Pymes industriales en baja

Según un relevamiento de CAME la producción de las pequeñas y medianas industrias retrocedió 4,7% en abril. Se registra así el séptimo mes consecutivo de caída interanual.

30-05-2016
Compartir

En un contexto de fuerte incremento de costos de producción, tarifas de servicios públicos que se multiplicaron varias veces en lo que va del año y caída del consumo, los sectores industriales en general, y mucho más las pequeñas y medianas empresas, están pagando esta coyuntura con notoria caída de la actividad.

Ayer se dio a conocer el último relevamiento de producción en pymes industriales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que deja en claro el derrotero que está transitando este segmento de empresas. El último mes con indicadores positivos fue septiembre de 2015, de manera que hace siete meses que nivel de actividad cae en forma consecutiva. Los datos se desprenden de la Encuesta Mensual Industrial, que elabora CAME entre 250 industrias pymes de todo el país.

Comparando abril de 2016 con el mismo mes del año anterior, la producción de las pymes industriales retrocedió 4,7%, acumulando en el primer cuatrimestre una caída anual de 3,9%. Si se coteja el mes de abril con marzo de 2016, se registra una mejora marginal del 0,2%.

De acuerdo a los números de CAME la producción en las pymes industriales continuó en retracción durante el mes de abril, con 54% de las empresas en baja, mientras que sólo 22,4% declaran tener una mejora. En el conjunto de datos, hay que considerar como un hecho positivo que hay tres sectores en recuperación o conservación de la actividad, Alimentos y Bebidas; Papel, Cartón, Edición e Impresión; y Maderas y Muebles, sin embargo, es notoria la heterogeneidad de desempeño entre empresas del mismo sector.

Perspectivas

Según el relevamiento, hoy el Talón de Aquiles de las pymes fabriles es la rentabilidad y eso se advierte al observar que apenas cuatro de cada diez industrias que fueron encuestadas terminó abril con números positivos. Muchas de las firmas tuvieron que absorber parte de los aumentos, y esto es así desde el momento en que los costos de producción se incrementaron 7,8% comparado con el mismo mes del año anterior, mientras que los precios de venta de sus bienes aumentaron 2,3%. Además, el 5,5% de las empresas consultadas redujo sus precios para no perder ventas.

A nivel de perspectivas, llama la atención que sólo 15,8% de las industrias prevé que su sector se recupere en los próximos seis meses. En este contexto no resulta extraño que el 80% de las pequeñas y medianas empresas que se consultaron para el estudio “no tiene planes de inversión” para lo que resta del año, mientras que el 15% sí tiene planes en ese sentido y 4,6% estaría dispuesto a activarlos si situación macroeconómica mejora. Por otra parte, al preguntar acerca de la impresión general del desempeño de los negocios, las respuestas indican que abril fue un mes entre 'regular' y 'malo' para el 88% de las empresas manufactureras consultadas. Esta mirada supone un empeoramiento de la situación, por cuanto en marzo el 76% de las industrias pensaba que era así.

Caso por caso

Sin dudas las empresas industriales, más allá de su tamaño, están sufriendo el impacto de los ajustes macroeconómicos llevados adelante por el Gobierno. De esta manera, “los incrementos en los costos de producción fueron muy agresivos en abril”, empujados por los ajustes en las tarifas de luz y gas. Sin embargo, CAME recuerda que también hubo alzas en las materias primas.

Según la entidad, en promedio las empresas relevadas declararon aumentos mensuales en sus gastos de productividad, pero los precios de venta sólo fueron acompañando 2,3%. Es decir, que no hubo un traslado automático de todos los costos de producción. Un dato llamativo, en este contexto, es que el 5,5% de las empresas consultadas se vio obligado a bajar sus precios “para no perder clientes” o “para lograr captar mercado”, destaca CAME.

En el desagregado por sectores, se advierte que la caída de la actividad no fue generalizada. De los 11 rubros relevados, en ocho de ellos se ven caídas anuales, mientras que dos tuvieron un incremento y uno no reflejó cambios.

Entre los sectores más afectados en la comparación interanual, en abril se registraron bajas pronunciadas en Material de Transporte (-18,0%), Minerales no Metálicos (-12,5%), Productos de metal, maquinaria y equipo (-10,4%), Productos de Caucho y Plástico (-8,5%), Textiles (-8,2%), y Productos Químicos (-8,1%). Por el lado de los datos positivos, se vieron alzas en Papel, Cartón, Edición e Impresión (8,4%) y Alimentos y Bebidas (3,9%), manteniéndose sin alteraciones el sector de Productos de Maderas y Muebles.

No es difícil imaginar en este cuadro, el delicado panorama que tienen por delante las pymes en materia de inversiones. De acuerdo al relevamiento, la inversión entre las pequeñas y medianas industrias se mantiene en retracción. Apenas 15% de las encuestadas tienen planes de inversión para el presente año, en tanto que el 4,6% podría activarlos si la coyuntura mejora y una abrumadora mayoría, en este caso, el 88% de las pymes industriales “no tiene planeadas nuevas inversiones en 2016”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés