“Una solución para los millennials que se hacen cargo del campo familiar”

El cofundador y CEO de Sismargo dialogó con El Economista sobre la plataforma de gestión dedicada a los pequeños y medianos productores

04-12-2017
Compartir

Por Alejandro Shaw

Cualquier pyme, las empresas agrarias de pequeña y mediana escala suelen enfrentarse a varios desafíos para profesionalizar la administración. Dejar la vieja libreta del abuelo y Excel ya no alcanzan. Hace falta registrar las tareas realizadas en diferentes lotes con distintos cultivos, controlar los stocks, visualizar los costos y proyectar las ganancias. Sólo así se podrán evaluar las mejores decisiones para que el negocio prospere.

Ante estos desafíos, Christian Zechner, un ingeniero informático, junto a sus socios  Sebastián Carruegue y Lothaire Lang, idearon la agtech Sismagro, una plataforma de gestión agraria en la nube destinada para que los pequeños y medianos productores puedan llevar un registro preciso y actualizado en tiempo real de la actividad.

“Arrancamos hace dos años y ya tenemos 50 clientes de casi toda América Latina”, dice Zechner ante El Economista. Desde México, hasta la Argentina y con excepción de Brasil, por una cuestión idiomática, que pronto resolverán, la firma brinda sus servicios a pequeños y medianos productores agropecuarios. Hoy cuentan con 5.000 usuarios registrados. “La pensamos para los millennials que se están haciendo cargo del campo familiar”, agrega.

El CEO de Sismagro se sincera y explica que el verdadero lanzamiento de la compañía fue algunos años antes, en 2009. En ese momento, la empresa obtuvo del Estado dos Fonsoft (subsidios para la creación de software). El primero fue en 2007/2008 (por $250.000) y en 2009, el otro, que iba a ser del mismo importe, pero no lo pudo ejecutar por una cuestión inflacionaria.

Por cuestiones tecnológicas, debieron dejarla en standby. “Cuando empezamos, la tecnología que necesitábamos era muy cara y el costo del servicio no era tan accesible. Además apuntábamos a grandes productores que ya venían operando con otros servicios hace años y no teníamos la estructura necesaria para atender esa demanda. Por eso, la empresa estuvo dos años inactiva”, agrega.

“Ellos te cubrían el 50% de la facturación presentada y yo tenía que cubrir el otro 50%. Primero, me alcanzó porque había invertido con mi socio de ese momento. Para el segundo, ya había mucho desfase y ellos tardaron más de un año y pico en aprobarme el proyecto y no me aceptaban el ajuste por inflación. En aquel momento había 35% de inflación y si se demora tanto es imposible ejecutarlo. Por eso lo cancelé en el medio. Además, el agro no estaba bien por eso contrataban en estos servicios”, dice Zechner.

Sin embargo, dejaron activo el sitio de Internet de la firma y advirtieron que empezaron a recibir muchas consultas de pymes de toda la región. Entonces, recalcularon y apuntaron hacía estos clientes que necesitaban soluciones más accesibles.

“Hace dos años relanzamos la plataforma y conseguimos nuestro primer cliente pago. Hoy tenemos 50 y estamos buscando representantes en algunos países para brindar un  mejor servicio”, dice Zechner.

Entre las soluciones que ofrece la compañía se destacan los mapas satelitales que permiten obtener la superficie cultivable y el seguimiento de la producción mediante la trazabilidad de todos los costos e insumos. Además, la posibilidad de calcular el margen bruto y la visualización de los rendimientos agrícolas.

También facilita la planificación de la producción agropecuaria para anticipar el costo y la ganancia en cada lote antes de comenzar el trabajo, el manejo de stock de galpones y la gestión de contactos.

“Hasta 100 hectáreas el servicio es gratis. Después va subiendo de manera escalonada. Hasta 300 hectáreas son US$19 por mes, hasta 600 US$ 39 por mes y hasta 1.200 hectáreas son US$ 69 por mes”, detalla el cofundador de Sismagro.

“México es el país más importante para nosotros. Pero en Argentina tenemos una llegada más cercana, cara a cara”, dice Zechner y agrega que están por cerrar con un representante en Bolivia para que haga la gestión de cobranzas y brinde soporte a los productores.

“Por ahora somos tres socios y no tenemos empleados. Pero están por sumarse dos socios más y, necesariamente, vamos a tomar empleados”, dice Zechner.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés