El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 13°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 13°C

Para Kiguel“la inflación está desbocada”

Según el consultor, no se logrará alcanzar la meta fijada por el Gobierno Nacional para el año que viene en materia de precios.

03-08-2016
Compartir

El director de la consultora Econviews, Miguel Kiguel, evaluó ayer que “la inflación está desbocada” y que la economía argentina se encuentra atravesando “una recesión mayor a la que se esperaba”.

En una charla ante empresarios convocados por el Grupo Brasil, que agrupa a las principales compañías del país vecino con presencia en Argentina, Kiguel estimó que “la inflación de junio será alta, del orden del 2,5%” y pronosticó que “este año cerrará en un 42%”. Además, subrayó que para el próximo “no es posible esperar que esté por debajo de 24%”, muy por encima de la meta que el Gobierno Nacional se fijó para 2017.

“Es imposible que la inflación llegue a un dígito en los próximos cuatro años”, descartó Kiguel y sostuvo que “eso requiere de políticas restrictivas que el Gobierno no está dispuesto a seguir”. En ese marco, opinó que ese número “es lo mejor que se va a poder conseguir”, porque explicó que “para bajarla más, se requiere una política monetaria más dura, pero que a su vez se traducirá en una recesión más fuerte y más larga”.

“Con una devaluación de 60% del tipo de cambio, era muy difícil esperar una inflación por debajo de 45% y una tasa de interés de 40% era esperable”, agregó. “Para evitar que la devaluación se vaya a precios o que la inflación se dispare, había que poner una tasa de 40%”, evaluó.

Según el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, efectivamente, la suba de precios este año estará entre “el 15% o 17%”, una meta que muchos economistas consideran que no es viable lograr, pese a que coinciden en que la suba de precios se desacelerá hacia el último trimestre.

“En los últimos diez años, el promedio mensual de inflación es de 2%. No estamos acostumbrados a vivir con el 6% de abril o con el promedio de 4% que hay desde fines del año pasado”, advirtió Kiguel y concluyó que “la inflación está desbocada”.

En ese sentido, advirtió que pese a que “el Gobierno espera una inflación de 17% para el año que viene”, “lo mejor que se va a poder conseguir” es 24% porque “para bajarla más, se requiere una política monetaria más dura, pero que a su vez se traducirá en una recesión más fuerte y más larga”.

Por otra parte, si bien afirmó que la actual “es una Argentina diferente donde se puede ingresar y sacar dinero, funciona como una economía de mercado y el clima de negocios es otro”, puntualizó que “todo esto está en un segundo plano por las preocupaciones que hay por la coyuntura”.

Señaló que “lo que domina no es la visión de un país distinto”, y remarcó que “la inflación y el tipo de cambio son básicamente las principales preocupaciones” de la economía argentina.

En otro orden, subrayó que “el déficit (de 6% del PIB) también es un problema en la Argentina”, aunque advirtió que de todos modos, “se puede financiar con endeudamiento”, dado que “Argentina tiene niveles bajos de endeudamiento y puede conseguir créditos a tasas bajas, del orden de 5% anual”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés