El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 20°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 20°C

Proponen eliminar el impuesto sobre los Ingresos Brutos

Alarma sobre su influencia en la inversión. II.BB. explica el 63% de la suba de impuestos al consumo

24-04-2017
Compartir

Los impuestos al consumo continúan incrementando su incidencia sobre el PIB y esto preocupa a los analistas, tanto por la regresividad natural de este tipo de impuestos, que no discrimina el nivel de ingresos de los aportantes, como por su influencia negativa sobre la posibilidad de que ocurra un incremento en las inversiones. En ese sentido, el último informe dominical de Idesa se centra su mirada en la evolución de Ingresos Brutos, que explicó la mayor parte del incremento de los impuestos al consumo.

La diferencia entre IVA e Ingresos Brutos, que hace que el segundo tenga impactos piramidales debido a que se acumula en la sucesión de etapas de comercialización de un producto, lleva a Idesa a sugerir que una baja de Ingresos Brutos es necesaria y que posiblemente debería ser compensada con una sobre alícuota del IVA.

Impuesto distorsivo

“El Impuesto sobre los Ingresos Brutos es un tributo muy rudimentario con impactos altamente distorsivos sobre la producción. Que haya sido el impuesto que más creció en el marco de un fuerte aumento de la presión tributaria realza la inquietud. Por eso, uno de los ejes centrales de la reforma tributaria debe ser la sustitución de Ingresos Brutos por un tributo más amigable con la inversión y la generación de empleos, como es el IVA”, sostuvo Idesa.

Justamente, la particularidad del sistema tributario argentino hace que el IVA opere de manera superpuesta con el Impuesto a los Ingresos Brutos que administran las provincias. Dice Idesa: “Este impuesto le genera a las provincias aproximadamente el 75% de sus ingresos propios”.

Sistema injusto

Idesa recalca que la aplicación de los impuestos al consumo en argentina es fuente de injusticias y destaca que este tipo de imposiciones es altamente criticado a nivel mundial por regresivo, por su incapacidad para discriminar según los diferentes niveles de ingresos de los sujetos. “El sistema tributario es cada vez más injusto y se constituye en unos de los principales factores que desalientan la inversión y la generación de empleos de calidad”, definió.

Aun así, propone que la reducción de los ingresos brutos (a la que ya de por sí considera todo un desafío en términos políticos, ya que involucra a las provincias) sea financiada mediante una sobre alícuota en el IVA, el otro gran impuesto al consumo.

Dice: “Un mecanismo plausible podría ser agregar una sobrealícuota al IVA y distribuirla según el valor agregado generado por cada provincia de forma tal de compensar la pérdida de recaudación por la eliminación de Ingresos Brutos”.

Evolución diferencial

En ese sentido, Idesa destaca la evolución diferencial que tuvieron el IVA e Ingresos Brutos entre 2006 y 2016. La recaudación del IVA pasó de 6,6% a 7,4% del PIB, es decir, aumentó en 0,8 puntos porcentuales del PIB. Por su paso, la recaudación del Impuesto a los Ingresos Brutos de todas las provincias pasó de 2,6% a 4% del PIB, o sea que aumentó en 1,4 puntos porcentuales del PIB. “Esto significa que del total del incremento de ambos impuestos al consumo, el 63% lo explica el incremento de Ingresos Brutos”, señala Idesa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés