El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C

Reservas netas apenas llegan a US$ 15.700 M

14-03-2017
Compartir

El stock de reservas internacionales ha mostrado una mejora constante desde el cambio de Gobierno y ya no son, como antes, un tema de seguimiento diario. El 10 de diciembre, cuando Mauricio Macri llegó a Balcarce 50, eran apenas US$ 24.862 millones y hoy superan los US$ 51.000 millones. Se duplicaron.

“El 'tanque de reservas' creció más de US$ 26.000 millones en términos brutos y US$ 16.000 millones en términos netos cuando se deducen los pasivos del BCRA con el exterior. La normalización cambiaria, la recuperación del acceso al crédito internacional y el blanqueo de capitales han sido los principales “surtidores” de activos externos líquidos”, enumera Miguel Kiguel en un informe difundido ayer entre clientes. Y advierte: “Abril nos espera para 'quitarnos algo de combustible'”.

¿Motivos? Por un lado, el soberano enfrenta el vencimiento del Bonar 17 por US$ 6.900 millones (probablemente US$ 1.000 millones sean cancelados con el pago en especie de quienes sinceren bienes en este trimestre) y, por otro lado, se cumple el período de 6 meses de parking de depósitos en dólares generados en la primera etapa del blanqueo a fines de octubre pasado. Según información de AFIP, la masa de depósitos en dólares por el blanqueo alcanza los US$ 8.000 millones. “Según nuestra estimación, al menos 30% de esos fondos se volcarían al mercado de bonos de corto plazo o Letes en busca de un mejor rendimiento que el ofrecido por los bancos”, plantea Kiguel.

“Así las cosas, ambos efectos combinados podrían requerir el uso de US$ 8.000 millones de munición de reservas. Sin embargo, nuestro pronóstico es que el Gobierno tiene una bala de plata para mitigar la caída y va a utilizarla: desembolsar la facilidad de repo acordada con los bancos colocadores de deuda a principios de año. El monto de la línea es de US$ 6.000 millones, su costo es de 3,8% y su plazo es de 18 meses”, aventura el titular de Econviews.

Si se confirma el desembolso del repo y el panorama internacional no presenta escollos de importancia, las reservas internacionales se mantendrán en el orden de los US$ 50.000 millones.

“Argentina apunta en la dirección correcta cuando busca reconstruir las reservas internacionales. No porque éstas vayan a ser utilizadas para defender el tipo de cambio que flota libremente sino como amortiguador en caso de giros bruscos en el ciclo económico internacional, que pueden estar a la vuelta de la esquina”, dice Kiguel.

Las comparaciones son odiosas, concluye, pero nuestros vecinos tienen un cociente de reservas internacionales a importaciones mucho más alto que el nuestro. “Recordemos que nosotros todavía seguimos siendo una economía relativamente cerrada (nuestro ratio de importaciones a PBI es bajo), lo que indica que cualquier mejora del coeficiente de reservas internacionales a importaciones tiene que venir por la suba de reservas: no hay lugar para una caída de importaciones necesarias para retomar el crecimiento económico”, finaliza.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés