El Economista - 70 años
Versión digital

lun 03 Oct

BUE 13°C
Versión digital

lun 03 Oct

BUE 13°C

Sturzenegger enfría las metas 2018 y genera críticas entre analistas

Frente a banqueros habría planteado un nuevo objetivo de 1% para la inflación núcleo de abril, poniendo en duda la meta 2018

28-11-2017
Compartir

Ayer, el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, admitió ante los banqueros de Adeba que el incremento de tarifas de diciembre sería más veloz de lo que se esperaba y que, por ende, las tasas de interés van a seguir altas durante todo el verano hasta que, tal como habría expresado, llegado abril, la política monetaria haya logrado disciplinar a los precios de forma tal que la inflación núcleo llegué a desacelerarse hasta el 1%.

Una nueva meta, en este caso informal, entre las muchas que se planteó tanto oficial como extraoficialmente el BCRA desde que Sturzenegger lo preside. Pero además en este caso se trata de una meta más laxa que la declarada oficialmente: tanto más laxa que de darse implicaría grandes dificultades para cumplir el techo de 12% de inflación que se planteó para el 2018 el propio Central.

Las metas

Así lo explicó el director ejecutivo de FyEConsult, Hernán Hirsch: “Si habla de una núcleo de 1% en abril está diciendo que le va a costar muchísimo llegar a la meta del año. Él mismo ya no ve que se vaya a cumplir la meta del 2018. Una núcleo de 1% en abril implica una acumulada para la general que ya está llegando muy cargada para los 8 meses que te quedan del año”.

Y en esa misma línea se expresó el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, quien sostuvo: “Si Sturzenegger espera 1% mensual en abril para la núcleo, hay que olvidarse de las metas. Ya 1% te da más de 12% en el año y a eso le tenés que sumar 4 o 5 puntos del aumento de tarifas. Si Sturzenegger dijo eso, lo que está haciendo es reconocer de entrada que la meta el año que viene otra vez va a quedar lejos. Y que la política monetaria ya no está apuntando al 10-12% al que apuntaba sino a cumplir las expectativas del REM, que están en 17%”.

El presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, admitió ante los banqueros de Adeba que el incremento de tarifas de diciembre sería más veloz de lo que se esperaba y que, por ende, las tasas de interés van a seguir altas durante todo el verano

Ambos coincidieron en que, si las supuestas palabras que filtró uno de los presentes en la reunión, y que publicó Bloomberg, son ciertas, Sturzenegger está confesando, tal vez sin querer, muchas cosas: que la meta es incumplible, entre ellas.

Credibilidad

“Esto desnuda una falta de coordinación en la política económica e incluso un desconocimiento respecto a la política tarifaria mayor al del sector privado. Para el último trimestre ya se esperaba un ajuste tarifario, que iba a tener impacto en diciembre”, señaló Hirsch, quien además afirmó: “Plantear metas y no ir cumpliéndolas va afectando la credibilidad. Hay que recordar que él primero le apuntó en diciembre a una inflación menor a 1%.Ya deja de ser tomado en serio si siempre dice una meta y no la cumple”.

Ritmo fiscal

Para Caamaño Gómez más que un problema de coordinación se trata de una pelea política entre lo fiscal y lo monetario. Pelea que ganó el gradualismo fiscal y que, con la derrota decretada, le exige a Sturzenegger adaptarse y seguir el ritmo planteado por Hacienda. “La núcleo en 1% era en el último trimestre del año. Ahora es en abril”, dijo. Así, el ritmo de desinflación se va evidenciando cada vez más lento y, para el hombre de la Consultora Ledesma eso hace que las metas vayan quedando desactualizadas.

“Esto desnuda una falta de coordinación en la política económica e incluso un desconocimiento respecto a la política tarifaria mayor al del sector privado. Para el último trimestre ya se esperaba un ajuste tarifario, que iba a tener impacto en diciembre”, señaló Hirsch

Explicó: “Hay una pelea que él ya perdió que es la velocidad en la que se va a producir el ajuste. Ya ganó el frente fiscal. El ritmo lo pone el frente fiscal y la política monetaria a la larga se tiene que acomodar al ritmo fiscal. Sturzenegger hace eso: se acomoda a eso y ahora dice que el 1% de la núcleo es para abril. Eso quiere decir que el año que viene con suerte cerramos en 1720% para la general interanual de diciembre, cuando la meta tenía un techo de 12%. Le vamos a errar por mucho otra vez. No le queda otra que acomodarse. Perdió la pelea política con el frente fiscal”.

En ese sentido, hay dos posibilidades: o hace falta incluso más tasa para cumplir las metas o hay que cambiar las metas. Para Caamaño Gómez la cuestión clave es que “las metas están mal puestas”. Respecto a la posibilidad de subir la tasa dijo: “Como poder, podés seguir subiéndola. Lo que pasa es que por varios mecanismos empieza a perder eficiencia. Cada punto de tasa que subís surte menos efecto en términos marginales. Si a un tipo ya lo tenés anestesiado, ya no tiene sentido ponerle más anestesia. Además pagás un costo por cada punto de tasa que subís. La cuenta cierra cada vez menos”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés