Los nuevos ganadores y perdedores

Los sectores agroalimentario y energético estarán entre los más beneficiados, pronostica Miguel Kiguel.

16-05-2016
Compartir

En su último informe mensual, difundido el viernes pasado, la consultora EconViews (capitaneada por Miguel Kiguel) plantea cuáles serán los ganadores y cuáles serán los perdedores del nuevo modelo económico.

Entre los primeros, Kiguel destaca a los sectores agroalimentario y energético. “Serán las estrellas y liderarán el crecimiento del nivel de actividad en el interior del país”, dice. Asimismo, se verán beneficiadas las empresas con capital-intensivas, afectadas por la alta inflación y la falta de acceso a financiamiento de largo plazo. “Ahora se verán beneficiadas por las mejoras financieras”, señala el informe. Asimismo, los proyectos de infraestructura “van a volar en los próximos años” y los “servicios profesionales intensivos en talento y conocimiento” también se beneficiarán. “La construcción y el turismo receptivo, afectados por los controles cambiarios, también se recuperarán en este nuevo escenario”, razona Kiguel. Por último, el sector bancario “probablemente haga un catch-up con sus pares regionales”.

En cambio, las industrias más protegidas de las importaciones y vinculadas al consumo “enfrentarán tiempos más complejos” pues, dice Kiguel, el PIB estará más conducido por la inversión que por el consumo. Por ejemplo, los retailers, los fabricantes de manufacturas para el hogar y el sector automotriz. “Los servicios vinculados al consumo deberán adaptarse a un entorno menos dinámico”, dice Kiguel.

La I, clave

Según Kiguel, el motor de la nueva etapa ya no será el tan fogoneado consumo sino la inversión. Según sus proyecciones, la inversión crecerá 3 puntos del PIB desde los 20 puntos actuales hasta 23 puntos en el período 2017-2019. En una primera etapa, sugiere el informe, la inversión estará liderada por el gasto del Gobierno y las provincias en infraestructura y energía, por la inversión extranjera de las multinacionales y por las nuevas startups en aquellos sectores que prometen más dinamismo: minería, servicios profesionales, el complejo agroalimentario y las energías renovables. En tanto, en una segunda etapa, “que probablemente arranque hacia finales de 2016”, la inversión estará liderada por las empresas nacionales “que hoy están a la defensiva”. Se lo advirtió Alfonso-Prat Gay a los empresarios locales hace unos días: “Si el empresariado local no empieza a tomar riesgos, me parece que va a ser el empresariado extranjero el que los va a pasar por arriba”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés