El Economista - 70 años
Versión digital

lun 15 Ago

BUE 18°C
Versión digital

lun 15 Ago

BUE 18°C

Sorensen: “El riesgo país seguirá elevado hasta que pasen las elecciones”

21-12-2018
Compartir

Entrevista a Gloria Sorensen Jefa de BBVA Research

En diálogo con El Economista, Gloria Sorensen (Economista Jefe de BBVA Research de Argentina) ofrece la visión que tiene la entidad para 2019 y la trayectoria proyectada para las principales variables.

¿Cómo están viendo el 2019 desde BBVA?

En primer lugar, antes de entrar en 2019, hay que decir que el plan doble 0% está teniendo éxito. Estabilizó el mercado de cambios y el compromiso fiscal, con el presupuesto 2019 ratificado por el Congreso, se viene cumpliendo. A la vez, el BCRA habla de “cautela” en todos sus comunicados e irá lento con la baja de tasas. Están enfocados en recuperar credibilidad que es, precisamente, lo que se perdió en 2018. Es un primer paso necesario para recuperar, luego, el crecimiento. El PIB caerá 2,4% en 2018. Aunque podría ser algo menor, dado que la caída en el tercer trimestre fue de 0,7% contra el segundo trimestre. El dato final lo dará el cuarto trimestre que, además, será clave para ver qué arrastre negativo deja para 2019.

¿Y qué esperan?

En principio, una caída de 0,3%. Estamos entre los más optimistas. Pero, como dije, dependerá del 4°T y el arrastre que deje.

Será una recuperación lenta, pero más sana porque estará apalancada en los sectores transables y con precios relativos más competitivos

¿Y cómo será la recuperación, a pesar de la caída del PIB por el arrastre?

Será una recuperación lenta. Tipo U. No será como en 2010, tras la crisis de 2008-2009, cuando salimos creciendo a 10% anual. De hecho, el crecimiento del primer trimestre de 2019 será de 0,5% contra el cuatro de 2018. Pero será una recuperación más sana porque estará apalancada en los sectores transables, y no sólo por el agro sino también el turismo y, a la vez, con precios relativos más competitivos. Por cierto, la demanda doméstica (consumo privado, gasto público e inversión) seguirá siendo negativa y, además, está la incertidumbre electoral.

¿Y la inflación?

Nuestra estimación es de 29% para 2019. Serán claves las negociaciones paritarias y, sobre todo, eventuales episodios de volatilidad cambiaria. Aunque, si ocurren, no tendrán la intensidad de los de 2018, puede llegar a moverse hacia la parte superior de la banda del BCRA y eso presionará los precios.

El principal riesgo, imagino, es la compra de dólares de los minoristas, un clásico preelectoral...

Sí, esa es la principal fuente de volatilidad potencial. Pero también es cierto que, en 2019, tendremos superávit comercial y un rojo de Cuenta Corriente menor, que pasará de 5% a 2% del PIB. Es decir, tendremos más oferta de dólares. Lo que determinará que las reservas crezcan es la dolarización de portafolios. Recordemos que fue US$ 22.000 millones en 2017 y cerraremos 2018 en US$ 28.000 millones, aunque con una clara tendencia a la baja. Octubre fue muy bueno y los bancos ya no estamos vendiendo más dólares en términos netos. Si sigue la tendencia actual, la dolarización podría ser de US$ 14.000 millones, la mitad que en 2018. La clave será la confianza y lo que vayan mostrando las encuestas. También es cierto que hay menos combustible para correr hacia el dólar y el motivo central es que ya no están más las Lebac. A comienzos de 2018, el stock de pesos en Lebac era equivalente a casi US$ 50.000 millones que podían correr contra el dólar. Hoy, ese riesgo bajó drásticamente y el combo Lecap, Letes en pesos y depósitos está en US$ 14.000 millones. Además, el BCRA puede salir a vender hasta US$ 150 millones por día e ir absorbiendo esos pesos.

Hablemos del riesgo país, por último. Está alto y no muestra señales de querer bajar. ¿Cómo lo explica?

Las elecciones son lo más importante, sin duda. No es lo único, por cierto. Las dudas, obviamente, son 2020 porque la financiación del 2019 está cubierta. Los hedge funds son más volátiles, como siempre mientras que los fondos que miran un poco más allá, el famoso real money, ya tienen una importante cantidad de activos de Argentina y no ven motivos para incrementar sus posiciones con las elecciones acercándose. La primera condición para bajar el riesgo es que Argentina cumpla con las metas fiscales, que la inflación vaya bajando y que vuelva la confianza, pero más allá de esto es probable que el riesgo país siga alto hasta pasadas las elecciones.

¿Y 2020?

La cantidad de deuda nueva que debemos colocar en US$ 5.000 millones, además del roll-over de US$ 20.000 millones de deuda que vence. No es un monto relevante para el mercado y estimo que Argentina no tendrá problemas en hacerlo. Por eso, creo que la visión es excesivamente negativa y tiene su raíz en la política. Como dije, eso no va a cambiar en 2019 por las elecciones y, en particular, por las críticas hacia el acuerdo con el FMI que seguramente escuchemos durante la campaña.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés