Polémica por el Ahora 12 y el plan de transparencia

31-01-2017
Compartir

El Gobierno sumó al programa Ahora 12 al “plan de transparencia”, que obliga a los comercios a diferenciar el precio de un producto al contado del valor financiado, y desató una polémica sobre una posible suba de precios.

La disposición 5 ? E/2017 de la Subsecretaría de Comercio Interior, estableció que los “proveedores y comercios que adhieran (al Ahora 12) deberán indicar (...) el precio de contado, el precio total financiado, el anticipo si lo hubiere, la cantidad y monto de cada una de las cuotas, la tasa de interés efectiva anual aplicada y el costo financiero total de los productos o servicios ofrecidos”.

Susana Andrada, titular del Centro de Educación al Consumidor, criticó de esta medida que “en el plan original del Ahora 12 el Costo Financiero Total (CFT) estaba a cargo del Banco Central, pero ahora una parte del CFT será absorbida por los comercios, que terminarán trasladando sus mayores costos al consumidor”.

Sin embargo, en la otra vereda, Matías Bolis Wilson, economista jefe de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), aseguró que nada cambiará en las condiciones del Ahora 12 y que “lo único que fija la norma es la diferenciación de precios, el espíritu es transparentar los que son al contado y los financiados”.

Plan de transparencia

Más allá de la cuestión del Ahora 12, Andrada advirtió sobre el plan de transparencia que una cuestión será ver si las empresas aprovechan la medida para remarcar para arriba los precios de contado. “Por ejemplo, si un producto hoy sale $ 1.200, cuando empiece el plan de transparencia en febrero ese valor debería figurar como $ 1.054 de contado más un CFT de $ 146. Sin embargo, nadie garantiza que no vayan a decir que el precio es de $ 1.200 más el CFT, es decir que van a sumar en vez de restar”, aseguró. Según dijo, el Gobierno no controlará “el precio anterior y el actual” de los productos, sino que se limitará a ver “que las empresas se encarguen de publicar el CFT y los demás precios diferenciados que establece la norma”.

Por otra parte, Andrada advirtió que otro punto que tendrá en contra el plan de transparencia será la gran cantidad de datos a la que accederá el consumidor para cada producto: “Para cada una de las tarjetas que use, tendrá el valor de precio de contado, el precio total financiado, anticipos, cantidad y monto de cada una de las cuotas, la TEA y el CFT”.

Por su parte, Bolis Wilson destacó que el plan de transparencia permitirá a los consumidores tomar mejores decisiones: “Si alguien puede ver que una heladera sale $ 800 al contado y $ 1.000 en 12 cuotas, tiene otras opciones. Por ejemplo, puede ver que financiarla con tarjeta de crédito tiene una Tasa Nominal Anual del 46% a 12 cuotas, mientras que pidiendo un préstamo personal podría quizás hacerlo a 36 cuotas al 32% anual”.

El economista reconoció que hoy “está inflado el precio de contado”, pero dijo que “es un problema regulatorio porque la ley de tarjetas de crédito obliga a los comercios a poner el mismo precio para el contado y el financiado, el comercio no tiene opción”. “Entonces, lo que debería pasar ahora es que el precio del efectivo baje y vaya a buscar el precio real, no el financiado”, agregó.

En este sentido también se mostró optimista el secretario de Comercio del Ministerio de Producción, Miguel Braun, para quien “la competencia va a ir llevando a que los precios bajen: en la medida en que los consumidores tengan claro cuánto están pagando, cuánto valen las cosas y cuánto sale financiar, eso va a ir generando competencia y se va a ir vendiendo más barato”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés