El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 13°C

Los asalariados, cada vez más lejos del fifty-fifty

La participación de los asalariados en la distribución del PIB cayó más de tres puntos, según Cifra-CTA

25 abril de 2017

Las dificultades que está mostrando el consumo para exhibir un repunte, tras quince meses de caídas constantes, encuentra una explicación en que la participación de los asalariados sobre la totalidad del ingreso que produce la economía (o sea, el PIB) cayó de 37,4% a 34,3% en 2016. Esto “equivale a una apropiación por parte del capital de aproximadamente US$ 16.000 M”, afirmó el último Informe de Coyuntura de CIFRA-CTA.

“Al respecto, lo primero que cabe señalar es que las medidas adoptadas (devaluación, quita o baja de retenciones a las exportaciones, aumento de las tarifas de los servicios públicos, apertura comercial, liberalización del movimiento de capitales, suba de la tasa de interés, etcétera.) generaron una profunda transferencia de ingresos del trabajo al capital”, destacó el Informe, que centró sus esfuerzos en señalar que la gestión económica del Gobierno implicó una modificación del régimen económico que redundó en un nuevo esquema de ganadores y perdedores.

En ese sentido, indicó: “Si bien el examen de los cambios estructurales es prematuro en cuanto a su profundidad no lo es en lo que concierne a su naturaleza y orientación”. De esta manera, el dato brindado por CIFRA-CTA muestra que la distribución del PIB retrocedió a niveles de 2010.

Intracapital

Pero además las modificaciones en la distribución del ingreso se vieron también hacia adentro del capital, tal como muestra el índice de precios implícitos del PIB. A partir de las decisiones de política económica, señala CIFRA-CTA, se produjo una modificación de precios relativos.

“Así es que en el marco de la aceleración inflacionaria de 2016, y en forma consistente con la nueva política económica, los sectores que pudieron aumentar sus precios relativos por encima del promedio fueron el agro (83,9%), la intermediación financiera (60,9%), electricidad, gas y agua (57,4%) y minas y canteras (49,9%)”, señala.

Y agrega: “Las ramas que se ubicaron dentro del segmento de los perdedores son la industria, la construcción y el comercio. Estuvieron afectadas por la caída del consumo, el incremento de los costos de los servicios públicos y la apertura comercial”

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés