El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 13°C

Los números fiscales mejoran (pero el camino es muy largo)

La meta de 4,2% del déficit primario se cumplirá aunque, ciertamente, no es un nivel de desequilibrio que amerite festejo alguno

22 diciembre de 2017

Tras la difusión de los números fiscales del mes de noviembre, los economistas sacaron sus calculadoras y lanzaron sus proyecciones para 2017 y, sobre todo, para 2018.

Para el año que está a punto de culminar no hay dudas: la meta de 4,2% del déficit primario se cumplirá. Aunque, ciertamente, no es un nivel de desequilibrio que amerite festejo alguno. Y menos si se considera que el rojo global (incluyendo el costo de la deuda) se acerque a 6% del PIB. Pero, sí, implica que, aunque más no sea gradualmente, las cuentas públicas empiezan a ordenarse y vayan, lentamente, camino hacia la convergencia.

“La consolidación fiscal va ganando substancia”, dijeron desde SBS. “Pese a la aceleración respecto del muy buen resultado de octubre, el gasto sigue mostrando tasas de crecimiento inferiores a las de los recursos, que están siendo fuertemente impulsados por la expansión de la economía. En este entorno, el Gobierno comienza a demostrar que su estrategia de contener el gasto real puede traer resultados favorables, algo que queda en evidencia teniendo en cuenta que quedó muy bien posicionado de cara a sobrecumplir con su meta de 4,2% del PBI”, ampliaron. Su proyección es que el rojo sea de 4% del PIB.

Además, dicen: “El cambio en la fórmula de ajuste del gasto social representa una muy buena señal de cara a seguir conteniendo el crecimiento del gasto primario, especialmente recordando que la capacidad de reducir el déficit primario recortando subsidios es cada vez menor (actualmente representan 2,5% del PIB)”.

Hacia adelante, la batalla está aún lejos de ser ganada. “Profundizar las reformas para acentuar la dinámica positiva comenzada en la segunda mitad del 2017 será fundamental. Por un lado, permitirá contrarrestar el rápido crecimiento que muestra la cuenta de intereses, esperable puesto que la estrategia descansa en un fuerte ritmo de endeudamiento. Por otra parte, ayudará a ir comprimiendo las necesidades de financiamiento, reduciendo de esta manera la dependencia del financiamiento externo y la necesidad de que el contexto global se mantenga favorable”, sostienen.

“Resulta altamente probable que al cierre del año se pueda lograr el cumplimiento del objetivo, estimándose el resultado primario en casi 3,8% del PIB, en línea con lo planteado en el proyecto de Presupuesto 2018 (donde se estima un cierre 2017 del orden del 4% del PIB). En caso de verificarse este escenario, habrán resultado clave los ingresos por el blanqueo entre enero y marzo de 2017, equivalentes al 0,36% del PIB, y sin los cuales el déficit primario 2017 cerraría en 4,1% del PIB”, dijeron desde el IARAF.

“Con los datos de octubre, el déficit primario acumula $284.535 millones en lo que va del año (2,8% del PIB), 0,7% del PIB inferior al acumulado al mismo mes del año pasado. De esta manera, para el último mes del año proyectamos un déficit primario en torno a 1,2/1,3% del PIB, con lo que el déficit primario de 2017 cerraría en torno al 4,1% del PBI (en línea con las estimaciones del Presupuesto 2018) y cumpliendo la meta de 4,2%”, explicaron desde ACM.

En 2018, el desafío es llegar a 3,2% del PIB.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés