2017, como ocurrió también el año pasado. Por más que nominalmente aumente. Entiendo que esa va a ser la dinámica, lo que en cierta forma nos perjudica. Primero, porque nuestro ingreso está en cierta forma relacionado con el precio (del crudo). Nosotros queremos despegar nuestro costo de ese precio, porque varía según factores exógenos que nosotros controlamos. Y después, porque que la nafta no siga el nivel inflacionario, obviamente, implica menores ingresos para nosotros. Pero también hay que tener en cuenta qué impacto tiene sobre la economía una suba y si retrae o no la demanda, porque si aumenta, pero la demanda se retrae, tampoco nos resulta conveniente. A nosotros nos conviene que se mantenga el nivel de ventas de este momento.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés