El Economista - 70 años
Versión digital

mie 07 Dic

BUE 31°C
Versión digital

mie 07 Dic

BUE 31°C

Piden más ajuste en las cuentas públicas

26-12-2016
Compartir

por Mariano Cúparo Ortiz

La semana pasada, los datos del resultado fiscal de noviembre resultaron alentadores en términos de posibilidad de cumplimiento de las metas fiscales para el 2016, que prevén un déficit sobre el PIB del 4,8%.

En cambio, distintos análisis de especialistas en el tema muestran creciente preocupación respecto a las posibilidades de cumplir las metas, un poco más exigentes, aunque no tanto como lo eran en un principio, para el año que viene, que plantean un déficit de 4,2% (inicialmente se había pautado una de 3,3%).

Para la consultora LCG (que fundara Martín Lousteau), la meta de 2017 no será cumplida y prevé un déficit de 5,3% del PIB. “Para el 2017 la meta será de difícil cumplimiento ya que demandará bajar el gasto primario, excluyendo a la seguridad social, en $ 86.000 M en relación a lo que pautó el Presupuesto. Sólo deberá crecer 6% nominal en 2017 (es decir, una caída del 18% real)”, sostuvo en un reciente informe.

Más caro

En base a esas perspectivas de creciente déficit y, por ende, de las necesidades de acceso a un endeudamiento que permita financiarlo, algunos análisis agregan una nueva fuente de preocupación al problema: con EE.UU. subiendo su tasa de referencia y un dólar en alza, financiarse afuera es más caro y complicado.

En ese sentido, un informe reciente de la consultora Economía & Regiones se centra en la necesidad imperiosa de bajar el déficit fiscal para que la suba de la tasa de referencia de EE.UU. afecte lo menos posible a la economía local. Es decir, el alto déficit fiscal, por su incidencia sobre la imagen del país ante sus capacidades futuras de saldar deudas, afecta directamente el riesgo país de Argentina. Al aumentar la tasa libre de riesgo norteamericana y también el riesgo país argentino (es decir, la diferencia de tasa que paga el país por su riesgo), el acceso al crédito de los sectores público y privado se encarece y complica.

Sostiene E&R: “Un país que toma mucha deuda en el contexto internacional siente mucho más el impacto de la suba de tasas en EE.UU. que un país que se financia poco. Argentina necesita mucho financiamiento. En este contexto, es recomendable minimizar el impacto que la suba de tasas en EE.UU. tendría sobre el costo de capital argentino. De acuerdo con nuestras proyecciones, las necesidades financieras totales (déficit financiero + amortizaciones) de Nación (14%) y provincias (+1,9%) ascienden casi a 16 puntos del PIB”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés