Prorrogan un impuesto adverso al Norte Grande

06-01-2017
Compartir

El Gobierno resolvió ayer mantener sin cambios hasta fin de año el impuesto adicional a los cigarrillos y los impuestos internos sobre el tabaco, que vencían el 31 de diciembre de 2016.

La primera de las medidas, plasmada en el decreto 14/2017 publicado ayer en el Boletín Oficial, dispuso mantener la disminución que se hizo en abril pasado ?a través del decreto 627/2016? de la alícuota en el impuesto adicional de emergencia sobre el precio final de venta de cigarrillos, de 21% a 7% .

Mientras tanto, con la publicación del decreto 15/2017, se mantuvo la alícuota para el gravamen que pesa sobre el tabaco en 75%, el valor al que había sido llevado ?desde 60%? también en abril del año pasado con el mismo decreto.

Ante la consulta de El Economista, Diego Giacomini cuestionó la decisión por el impacto negativo que tiene el gravamen sobre aquellas provincias del norte del país que tienen a la actividad tabacalera como una de sus economías regionales más dinámicas. “El impuestazo de (Alfonso) Prat-Gay hizo que la producción de tabaco acumule una caída mayor a 10,9% en los primeros diez meses de 2016 y que el consumo y las exportaciones también cayeran en niveles de aproximadamente 10% anual, y esto no es menor, porque en provincias del Norte, como Salta, Jujuy y Formosa, el tabaco genera empleo por el equivalente a 10% de todo el empleo público”, sostuvo el director de Economía & Regiones y profesor de la UBA.

En ese sentido, Germán Martos Ghersevic, gerente de la Cámara de Tabaco de Salta, describía que en la actualidad, el 23% de la población de Salta “depende directa o indirectamente de la producción de tabaco” y que su aporte es también para el resto del país, dado que se trata de una actividad “netamente de exportación”. Cerca de 85% de la producción se exporta, según Ghersevic.

Para Giacomini, “el sector tabacalero es un gran ejemplo microeconómico de lo que sucede a nivel macroeconómico”. “Argentina tiene una crisis de crecimiento hace ocho años, no crece desde 2008. De hecho, el PIB per capita en 2016 cerró 1,7% por debajo del nivel de ese año; y eso es porque en todo ese período el gasto público aumentó 13,5% puntos del PIB y la carga tributaria 10,5%. Eso ahoga al sector privado y por eso, no es negocio producir, invertir ni crear nuevos puestos de trabajo”, describe.

En el sector tabacalero, agrega, sucede lo mismo. De hecho, el director de Economía & Regiones advierte que de seguir con la elevada presión tributaria que pesa sobre la actividad, “las empresas productoras van a achicar empleos y niveles de producción en el norte”. “Paradojicamente, este impuestazo va en contra de la filosofía del Plan Belgrano, que trata de mejorar la economía de las provincias del norte”, señala.

Como contrapartida, de todos modos, las provincias norteñas reciben gracias al aumento de la alícuota de 2016 mayores ingresos por el Fondo Especial del Tabaco que la Nación coparticipa entre Catamarca, Chacho, Corrientes, Jujuy, Salta y Tucumán. En abril del año pasado, cuando el porcentaje se llevó de 60% a 75%, los ingresos adicionales para estas provincias se calculaban en alrededor de $ 1.100 M.

Por otra parte, a través del decreto 19/2017, el Gobierno resolvió extender también la exención del impuesto al champagne dictado el año pasado hasta el 31 de diciembre de este año.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés