El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Para la inflación, el segundo semestre ya comenzó

Si bien la reactivación en el nivel de actividad tardará más y ya casi nadie la espera para el 2016, la reducción en la tasa de inflación es una noticia bienvenida para el Gobierno y, por supuesto, las familias argentinas. Los números y las proyecciones.

04-07-2016
Compartir

La mejoría prevista para el segundo semestre comienza a sentirse. Por lo menos, en el frente inflacionario, el que más estragos causó en el complejo primer semestre. Si bien la reactivación en el nivel de actividad tardará más y ya casi nadie la espera para el 2016, la reducción en la tasa de inflación es una noticia bienvenida para el Gobierno y, por supuesto, las familias argentinas. Según las diversas mediciones privadas a las que accedió El Economista, la suba de precios de junio osciló entre 2% y 2,6%, las cifras más bajas de la era de Macri.

Los números

Según los cálculos que hace la consultora Elypsis, que capitanea Eduardo Levy Yeyati, los precios subieron 2,2% en junio, una clara desaceleración con respecto al 3,9% del mes previo. “Por su parte, el IPCe CABA, que mide la evolución de precios en la Ciudad de Buenos Aires, mostró una inflación de 2,9%”, señaló la consultora.

Con respecto a la evolución interanual, a nivel nacional la inflación se ubicó en 41,5% (superior al 40,7% del mes anterior) mientras que en CABA se ubicó en 44,5% (mayor al 42,9% de mayo).

Luciano Cohan, director de Elypsis comentó que junio es el segundo mes consecutivo que la inflación mensual se desacelera. “Luego de la abrupta suba de abril, impulsada por el aumento en los servicios públicos y transporte, se puede observar como en los meses siguientes la inflación fue desacelerándose”. Por otra parte, comentó que “la inflación núcleo de junio, que es la inflación que deja a un lado productos estacionales y regulados, registró el mínimo valor desde octubre 2015, ubicándose en 2%”.

Gabriel Zelpo, economista jefe de Elypsis, afirmó que “la inflación de junio estuvo principalmente impulsada por la suba en expensas, prepagas y alojamiento y excursiones”. Además, agregó que “si bien todavía quedan subas de precios regulados pendientes como son las de subtes, prepagas y celulares esperamos que sean las últimas y que el índice general continúe en descenso en los próximos meses”.

Miguel Bein, que lidera el Estudio Bein, adelantó su relevamiento para mayo: 2,3%. Consideró que la inflación está bajando “rápidamente” aunque, como contracara, “de que el nivel de actividad es más bajo”. Atribuyó el freno en la inflación no sólo a la recesión sino también al “dólar quieto”, una variable que se mantendría a lo largo del segundo semestre, más allá de las fluctuaciones de los últimos días.

 Según Macroview, la suba del IPC en junio fue de 2,6% y, según C&T Asesores Económicos, el alza fue de 2%.

Sólo el comienzo

Sin embargo, y pese a que es muy bienvenido el descenso, no hay mucho más para festejar: la inflación volvió al 2% mensual, una cifra similar a la que exhibía en los últimos meses del kirchnerismo. ¿Y el logro sería??

El gran desafío, ahora, y sobre el cual la prognosis es más incierta, es si el Gobierno podrá quebrar ese 2% inercial y llegar en 2017, tal como plantea el Programa Monetario, a una variación de 12%-17%. Recién allí, el equipo económico podría empezar a cantar victoria en el frente inflacionario. Ese será el debate de los próximos meses y allí residirá, si lo logra, el triunfo oficial.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés