El Economista - 70 años
Versión digital

vie 07 Oct

BUE 12°C
Versión digital

vie 07 Oct

BUE 12°C

Récord: inversión social representará el 76% del presupuesto 2018

Un informe de Jefatura de Gabinete recopila las políticas para reducir la pobreza y presenta “los 3 pilares para el desarrollo humano”

07-11-2017
Compartir

Enfocado en el avance de su paquete de reformas tras el triunfo electoral, el Gobierno sabe que no debe descuidar su política hacia los sectores más desprotegidos. Así, el proyecto de Presupuesto 2018, que aún espera su tratamiento en el Congreso, prevé un porcentaje récord para los gastos sociales, 76% del total, y una suba del 22% en las prestaciones sociales, que el Ejecutivo considera “el corazón de la inversión social”. En ese marco, la Jefatura de Gabinete publicó un informe que recopila las principales políticas de la administración Cambiemos “destinadas a reducir la pobreza” y presenta los “tres pilares para el desarrollo humano: un piso mínimo de ingresos para las familias que lo necesitan, mejor calidad de vida para sus comunidades y más movilidad social para romper el círculo vicioso de la pobreza”.

“Nuestra política social se basa en la convicción de que no se puede esperar a los resultados del derrame del crecimiento económico, al que consideramos insuficiente para terminar con la pobreza, y que para lograr resultados profundos es indispensable un rol dinámico del Estado”, plantea el documento, que también destaca la reducción de la tasa de pobreza de 1,6 puntos porcentuales entre el segundo trimestre de 2016 (“primeros resultados confiables del índice de pobreza del Indec en más de ocho años”) y el primer semestre de 2017 (última medición disponible). Sin embargo, admite que “todavía falta mucho y que su camino recién empieza”.

Los tres pilares: ingreso mínimo para las personas que lo necesitan, calidad de vida para sus comunidades y movilidad social

Presupuesto e inversión social

En diciembre de 2015, el nuevo Ejecutivo se encontró con una política social que en los años anteriores había incrementado los niveles de cobertura, especialmente entre los niños y los adultos mayores. Así lo reconoce el informe, aunque asegura que “se había quedado a mitad de camino en muchos de los objetivos que se había propuesto” y que, en estos dos años de gestión, el Gobierno empezó a corregir las principales deficiencias. “Expandió los programas sociales universales a los grupos todavía no cubiertos, como los hijos de los monotributistas y de los trabajadores temporarios”, citó el documento, entre otros ejemplos.

Para el equipo de Marcos Peña, el fiel reflejo de aquello es el crecimiento en la participación de la inversión social (que incluye programas sociales, jubilaciones, salud y educación, entre otros items) en el presupuesto. “En los doce años de la administración anterior, los servicios sociales representaron en promedio el 67% del presupuesto nacional. En 2017, van a representar el 73%. Y el año que viene, según el proyecto de presupuesto presentado hace unas semanas, van a crecer al 76%”, asegura.

Los tres pilares

El primer pilar de la política de desarrollo social planteada por la administración Macri es el ingreso mínimo. En este punto, el informe destaca la ampliación del 7% en la cobertura de la AUH, que hace dos años alcanzaba a 3,68 millones de niños y ahora llega a 3,94 millones.

En cuanto a los adultos mayores, resalta que el porcentaje alcanzado por alguna prestación estatal también creció y se acerca al 98% del total. “Seguirá creciendo, a medida que más personas ingresen en la Pensión Universal para el Adulto Mayor, creada por ley el año pasado y que ya reciben más de 50.000 personas mayores de 65 años sin los aportes necesarios para una jubilación”, proyecta.

“Nuestro objetivo es seguir avanzando hacia el ingreso universal a la niñez”, afirma el documento, que agrega: “El 14% no tiene cobertura. De estos, la gran mayoría no tiene documentación o no han podido ser identificados. Anses y Desarrollo Social están trabajando con el Banco Mundial desde el año pasado para identificarlos e incluirlos. Se calcula que hay unos 550.000 niños en esta situación”.

El segundo pilar es mejorar la calidad de vida de las personas que viven en comunidades carenciadas e incluye el plan de infraestructura del Gobierno. Así, con miras a paliar el déficit de 1,5 millones de viviendas, el documento subraya la vuelta de los créditos hipotecarios, la ampliación del Plan Procrear, el lanzamiento del Procrear Joven y la construcción de vivienda social.

El informe también resalta las “más de 700 obras en marcha para darles servicio (de agua y cloacas) a 8,2 millones de argentinos”, el Plan Nacional de Hábitat, las obras para mejorar el transporte público, la Cobertura Universal de Salud, entre otras políticas.

Finalmente, la “movilidad social” es el tercer pilar. Según el material de Jefatura de Gabinete, se busca “romper el círculo vicioso de la pobreza” a través de la política educativa y los programas destinados a la economía social.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés