El Economista - 70 años
Versión digital

vie 02 Dic

BUE 21°C
Versión digital

vie 02 Dic

BUE 21°C

Una familia necesitó $13.126 para no ser pobre

23-12-2016
Compartir

El costo de la Canasta Básica Total (CBT) que mide la línea de pobreza subió 1,34% durante noviembre y trepó a $13.126,29 para una familia tipo, según datos que difundió ayer el Indec. En tanto, la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que se utiliza para delimitar la línea de indigencia, tuvo un incremento de igual porcentaje y se ubicó en $5.446,59. La CBA está compuesta por un conjunto de alimentos mínimos para la subsistencia de una familia tipo durante un mes, mientras que la CBT incorpora también una serie de servicios básicos.

La variación de 1,34% que experimentaron ambas canastas se ubicó por debajo de la variación general del índice de precios al consumidor (IPC), que para noviembre fue de 1,9%. En parte esta situación se explica porque el IPC captó subas en medicina, esparcimiento y comunicaciones, que tienen una incidencia mínima en las canastas que miden pobreza e indigencia.

Como referencia, vale señalar que el Salario Mínimo Vital y Móvil, que en noviembre fue de $7.560 (en enero se elevará a $8.060), equivale a apenas el 58% del valor de una canasta básica total.

El Indec repuso la serie que me día los valores de CBT y CBA en abril, en consecuencia no se tiene la evolución desde enero. En los ocho meses disponibles la CBT sufrió un incremento de 16%, mientras que la CBA se incrementó 16,4%.

Observando los otros modelos propuestos por el organismo oficial, se advierte que el valor de la CBT para un hogar de tres miembros compuesto por una jefa de 35 años, su hijo de 18 años y su madre de 61 años costó $10.450,06 y la canasta de indigencia, $4.336,12. En el caso del tercer modelo, constituido por un matrimonio y tres hijos, se necesitó $13.805,97 para alcanzar la CBT y $5.728,61 para poder comprar la CBA.

Estos datos de valor de las canastas básicas son cruzados luego con los ingresos registrados por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) para elaborar los índices de pobreza e indigencia. La última medición oficial, publicada en septiembre, determinó que la tasa de pobreza a nivel nacional es de 32,2%. El 23 de marzo de 2017 se presentarán los próximos datos de este tipo, correspondientes al cuarto trimestre de 2016.

El Gobierno confía en que en los próximos meses una baja de la inflación combinada con ajustes salariales pendientes de paritarias mejoren la situación de los sectores de más bajos ingresos.

Esta semana se presentaron también los valores de las canastas básicas en la ciudad de Buenos Aires, que son levemente superiores a las nacionales. Según el registro de la Dirección General de Estadística y Censos, una familia tipo necesitó en noviembre contar con ingresos de por los menos $13.549,42 para cubrir los gastos mínimos y no ser considerado pobre. Por otro lado, debió disponer de $6.736,31 para no caer en la indigencia.

De acuerdo con el organismo, el valor de la Canasta Básica Total tuvo un aumento mensual del 1,61% en la ciudad, superior al 0,9% que se elevó el valor de la Canasta Básica Alimentaria.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés