Los regulados seguirán en alza

09-01-2017
Compartir

Por Mariano Cúparo Ortiz

Esta semana se sabrá finalmente de cuánto fue la inflación del 2016, ya que el miércoles el Indec publicará el IPC GBA de diciembre y la CABA el suyo con un día de diferencia (el de la Ciudad es el que permite medir interanual y acumulada para todo el año, por el apagón estadístico que afectó al del Indec al comenzar el 2016). De cualquier forma, las estimaciones privadas prevén que será de 1,5% o de 1,6%, lo que redondeará una anual de alrededor de 40%. Tal como se sabía desde hacía meses, muy por encima de la estimación de 25% con la que el Gobierno arrancó su gestión. Para el 2017 la nueva estimación del Gobierno es que la inflación será de entre 12% y 17%. Hacia ahí apuntan las metas del BCRA y hacia eso enfocará su política monetaria, con plena fe de que, pase lo que pase con los precios relativos, el control de los agregados monetarios le permitirá mantener el IPC en los niveles buscados.

Contrario a esa posición, algunos analistas consideran que así como la clave de la inflación del 2016 se encuentra mirando la variación de los precios relativos que venían atrasados, como el tipo de cambio y las tarifas reguladas, también el derrotero de ellos será el que podrá poner en peligro las aspiraciones del Gobierno en materia de precios.

Piedra en el zapato

En esa sintonía se posicionó un reciente informe de la consultora Ecolatina. Para la consultora la persistencia del atraso tarifario sigue siendo evidente. Si bien ocurre lo mismo con el tipo de cambio, “a partir de una tasa de interés real positiva y diversos estímulos a la entrada de capitales foráneos, es posible acotar la depreciación del peso, lo que ayudaría a moderar el alza de precios”. En cambio, para los primeros meses del año, justo en la previa de las paritarias, ya están pactados varios incrementos tarifarios que dispararían nuevamente a los precios regulados.

Mover precios relativos y desinflar parece complicado. Al respecto, el informe sostiene: “Es posible que el resto de los objetivos políticos del Gobierno para este año atenten contra el cumplimiento de la meta del BCRA. En particular, la recomposición de los ingresos de las familias y las presiones para corregir el atraso aún pendiente en los precios regulados, harán que salarios y tarifas traccionen al alza los costos de las empresas”.

Suben los regulados

De hecho, esta semana ya debutan los incrementos tarifarios con una suba del 8% en combustibles, que difícilmente no tengan efectos de arrastre sobre otros precios. Además, en febrero ya está pactado un incremento de la energía eléctrica que, con diferencias según tipo de consumo y según espacio geográfico, rondará un promedio de entre 25% y 35%. Y para abril ya se aprobó un aumento del gas que en promedio será del 30%. Queda pendiente ver qué sucederá con el transporte, ya que en los últimos días la CABA dio marcha atrás con lo que parecía que iba a ser un incremento del subte del 100%.

Otros aumentos son esperados para el arranque del 2017, como el de los peajes, con su paso de dos a cuatro horarios especiales, que llegaría a 120% en algunos casos, o como el de los parquímetros que fue de 100%.

¿Llega a la meta?

La conclusión es que, con esas correcciones de precios regulados en el horizonte, el BCRA la tendrá difícil para cumplir con la meta de inflación del nuevo año. Aunque, con la previsión compartida por multiplicidad de analistas de todo el arco ideológico, de que el atraso cambiario (relativo al que se registró a principios de año con la depreciación posterior a la salida del cepo) seguirá siendo un hecho al menos hasta después de las elecciones, se puede entrever que el IPC no llegará a niveles de suba tan altos como los registrados durante el año pasado, que llegó a ser superior en dos puntos a la de 2014 e inferior en uno a la de 2002.

“Nuestra estimación de la inflación para el año que comienza se ubica en torno al 23%, claramente por encima de la meta oficial, pero muy por debajo del 40% registrado en 2016. Si nuestra proyección efectivamente se concreta convivirán dos lecturas opuestas: una baja significativa de la inflación con un incumplimiento del BCRA”, afirma Ecolatina, la consultora dirigida por Santiago Paz.

La inflación en 2016 fue de 40%

Para Ecolatina el IPC de diciembre fue de 1,6%, lo que lleva a la inflación de punta a punta durante el 2016 al 40,1%. Es decir, once puntos por encima de la del 2015. Algo similar registró la inflación medida por el Insituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITEGA), que fue de 1,7% para diciembre, llegando a una de 39,1%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés